Noticia

Mitos del automóvil: ¿saltaba el turbo del R5?

Mitos del automóvil: ¿saltaba el turbo del R5?

Ignacio de Haro

29/12/2016 - 07:00

Seguro que has oído en varias ocasiones que el turbo del Renault 5 saltaba al reducir, lo que podía provocar un accidente si esta situación sucedía, por ejemplo, entrando en una curva. Hoy vamos a contarte la verdad sobre este mito del mundo del automóvil, algo que muchos dan por hecho sin saber realmente si es posible que pase algo así.

Te interesa: Cinco trucos para no romper el turbo de tu coche

Este es un tema que si te gustan los coches y sueles hablar de ellos, probablemente te resulte familiar y lo habrás tratado en más de una ocasión. Y es que se suele decir que el turbo del Renault 5 saltaba al reducir, lo que provocaba un súbito incremento en la potencia del propulsor que de suceder en una situación complicada, como en la entrada de una curva, podía desembocar en un accidente. ¿Un mito más del mundo del automóvil o una realidad? Por mucho que te hayan dicho lo contrario, tiene más de lo primero que de lo segundo y ahora te vamos a explicar por qué.

Pero antes de continuar y desmontar el mito que dice que el turbo del Renault 5 saltaba al hacer una reducción, veamos qué características definen a este utilitario Renault súper vitaminado. El Renault 5 Copa Turbo, como se denominaba este modelo en nuestro país (en el resto de mercados se llamaba simplemente 5 Turbo), aterrizó en el año 1982 con un propulsor 1.4 con carburador Weber y turbocompresor Garrett, una mecánica que producía poco más de 110 CV de potencia y casi 150 Nm de par.

¿Cómo hacer donuts con un Renault 5 Maxi Turbo?

Es cierto que hoy en día estas cifras pueden no impresionar, pero ten en cuenta que hablamos de comienzos de la década de 1980 y también este otro dato: el peso total del conjunto en vacío se quedaba por debajo de los 900 kilogramos. El Renault 5 Copa Turbo, además de potente para su época, era un coche delicado de conducir: corría mucho, frenaba lo justo y su dinámica estaba condicionada por estos dos factores. En las manos adecuadas, podía rodar a un ritmo que ninguno de sus competidores podía igualar.

Ahora bien, con alguien menos mañoso al volante la situación podía complicarse en un instante, de ahí que muchos se refirieran a este coche como “la caja de muertos”, tal y como te contamos en este artículo sobre los apodos más famosos de la automoción. En este sentido, el comentario más habitual es el referido a la supuesta tendencia a saltar que tenía el turbo del Renault 5, la creencia de que el pequeño motor 1.4 sobrealimentado empujaba con ganas al reducir una velocidad en la caja de cambios. ¿Es posible? No, pero con matices.

Se trata de un mito por una razón muy sencilla: si reduces una marcha y no aceleras en ningún momento, el propulsor no está recibiendo combustible y por lo tanto, no puede generar potencia sea o no turboalimentado. Es decir, aunque la mecánica suba de vueltas al reducir esto no se traduce en un aumento repentino en la entrega de potencia, pues no estás pisando el acelerador y de esta forma no llega gasolina a los cilindros. Así que no, podemos afirmar que el turbo no podía saltar al reducir, pero como te decíamos más arriba, hay que matizarlo un poco.

Cuando reduces en un coche actual, el sistema de gestión del motor corta la inyección de combustible totalmente y la mecánica continúa girando simplemente por inercia, disminuyendo cada vez más su régimen y por ende, la velocidad del vehículo. Esto se traduce en una deceleración progresiva, constante. El Copa Turbo no tenía uno de estos ‘modernos’ sistemas de inyección (aunque se utilizara comercialmente desde varias décadas antes de la llegada de esta versión del Renault 5), recurría a un simple carburador.

Y claro, un carburador nunca llega a cortar el paso de combustible para evitar que la mecánica se cale. Deja pasar la cantidad de carburante justa para que el motor siga girando como si estuviera al ralentí. Por lo tanto, al motor del Renault 5 Copa Turbo sí que le llegaba gasolina al reducir incluso aunque no estuvieras pisando el acelerador, lo que desembocaba en una capacidad de retención ligeramente inferior a lo que uno esperaba. Pero de esto a decir que el motor del Copa Turbo empujaba al reducir hay un trecho.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches