Noticia

Día sin coches: ¿Qué pasaría sin transporte público?

Vicente Cano

22/09/2016 - 09:59

En el día sin coches de Madrid, la ciudad ha amanecido atascada como de costumbre, pero qué pasaría si no existiera el transporte público en una urbe del tamaño de la capital de España. La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) y la consultora Tool Alfa lo han analizado.

A todos nos gusta usar el vehículo particular, como demuestra que el día sin coches en Madrid, se ha batido el récord de atascos. Pero qué pasaría si no existiera el transporte público y todos los ciudadanos que viven en una urbe del tamaño de la capital de España tuvieran que desplazarse exclusivamente en un turismo o en una motocicleta. La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) y la consultora Tool Alfa lo han analizado con motivo de la Semana de la Movilidad.

No te pierdas: "Radares móviles por toda la M-30"

Para empezar, según advierten las dos entidades, habría que sumar otros 2,5 millones de vehículos que diariamente ocuparían las vías de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, si los protocolos anticontaminación se siguieran a rajatabla, una vez que los 2.000 autobuses y 400 trenes de metro de Madrid dejaran de funcionar, lo más probable es que la polución se disparara, lo que rápidamente obligaría a las autoridades a restringir el acceso al interior de la ciudad para evitar el envenenamiento de su población. Es decir, la gente, sin transporte público, muchos días tendría que quedarse irremediablemente en su casa... o desplazarse solo en bicicleta o a pie.



Así, a la cifra de 24 horas al año que, de media, pierden en atascos los conductores en Madrid podría ampliarse con creces. También podrían aumentar fácilmente los accidentes, dado que la tasa de siniestralidad de los transportes públicos por kilómetro recorrido y pasajero es ínfima en comparación con la que corresponde a los turismos de uso particular. Por otro lado, la inexistencia de transporte público privaría de oportunidades laborales a quienes carecieran de carné de conducir y coche propio, por no mencionar a los ancianos y personas con movilidad reducida que, exclusivamente, dependen de autobuses y trenes adaptados para desplazarse.

Encima, los 2,5 millones de coches más que habría si no hubiera transportes colectivos generarían una necesidad de espacio de aparcamiento adicional que, a día de hoy, no existen. En las zonas gestionadas por el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), en la almendra central de Madrid, hay unas 170.000 plazas más las 10.000 que se reservan a las personas con movilidad reducida y las 8.000 que se utilizan para carga y descarga. Es decir, habría que destinar parques y otras dotaciones de espacios públicos como jardines a estacionamientos. Y para liberar las calle de coches, encima, habría que construir carreteras elevadas como las que se desmantelaron en Atocha o Cuatro Caminos hace décadas.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches