Noticia

Comparativa: Volkswagen e-Golf vs Volkswagen Golf 1.5 TSI

Luis Meyer

13/08/2017 - 11:49

Nos hemos puesto al volante del nuevo eléctrico de Volkswagen y hemos planteado la siguiente pregunta: ¿Es la electricidad la nueva gasolina? Lo comparamos a su homólogo de combustión. Comparativa: Volkswagen e-Golf vs Volkswagen Golf 1.5 TSI.
El Volkswagen e-Golf se lanzó en 2014. Pero no era del todo satisfactorio: 190 kilómetros de autonomía que bajaban a 165 en autovías a buen ritmo. Con el último facelift, la batería crece de 24,2 a 35,8 kWh, y ahora el dato oficial son 300 kilómetros, esto es, 200 en condiciones duras. 

Nosotros hemos logrado recorrer 240 kilómetros en condiciones reales. Hemos comprobado su gran capacidad de recuperación energía, ya sea al pisar el pedal del freno, con lo que se consigue recuperar un par de kilómetros, o viajando en modo Super Eco, solo con el pedal del acelerador. Basta con levantar el pie para que el coche se detenga, y las baterías se van llenando. 

VIDEO: Análisis a fondo del nuevo e-Golf

Por ciudad, es una auténtica gozada: tiene el punto de gravedad muy bajo porque las baterías van en el suelo del coche. Por eso este Golf es muy estable, y ágil en los giros. Pero al salir a carretera, se ensombrece algo nuestra alegría. En España no nos importará mucho que la velocidad máxima esté limitada electrónicamente a 150 km/h (a los alemanes les dará más rabia). Y cada vez que pisamos el acelerador, vemos cómo la autonomía va bajando inexorablemente. 

Por eso, hemos tenido que cambiar nuestra mentalidad: llega a los 240 kilómetros de autonomía llevándolo a ritmo relajado, de modo que hay que programar bien los viajes con antelación. Y lo mejor es tener un garaje en el que poder instalar un Wallbox, para cargarlo por la noche. Según el modelo, puede tardar cinco u 11 horas. En el apartado de costes, gana por goleada: aunque su precio de partida es comparativamente algo mayor que el del 1.5 TSI, el ahorro es combustible es tal, que gastas en electricidad apenas un 10% al mes de lo que gastas en gasolina. 

Por no hablar de los costes de mantenimiento: en el Golf eléctrico, se reducen a la mínima expresión. Depende del uso que se le dé, pero en menos de cuatro años, se puede amortizar el extra que cuesta el e-Golf.Eso sí: las sensaciones al volante, en el un Golf 1.5 TSI, siguen siendo más dinámicas. Pesa menos que su hermano eléctrico, rinde 150 CV en vez de 136, acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos, frente a los 9,6 del e-Golf. Y no tiene problemas de autonomía: puede circular más de 700 kilómetros sin repostar, y sobra decir que el mundo está regado de gasolineras, mientras que la red de puntos de carga eléctrica es aún hoy muy escasa, al menos, en nuestro país.
En ambos casos, eso sí, tienes un Golf con todas las letras: acabados de altura, mucha tecnología, espacio de sobra delante y detrás y un comportamiento muy equilibrado. ¿Ya has tomado una decisión?

Lecturas recomendadas

Buscador de coches