Noticia

Rolls-Royce Phantom Hearse B12: un funeral cinco estrellas

El Rolls-Royce Phantom Hearse B12 es el coche fúnebre más caro del mundo. Monta un motor V12 6.7 con una potencia de 460 CV. Mide más de siete metros y tiene más de 200 metros de soldaduras. ¿El precio de tu últmo viaje? 500.000 euros.