Noticia

Coches autónomos

Audi Aicon: el futuro de los coches autónomos, eléctricos... ¿de los coches en general?

Noelia López

11/09/2017 - 19:30

El Audi Aicon se presenta como "un estudio de diseño que adelanta el diseño interior y exterior de las próximas décadas". Ahí es nada. Pero es que es mucho más, es (o pretende ser) también un aperitivo de lo que nos deparan los coches del futuro en lo que a tecnología, suspensión, digitalización y sostenibilidad se refiere.

Es un concept con capacidad para cuatro pasajeros reparidos en distribución 2+2. El interior del Audi Aicon se ha diseñado como una cabina de avión, eso sí, de primera clase en la que los pasajeros (que no conductores porque no hay ni volante ni pedales) viajen con la comodidad que ofrecen sus ergonómicos asientos y los últimos avances en materia de infoentretenimiento.

VÍDEO: Así es el Audi Aicon

Las medidas del Audi Aicon son: 5,4 metros de largo, 2,10 metros de ancho y a,5 metros de alto. La distancia entre ejes es de 3,4 metros, con lo que es casi 2,5 centímetros más ancho que el nuevo Audi A8.

Lo primero que llama la atención en el Audi Aicon, con permiso de la enorme parrilla Sigleframe invertida, es la ausencia de faros. En su lugar, Audi ha elegido segmentos de píxeles triangulares que se iluminan cuando es necesario. 

Lo mismo sucede en la parte de atrás, donde más de 600 píxeles 3D forman gráficos versátiles y dan forma a animaciones y visualizaciones de información en distintos colores.

Pero tranquilos, nadie echará en falta las tradicionales luces. En el Aicon unos proyectores iluminan la carretera y sus alrededores; mientras que una vez que los pasajeros descienden cuenta con un minidron que alumbra su camino. Impresionante...

Al interior del Audi Aicon se accede a través de unas puertas enfrentadas que permiten que los cuatro ocupantes entren sin problemas.

Los que ocupan la parte delantera tienen asientos individuales, mientras que los que van detrás ocupan un banco integrado y tapizado en cuero blanco. Los asientos son de posición variable pero no se deslizan por carriles sino sobre una plataforma tapizada en blanco (por cierto, la altura del suelo también se puede modificar para mayor comodidad de las piernas); también se pueden para facilitar la comunicación con el resto de pasajeros.

No hay volante, entonces ¿quién conduce?

El Audi Aicon es un coche autónomo. Esto se traduce no solo en que el vehículo conduce solo sino que vive en un entorno en el que todos los autómoviles son autónomos lo que, según los pronósticos de Audi, supone que el tráfico es mucho más fluído y los accidente nos existen (por eso los pasajeros no necesitan sistemas de retención).

El Aicon se mueve gracias a cuatro motores eléctricos, dos en el eje delantero y otros dos en el trasero. Las baterías están escondidas bajo el suelo, lo que permite dejar más espacio libre para los pasajeros.

Con un motor en cada rueda, la tracción se reparte de forma inteligente en función de las necesidades. El sistema tiene una potencia de 260 kWh (o 350 CV) y una autonomía de 800 kms.

Audi asegura que el Aicon se puede mover a una velocidad constante de 130 km/h para mejorar la experiencia del viajero. La recarga es inalámbrica y cuenta con un sistema permite llenar las baterías en un 80% en solo 30 minutos. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Todo sobre

Audi

Modelos de Audi más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Más de Salón de Frankfurt 2017