Noticia

Elegancia y versatilidad: el BMW Serie 5 Touring

Redacción Auto Bild

15/03/2010 - 13:24

Llegará a los concesionarios a finales de este verano, pero BMW ya ha desvelado los detalles sobre la versión familiar del Serie 5. La marca asegura que aúna versatilidad, elegancia y dinamismo para que sólo haya una respuesta posible cuando te pregunten... “¿te gusta conducir?”.

La cuarta generación del Serie 5 Touring conjuga eficiencia, versatilidad y el placer de conducir de todo BMW. Al menos, así lo afirma el fabricante, que define esta berlina como el vehículo ideal para realizar viajes largos, sean de trabajo o de ocio.

El diseño de este modelo se caracteriza por rasgos específicos muy marcados: un capó generoso, voladizos pequeños y la mayor distancia entre ejes (2,9 metros) de su segmento, según el constructor alemán. Las líneas laterales alargadas, la amplia superficie acristalada y la caída del techo le dotan de elegancia y, a la vez, le identifican como un Touring.

En el habitáculo, materiales de calidad y acabados correctos envuelven al conductor, que encuentra un puesto de mando orientado hacia él. Sin embargo, su mayor ventaja es la versatilidad. El maletero cuenta con 560 litros de capacidad, que pueden aumentar hasta los 1.670 al abatir los asientos posteriores (en configuración 60:40, si se utilizan las palancas situadas en el espacio de carga, o 40:20:40). Además, los respaldos varían su inclinación en 11 grados. Al cerrar el portón, una cortinilla se desplaza automáticamente, ocultando las maletas. Si no son muy voluminosas, pueden colocarse a través de la luneta, que se abre de forma independiente.

Por supuesto, el conductor tiene a su disposición múltiples funciones (opcionales, en su mayoría) centralizadas en el sistema ConnectedDrive. Destacan la asistencia al aparcamiento, la advertencia de distancias con dispositivo de frenado, el control de luces altas, la visión panorámica -y nocturna con detección de personas-, la pantalla virtual Head-Up-Display y la regulación activa y aviso de límites de velocidad.

El buen hacer habitual de los BMW puede mejorarse con el control dinámico de la conducción, un “extra” que gradúa el chasis según las preferencias de quien esté al volante. También son opcionales el sistema Adaptative Drive y la dirección integral activa, que se conjugan con la amortiguación neumática en el eje posterior con regulación de nivel. Esta última es de serie, al igual que el mando iDrive de última generación, los airbags frontales, laterales y de cortina, los faros antiniebla o la luz diurna.

Cuando llegue a los concesionarios, el Serie 5 Touring estará disponible con cuatro mecánicas: dos de gasolina y dos diésel, con potencias entre los 184 CV -correspondientes al motor 520d, provisto de la función Auto Start Stop- y los 306 CV. Cualquiera de estos propulsores puede asociarse a una caja automática deportiva, con levas en el volante, o a la nueva transmisión de ocho relaciones. Unida a la servodirección electromecánica, esta última consigue un alto grado de eficiencia, según BMW. También se ha trabajado en la rebaja del consumo de combustible mediante el sistema de recuperación de la energía de frenado, el indicador de cambio de marcha, la regulación activa de las entradas de aire o la utilización del aluminio en las puertas, el capó y algunos componentes del chasis. Todas las medidas forman parte de la estrategia EfficientDynamics.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches