Noticia

Competición

Las 24 Horas de Le Mans, heridas de muerte para 2018

Toyota en las 24h de Le Mans 2017

Rodrigo Fersainz

08/08/2017 - 14:37

Este no es un titular veraniego para para que pinches y caigas en la trampa. Es que, en efecto, sin Audi y Porsche, las 24 Horas de Le Mans podrían quedar heridas de muerte en cuanto a interés, espectáculo... y aliciente para Toyota de cara a su prometida -hasta ahora- continuidad en la categoría LMP1. Te explicamos por qué.

La primera mitad de 2017 ha sido 'fuertecita' en lo que se refiere al Motorsport. Primero, Audi había decidido en 2016 abandonar el Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC), lo que, si lo pensabas bien, no sorprendía demasiado dado que lo había ganado todo en el certamen y que otra marca del Grupo VW -afectado económicamente por el escándalo de las emisiones- estaba tomando el relevo de forma natural: Porsche, con las últimas dos victorias tras su espectacular regreso. Sin embargo, el hecho de que esta última acabe de anunciar su retirada de las 24 Horas de Le Mans y de todo el WEC deja herida de muerte esta carrera y, por ser su cita estrella del año, el Mundial de la especialidad.  

Tal y como están las cosas ahora mismo, con la Fórmula E como proyecto deportivo con una mayor cotización (Mercedes se ha sumado a la revolución y deja el DTM para participar en las carreras 'enchufables', aunque sin abandonar, de momento, la Fórmula 1), Toyota se encontraría sin un rival 'real' que, supuestamente esté a la altura de su potencial para ganar la mítica prueba francesa y, por añadidura, todo el campeonato. Pero a pesar de confirmar su presencia en 2018 tras volver a fracasar en Le Mans 2017, la situación para la firma japonesa no es nada fácil: si gana, lo haría de forma descafeinadísima, puesto que pasaría a la historia con la pega de que sólo fue capaz de lograr el triunfo en la era de los híbridos (que ella misma inauguró) cuando se quedó sin sus competidores directos. 

No obstante habría otro riesgo aún mayor en la próxima edición: que un equipo privado le arrebatara el triunfo (por tener coches más rápidos o más fiables) en la categoría reina... o, incluso, se vieran superados por otro equipo ¡de LMP2! ¿Una idea descabellada? No tanto y sin necesidad de recurrir al tópico de "en Le Mans puede pasar de todo". De hecho, no hay que 'rebobinar' demasiado, ya que en las 24 H de Le Mans 2017 el Oreca Gibson LMP2 de Jota Sport (reconvertido a Jackie Chan) puso en jaque a los grandes con unas prestaciones mucho más discretas pero una regularidad y una fiabilidad increíbles (acabaron segundos), y el Rebellion privado completó el podio.

Así las cosas, sólo la entrada de un nuevo competidor oficial en LMP1, y que nunca partiría como favorito por ser el primer año de la era actual -si no, que se lo digan al pretencioso y fallido debut de Nissan en 2015- podría cerrar la herida dar paso a una nueva lucha que justificara el presupuesto de Toyota en Le Mans. Se especula con el regreso de Peugeot, que ya ganó en La Sarthe en 2009, con un tal Marc Gené entre sus pilotos...   

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches