Noticia

Estilo de vida

Cómo puede un hombre normal llegar a levantar un coche

Cómo puede un hombre normal llegar a levantar un coche

Susana Viñuela

23/09/2016 - 07:45

Parece ciencia ficción, pero es realidad: en alguna ocasión, personas normales han llegado a desarrollar una fuerza desorbitada, fuera de lo normal, e incluso levantar un coche ¿Por qué? ¿Qué sucede en estos casos?

HIIT: ponte en forma con ejercicios explosivos

Más de uno hemos escuchado la leyenda urbana de una madre que puede llegar a levantar un coche para salvar a su hijo de una muerte segura. Pues, bien, al parecer, esta 'fuerza histérica' podría ser real.

En 2012, Lauren Kornacki, una mujer de 22 años de Virginia (EEUU), levantó un BMW 525i para salvar a su padre. Siete años antes, Tom Boyle levantó todo un Chevrolert Camaro y liberó a un ciclista atrapado en Tucson, Arizona. Estos casos de fuerza paranormal no siempre implican a un coche; Lydia Angyiou se enfrentó a un oso polar para proteger a su hijo del ataque del animal. 

Antes esto, los científicos han querido averiguar qué es exactamente esta 'fuerza histrica'. El problema que presenta el estudio de este tipo de situaciones es que no se pueden analizar en un laboratorio; han de suceder solas. Aun así, algunas actuaciones similares se han podido dar en atletas, y han sido analizadas. "Es algo que está en nosotros; no se trata de una fuerza sobrenatural", explica a la BBC Robert Girandola, un profesor asociado de la Universidad del Sur  de California.

Superfuerza: ¿qué es?

Es importante establecer un punto de partida a la hora de estudiar la 'fuerza histérica': la cantidad de masa que suele estar implicada en el suceso suele ser menos de lo que se indica.

Cojamos como ejemplo el típico turismo. Una persona que lo levanta con superfuerza cree que ha podido mover 1.400 kilos, más o menos, y se levantaría a peso muerto. El récord del mundo de levantamiento de peso muerto es de 524 kg, y está en las manos de Zydrunas Savickas. ¿Podría cualquier persona levantar casi el triple del récord mundial?

Probablemente, no. De hecho, la mayoría de ejemplos que os hemos mostrado consisten en una persona levantado una parte del coche, y tan solo unos centímetros; pero no el coche por completo. De hecho, tres de las ruedas (o incluso cuatro, depende de la suspensión del coche) permanecen en el suelo. Además, como ya sabes, el peso del vehículo no se distribuye por igual, ya que la mayor parte se localiza en la parte del motor.

Así, una persona que levanta un coche en un momento de 'fuerza histérica', estará moviendo unos cientos de kilos, no más de mil.

Crossfit: cinco ejercicios infalibles para ponerte en forma

Superfuerza: somos capaces de más de lo que creemos

Aún así, la mayoría de nosotros no podríamos levantar este peso en una situación normal. ¿Cómo lo logran?

Al parecer, los humanos somos más fuertes de lo que creemos. Nuestros movimientos se controlan por la contracción muscular, la cual depende de los nervios. Y, en el día a día, nuestro cuerpo trata de ahorrar energía, y minimiza la cantidad de músculos que empleamos en cada acción. de hecho, los estudios estiman que, incluso durante el ejercicio de máxima intensidad, usamos el 60% de la masa muscular; hasta los atletas profesionales, entrenamos para usar más músculos, usan solo el 80% de su fuerza teórica.

El dolor es ilusión

De hecho, para quitarnos de la cabeza la idea de realizar esfuerzos que puedan lesionarnos, nuestro organismo ha desarrollado la ilusión del dolor y la fatiga durante los momentos de gran esfuerzo. Y, aunque nuestros músculos parezcan gritar "¡Para!", podríamos hacer un poco más sin llegar a tener problemas. Es una especie de alarma, de sistema de seguridad para que paremos antes. De hecho, los atletas profesionales entrenan para superar ese 'dolor', aguantarlo, e ir más allá. 

Otro factor clave de la 'fuerza histérica' es la motivación. "Esto ayuda a  forzarnos e ignorar determinadas señales", comenta Paul Zehr, profesor de neurociencia de la Universidad Victoria en British Columbia, Canadá. Y, obviamente, tan fuerte o más que la motivación de un atleta puede ser el salvar la vida de alguien.

No hay que olvidar la inyección de adrenalina que suponen este tipo de situaciones. La secreción de adrenalina es inmediata, y acelera la respiración y el pulso, con lo que los músculos tienen más energía, y los nervios trabajan con más eficiencia, fortaleciendo la musculatura. Sin olvidar que, en esos momentos, la sensación de dolor disminuye.

Como ves, somos capaces de más de lo que pensamos; y esa capacidad surge en determinadas situaciones.

Fuente: BBC

Foto: Jessica Fisher (Bleer Blog)

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Buscador de coches