Noticia

Problemas de conducir con una sola mano

Raúl Salinas

16/09/2014 - 14:00

Conducir con una mano es una práctica muy extendida entre los conductores, pero pocos o ninguno conoce los riesgos que esto acarrea. Una menor precisión de guiado, peor visibilidad del cuadro de mandos y la pérdida de eficacia del 'airbag' son algunos de los problemas que tiene conducir con una sola mano.

Conducir con una mano no es una buena idea si quieres minimizar los riesgos al volante. Este gesto es más que habitual en nuestras carreteras y por qué no decirlo, también fuera de nuestras fronteras. La posición 'de sobrado', como la llaman en la escuela de conducción segura del RACC, acarrea muchos riesgos que pueden provocar un accidente. En momento ocasionales es difícil evitar esta postura, pero inténtalo siempre que te sea posible.

Y es que conducir con una mano situada en la parte alta del volante hace que seas mucho menos preciso y difícilmente puedas mantener tu coche dentro del carril al tomar una curva. Si esta es cerrada o por ejemplo, llegas a una rotonda, deberás mover en exceso las manos y si en ese instante, te sorprende una situación de emergencia, estás completamente vencido. Tu tiempo de reacción es mínimo.

Además, si conduces así, no tendrás unas visión completa del cuadro de mandos y podrás despistarte con mayor facilidad de la velocidad a la que circulas, con el peligro que comporta. Para acabar, tienes que tener en cuenta que, si por cualquier circunstancia, sufres un accidente y salta el 'airbag' mientras circulas con la mano situada en la parte alta del volante, la explosión provocará que te golpees fuertemente con tu propio brazo, como si un boxeador te asestara un puñetazo.

Así pues intenta evitar esta postura siempre que te sea posible, especialmente si circulas por vías de doble sentido y con curvas.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches