Noticia

En 40 sgs te convencerás de practicar conducción preventiva

En 40 sgs te convencerás de practicar conducción preventiva

Noelia López

16/10/2016 - 16:00

En los próximos 40 segundos te vas a convencer de por qué debes practicar conducción preventiva. Por tal se entiende la que lleva al conductor a tal grado de concentración que es capaz de controlar todo lo que le rodea para adaptarse a las circunstancias de la vía, también a los previstos que puedan surgir.

Si tienes 40 segundos terminarás convencido de que debes practicar conducción preventiva. En el vídeo se recoge sólo un ejemplo de cómo ir a la velocidad adecuada y anticiparse a lo que pueda surgir en la carretera puede salvar vidas.

La conducción preventiva o defensiva se basa en tres pilares: observación, anticipación y dominio del espacio. ¿Cómo? Tratando de adaptarte a todas las circunstancias que pueden influir en la conducción: el vehículo, el entorno, los conductores (los demás y tú)...

Traducido esto al vídeo que nos ocupa, significa que el conductor del vehículo inicia la frenada antes de que el niño invada la calzada porque lo ve venir y se anticipa a su recorrido gracias a que está prestando atención a la carretera y a lo que sucede cerca de ella. Además mantiene una velocidad adecuada a las circunstancias y al tipo de vía, lo que le permite mantener su vehículo bajo control. Tampoco circula pegado a ningún vehículo por lo que domina su espacio.

Uno de los conceptos clave de la conducción preventiva es la distancia de seguridad. La capacidad de reacción de un conductor oscila alrededor de 3/4 de segundo. Sin embargo, igual de importante que esta rapidez en la reacción es la velocidad que lleva el vehículo. A mayor velocidad, lógicamente, más metros recorrerás en una frenada de emergencia, con el consiguiente riesgo de que tu vehículo pueda impactar con el de delante. Por lo tanto, conviene calcular una distancia de seguridad de unos cuantos metros, de manera que, en caso de maniobra imprevista del vehículo que va por delante (o de que, como en el vídeo, aparezca un niño en patinete en la calzada), el tuyo no choque bruscamente contra él. 

Quien practica conducción preventiva debe también acoplarse la meteorología y al estado de la carretera. Si el firme se encuentra en mal estado, está resbaladizo o la visibilidad es reducida por la lluvia o niebla, hay que adaptar la conducción (generalmente, mediante una reducción de la velocidad) a estas circunstancias. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches