Noticia

BMW Z4 Concept: ilusión renovada en Frankfurt 2017

Alex Morán

13/09/2017 - 13:00

La marca alemana muestra en vivo el prototipo que adelanta el modelo de producción, que estará en los concesionarios en primavera de 2018.

BMW ha llevado muchos modelos al Salón de Frankfurt 2017 pero, entre todos, seguramente el que más expectación haya generado sea el BMW Z4 Concept. La vuelta de un coche mítico prometía cuando lo vimos en sus primeras imágenes oficiales, pero en vivo gana todavía más: su silueta es escultural, la pintura mate hace que resalte todavía más su músculo y el interior con dos zonas bien diferenciadas resulta de lo más original. Adelanta un modelo de producción que se presentará durante próximo año y llegará al mercado antes de finales de 2018.

La lógica dicta que el coche de serie mantendrá la mayoría de los elementos de este concept y, de ser así, son buenas noticias. El roadster muestra un silueta esculpida, de una longitud considerable, pero ancha y realmente baja, lo que le da un empaque a tener en cuenta. Además, la firma ha optado por evolucionar elementos de diseño ya conocidos: la parrilla de doble riñón sigue presente, pero es más grande, luce una trama cromada y ocupa una posición más baja de lo habitual; el paragolpes inferior muestra unas entradas de aire de grandes dimensiones y aspecto agresivo, con fibra de carbono vista; y los grupos ópticos son alargados y tienen una orientación más vertical de lo que estamos acostumbrados.

La vista lateral deja claro el dinamismo del deportivo, con unas branquias tras los pasos de rueda delanteros, una marcada línea de cintura y un faldón de lo más anguloso. La pintura elegida, en naranja mate, ayuda a potenciar la sensación de volumen. Los retrovisores, cromados y alargados, a todas luces variarán en el modelo final, y lo mismo ocurrirá con las dos jorobas tras los asientos, que serán reemplazadas por techo practicable, seguramente de lona. Mención aparte para las llantas, unas 20 pulgadas de cinco radios dobles, que de lado parecen planas pero al cambiar el ángulo muestran su profundidad.

Por último la zaga, que está en línea con el resto del conjunto: los pilotos traseros son muy finos y alargados, por encima se encuentra un pequeño alerón y en los laterales dos contundentes salidas de aire flanquean un difusor de carbono en el que además se alojan dos salidas de escape.

En el habitáculo se ha optado por dejar muy clara la división entre el puesto de conducción y la zona del copiloto, hasta el punto de utilizar cuero negro para el primero y Alcantara marrón para la segunda. Quien esté al volante se encontrará que todo ha sido diseñado para centrarse en la conducción: el volante está achatado en su parte inferior, el cuadro de instrumentos es 100% digital y está formado por una pantalla bastante generosa y el Head-Up Display evita que tenga que desviar su atención de la carretera.

BMW no ha hablado sobre la mecánica que utiliza el prototipo, aunque por lo visto en las imágenes emplea una caja de cambios automática. La versión de producción sigue de pruebas como has podido ver en el vídeo que te dejábamos líneas más arriba, un coche que luchará contra grandes del segmento como el nuevo Audi TT.

VÍDEO: El BMW Z4 2018 de pruebas en Nürburgring

 

Lecturas recomendadas

Alex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Todo sobre

BMW

BMW

BMW

Modelos de BMW más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Más de Salón de Frankfurt 2017