Noticia

Competición

Cuando la puerta de la F1 se cierra, la de la Fórmula E se abre

Adrián Mancebo

03/08/2017 - 13:18

Los tres campeones de la historia de la Fórmula E pasaron antes por la Fórmula 1.

La tercera temporada de la historia de la Fórmula E llegó a su fin el pasado domingo en las calles de Montreal. La ciudad canadiense fue testigo de la intensa lucha que mantuvieron Sébastien Buemi y Lucas di Grassi por el título que finalmente se llevó el brasileño. Es el tercer campeón diferente de la categoría, pero tiene algo en común con los anteriores.

VÍDEO: Porsche pone rumbo a la Fórmula E

Di Grassi, que fue el primer piloto de pruebas del coche de la Fórmula E, se ha llevado un título bien merecido. Sí que es cierto que su temporada se ha visto eclipsada por el gran rendimiento mostrado por Buemi (que perdió la posibilidad de sumar puntos al competir en las 6 Horas de Nürburgring del WEC y perderse las carreras de Nueva York), pero después de tres años peleando por el campeonato hasta las últimas carreras, había llegado su momento.

El brasileño es un piloto multidisciplinar. Consiguió lo que se propuso: llegar a la Fórmula 1. Lo hizo en el año 2010 con el equipo Virgin Racing, en el año que la escudería llegó a la categoría reina. La juventud de ambos provocó que no pudiera optar a buenos resultados. Su mejor posición final fue la decimocuarta, en el GP de Malasia. Y para el – desafortunado - recuerdo queda aquel accidente en la vuelta de formación del GP de Japón. Pero la Fórmula 1 no lo es todo: después se unió al Mundial de Resistencia como piloto de Audi y puede presumir de tener dos podios en las 24 Horas de Le Mans. Su siguiente paso, la Fórmula E con el equipo Audi Sport ABT, respaldado por el fabricante alemán.

Tampoco brilló en la F1 un compatriota de Di Grassi, a pesar de que llegó a subir al podio con un Renault. Sí consiguió mostrar su valía en la F-E. Nelson Piquet Jr. llegó a la categoría reina de monoplazas en el año 2008, en sustitución de Heikki Kovalainen. El brasileño no llegó a encajar en el campeonato en el que su padre, Nelson Piquet, se alzó con tres títulos. Es más, su carrera quedó ensombrecida por el ‘Crashgate’, aquel accidente ‘provocado’ en el GP de Singapur para que saliera el coche de seguridad a pista y que Fernando Alonso se alzara con el triunfo en la carrera. Tras pasar por Nascar y Rallycross, encontró acomodo en la Fórmula E junto al equipo NEXTEV China Racing, con el que logró el primer título de la categoría eléctrica en el curso 2014/2015.

Robert Kubica: "volver a un F1 ha sido una sensación fantástica"

El segundo campeón de la Fórmula E también fue otro ex piloto de Fórmula 1. Sébastien Buemi, además de competir en el Mundial de Resistencia con Toyota, también apostó por los monoplazas eléctricos. Forma parte del equipo Renault e.DAMS desde el inicio de su historia y no le ha ido nada mal, pues ha contribuido a la victoria de su escudería – junto a su compañero Nicolas Prost - en cada uno de los Campeonatos del Mundo de Equipos disputados. Sus tres victorias en la temporada 2015/2016 le bastaron para batir a Di Grassi por solo dos puntos y proclamarse campeón. Su pasado en la F1 es también bien conocido: pasó tres años en el equipo Toro Rosso y a finales de 2011, Helmut Marko decidió poner fin a su andadura con el programa de pilotos de las bebidas energéticas al no considerarle un “piloto campeón”.

La Fórmula E consiguió convencer a los pilotos desde un primer momento. Vieron una perfecta opción para continuar sus carreras en monoplazas, tras verse sin opciones – y presupuesto – para encontrar un asiento en F1. La categoría sigue creciendo y ahora también convence a los principales marcas que apuestan por el automovilismo… ¿te imaginas algún día a un Campeón del Mundo de F1 triunfando allí?

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Adrián Mancebo

Adrián Mancebo

Colaborador Motorsport

Amante del mundo de la competición. Disfruto trabajando en lo que más me gusta, siempre con un ojo puesto en cualquier carrera del mundo.

Buscador de coches