Noticia

5 motivos por los que no debes repintar las pinzas de freno

5 motivos por los que no debes repintar las pinzas de freno

Noelia López

21/10/2016 - 14:02

Los cinco motivos por los que no debes repintar las pinzas de freno se pueden resumir en uno fundamental: puede ser peligroso. Ojo, eso no significa que debas renunciar a unas pinzas chulas de un color que destaque de la llanta; puedes hacerlo siempre y cuando las compres e instales en un lugar de confianza.

De la mano de Brembo, te vamos a dar cinco motivos por los que no debes repintar las pinzas de freno de tu coche. Los mismos por los que no debes comprar pinzas de freno que 

Ojo, que esto no significa que tengas que renunciar a lucir unas pinzas de freno a juego o en contraste con las llantas y la carrocería, sino que si decides hacerlo, que sea en un lugar de confianza.

Cómo cambiar las pastillas de freno

Brembo lleva cerca de ocho décadas fabricando pinzas de freno de colores (las pinzas rojas de Brembo son todo un icono). Su oferta se compone de 40 tonos diferentes, pero hay algunos que nunca pondrá a la venta. "Algunos pigmentos ofrecen una menor resistencia a la luz y a los agentes atmosféricos que otros; además, algunos colores son menos duraderos al aumentar la temperatura", explica el fabricante.

Desde Brembo explican que hay aficionados interesados en los colores propuestos por Brembo que prefieren pintárse las pinzas por su cuenta o encargar la pintura a terceros, pero que hay que tener cuidado porque una pinza repintada puede dar muchos problemas. 

A continuación repasamos los cinco motivos por los que no debes repintar las pinzas de freno ni comprar pinzas repintadas:

1. Quizá no sea nueva

No todos los que repintan pinzas lo hacen partiendo de una pinza nueva. Muchos utilizan pinzas de segunda mano (procedentes de coches accidentados, que han recorrido miles de kilómetros o en algunos casos hasta robados). Se trata de una decisión poco acertada ya que si no se conoce el pasado de la pinza no se puede estar seguros que garantice la frenada.

2. Quizá sea de otro modelo de coche

Tampoco es buena idea comprar una pinza de recambio “nueva”, puede que sea hasta de otro modelo de coche.

Las pinzas para automóvil son desarrolladas expresamente para cada modelo y nunca se deben montar en un coche diferente de aquél para el cual han sido diseñadas. Si no conoces su procedencia, corres el riesgo de tener una pinza que aun siendo nueva no sea apropiada para el coche en que se monta.

3. Quizá el color dure poco tiempo

Tanto si compras una pinza repintada como si la pintas por tu cuenta, no puedes estar seguro de que recorridos algunos miles de kilómetros la pinza mantenga el mismo color. Los agentes atmosféricos o hasta el simple aumento de temperatura del sistema de frenos pueden causar la decoloración o peor aún la desconchadura de la pintura, debido a un uso intenso. 

4. Por seguridad

Una pintura hecha en casa puede conllevar grandes riesgos al conducir, ya que, por ejemplo, al aumentar la temperatura de los frenos la pintura podría deteriorarse y perjudicar su funcionamiento.

5. Peligro en el montaje y desmontaje

Aún suponiendo que la pintura sea de calidad y que la persona que la aplica sepa hacer bien su trabajo, no hay que olvidar que poner pinzas de freno repintadas obliga a montar y desmontar la pieza. 

No es la pintura de por sí que puede dañar las pinza sino las operaciones preliminares sobre la parte hidráulica. Muy a menudo el desmontaje y el posterior montaje de los émbolos no son efectuados correctamente y en algunos casos ni siquiera se realiza con el peligro que esto conlleva.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches