Noticia

5 cosas que echamos de menos de los coches antiguos

Aarón Pérez

24/11/2016 - 12:01

Estas son las 5 cosas que echamos de menos de los coches antiguos. Y es que los coches nuevos son espectaculares, incluyen componentes y tecnologías que nos facilitan la vida, incluso el poder conducir con más seguridad y efectividad es todo un alivio. Pero de los clásicos se han desechado casi todas sus características, algo que los más nostálgicos pueden llegar a echar en falta de un modelo totalmente nuevo.

No te pierdas: 5 cosas que desaparecerán de los coches de 2025

Estas son las 5 cosas que echamos de menos de los coches antiguos. Y es que los coches nuevos son espectaculares, incluyen componentes y tecnologías que nos facilitan la vida, incluso el poder conducir con más seguridad y efectividad es todo un alivio. Pero de los clásicos se han desechado casi todas sus características, algo que los más nostálgicos pueden llegar a echar en falta de un modelo totalmente nuevo.

Algunas de las cosas que han desaparecido murieron por razones de seguridad, otras están todavía en proceso de extinguirse por completo. Nos encantan estas cinco características de los coches antiguos, pero, por desgracia, pronto serán relegadas a las páginas de historia, si no lo han hecho ya. 

Faros escamoteables

Los faros escamoteables solían ser algo común en los años 80, un estilo de diseño que otorgaba carácter y elegancia al vehículo. Disponible en multitud de vehículos, como el Mazda MX-5 o clásicos de raza como el Lamborghini Countach y el Ferrari F40, este tipo de faros delanteros suponía que en los test de choque se debían realizar dos pasadas, una con los faros desplegados y otra con ellos plegados. Es de suponer que este sobrecoste acabó suponiendo su desaparición. El último vehículo de producción en incluir faros escamoteables fue el Chevrolet Corvette C5 de 2005.

Ventana dividida

La ventana dividida es otra característica que probablemente jamás volverá a verse en un coche moderno. El Corvette C3 de 1963 es el más famoso por incluir este tipo de ventana trasera, aunque un año más tarde fue abandonada por General Motors. Ese pilar central suponía reducir la visibilidad posterior. Además, muchos propietarios decidieron cortar ese pilar para que su coche pareciera más nuevo en la época, aunque ahora el Corvette C3 de 1963 es un clásico de culto muy valorado entre coleccionistas precisamente por esta ventana dividida.

Techo desprendible

Hubo una época en la que los deportivos con techo desprendible era lo más entre los fanáticos, especialmente los que incluían el techo tipo T. Este techo es un tipo targa dividido por un pilar que incluía dos paneles que se podían quitar juntos o por separado. Además, era más sencillo y barato de diseñar e instalar que un techo convertible completo, aunque a menudo era complicado de desmontar y a veces se filtraba el agua al interior.

Asientos cómodos

Este si es un punto en el que todos estaremos de acuerdo, los asientos cómodos de los coches clásicos es algo que ha desaparecido por completo en los modelos nuevos. Ahora, puedes optar por asientos con función masaje, ajustables en diferentes posiciones, con calefacción y ventilación, pero siguen sin ser tan cómodos. 

Transmisión manual

Por último, la transmisión manual es una de las características que está en proceso de desaparición. La proliferación de las cajas de cambios automáticas y el futuro enfocado en los coches eléctricos que, o no tienen diferentes marchas o no se pueden gestionar, están haciendo que las transmisiones manuales empiecen a contar los días que le quedan antes de ser parte del pasado en el estante de un museo. No dejemos que desaparezcan. Tu próximo coche, que sea un manual.

Lecturas recomendadas

Aarón Pérez

Colaborador

Apasionado de los coches desde que tengo memoria. Colaborador en Auto Bild.

Buscador de coches