Noticia

Un año del Dieselgate, ¿qué ha cambiado?

Un año del Dieselgate, ¿qué ha cambiado?

Noelia López

19/09/2016 - 13:50

Un año ha pasado desde que estallara el escándalo del Dieselgate. Volkswagen sigue luchando por limpiar su nombre y, lentamente, está llevando a cabo las reparaciones de los motores trucados. Sus ventas no han bajado tanto como se esperaba, pero saber que uno de los principales fabricantes del mundo engañaba con las emisiones ha provocado un antes y un después en la industria automovilística.

Tal día como hoy, hace un año, estallaba el Dieselgate. Seguro que para Volkswagen este es uno de esos aniversarios que sería mejor no recordar pero el escándalo de las emisiones marcó un antes y un después en la industria automovilística y eso nadie lo puede obviar. 

El 17 de septiembre de 2015, la canciller alemana Angela Merkel se fotografiaba en el Salón del Automóvil de Frankfurt junto a la cúpula de Volkswagen. Horas después, el presidente del grupo en Norteamérica pronunciaba una frase que no dejaba lugar a dudas de que algo gordo estaba pasando: "la hemos cagado por completo".

Qué hacer si tienes un vehículo afectado

Las reacciones no se hicieron esperar. Volkswagen se comprometió a hacer pública la lista de coches que habían sido manipulados y eran tantos que casi se terminaba antes diciendo cuáles eran los NO afectados. Empezaron a rodar cabezas, incluida las del mismísimo Martin Winterkorn, entonces CEO de la compañía, y hubo países que prohibieron la venta de los modelos, como Suiza. (Todas estas noticias las tienes en el especial sobre el escándalo Volkswagen que iniciamos en Autobild.es). La metedura de pata de la que hablaba Horn se entendía el 19 de septiembre cuando la agencia ambiental de Estados Unidos (EPA) acusaba al grupo Volkswagen de falsear los niveles de emisiones contaminantes con un software ilegal en algunos modelos diésel de la compañía. Nacía así el Dieselgate.

Mientras los propietarios de modelos afectados esperaban que les dijeran que debían hacer con sus coches surgieron informaciones en todas las direcciones. Las asociaciones de consumidores preparaban demandas colectivas e, incluso, apostaban por no llevar los coches al taller hasta saber si la reparación afectaría a la potencia.

No había terminado cuando el número de coches afectados superaba ya los 11 millones. Volkswagen anunció que se haría cargo de las reparaciones y empezó a echar cuentas.

Un año después la solución al trucaje de las emisiones sigue sin ser tangible. Los modelos afectados están empezando a ser llamados a revisión, pero con cuentagotas. Volkswagen ha aceptado indemnizar a los concesionarios y los propietarios, pero sólo lo hará en EEUU mientras que en Europa, de momento, no contempla la opción de devolver algo del dinero gastado a los afectados.

En lo que no ha acertado los visionarios ha sido en el descenso de ventas. El grupo acumula críticas, demandas y multas (una de las últimas los cinco millones de euros de sanción que le ha impuesto Italia), pero sigue siendo una de las marcas más vendidas a nivel mundial.

Hace unos meses supimos que el Dieselgate iba a tener versión cinematográfica con Leonardo DiCaprio como protagonista. Los guionistas tendrán que esperar un poco más porque a este guión parece que todavía le faltan unos cuantos capítulos.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches

Más de Especial escándalo Volkswagen