Noticia

Varios ejecutivos de VW no podrán salir de Alemania

Varios ejecutivos de VW no podrán salir de Alemania

Ignacio de Haro

17/01/2017 - 16:09

Varios ejecutivos de Volkswagen no podrán abandonar Alemania si quieren evitar ser detenidos y posteriormente extraditados a Estados Unidos. Se tratan, en concreto, de cinco altos cargos de la compañía alemana que han sido relacionados por un tribunal de Michigan con el escándalo de emisiones. Recordemos que la pasada semana el FBI detuvo a un alto ejecutivo de Volkswagen mientras visitaba Miami.

Te interesa: Demandan a VW para que actúe en Europa como en EE.UU.

Nuevos detalles sobre el importante escándalo de emisiones de Volkswagen. Si a comienzos de la pasada semana te contábamos que el FBI había detenido en Estados Unidos a un ejecutivo de Volkswagen por el ‘Dieselgate’, hoy sabemos que si no quieren correr la misma suerte que Oliver Schmidt (el detenido, la persona que aparece en la imagen de portada), varios ejecutivos de Volkswagen no podrán salir de Alemania.

Si no hacen caso a las recomendaciones de los abogados y estos cinco ejecutivos salen de Alemania, podría ser detenidos y posteriormente extraditados a Estados Unidos, donde son reclamados por un tribunal de Míchigan que les ha relacionado con el ‘Dieselgate’. Y es que aunque Alemania no extradite a sus ciudadanos a países que no pertenezcan a la Unión Europea, llegado el caso Estados Unidos podría solicitar una orden de arresto internacional si alguno de ellos atraviesa la frontera germana.

Las claves del escándalo Volkswagen

Este es el dilema al que se enfrentan Heinz-Jakob Neusser, Richard Dorenkamp, Bernd Gottweis y otros dos individuos más, que fueron acusados el pasado miércoles por un tribunal de Míchigan. Si atendemos a precedentes similares, como el escándalo de Siemens AG, veremos que estas cinco personas podrían evitar ser detenidos por Estados Unidos de una forma muy simple: quedándose en Alemania y sin salir del país bajo ningún concepto.

Recordemos que Volkswagen ha aceptado oficialmente la culpa en el ‘Dieselgate’ y que las autoridades estadounidenses y la compañía llegaron a un acuerdo el pasado 25 de octubre que determinó que el fabricante alemán tendrá que pagar alrededor de 15.000 millones de dólares a los propietarios de unos 475.000 vehículos equipados con motores diésel 2.0 TDI trucados. Quedó en el aire entonces una solución para los aproximadamente 83.000 automóviles restantes con el motor 3.0 TDI también afectado, para los que recientemente también han llegado a un acuerdo que, en el mejor de los casos, implicaría la recompra de unos 20.000 coches y la reparación de los 63.000 restantes.

Fuente: CarScoops, Bloomberg.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches

Más de Especial escándalo Volkswagen