Reportaje

Estilo de vida

Los cochazos que se pueden ver en Moscú: el oro se quedó allí

Gabriel Jiménez

19/12/2012 - 11:52

Los coches de lujo en Moscú no son nada raro, teniendo en cuenta que en la megaciudad más septentrional del planeta reside la mayor comunidad de multimillonarios. Por lo que parece, el oro se quedó en Moscú... AUTO BILD ha estado en Moscú, donde los cochazos abundan por doquier.

A lo largo de estos últimos años, los coches de lujo han inundado Moscú. Y es que Rusia se ha convertido en el segundo mercado automovilístico de Europa por detrás de Alemania. Pero, ¿qué tiene ese país para que se haya convertido en la chica más guapa y apetecible del baile? Unas medidas de escándalo… y muy envidiables. Para empezar, en términos macroeconómicos, el Producto Interior Bruto (PIB) del gigante euroasiático creció el año pasado un 4,2% y la previsión es que en 2012 lo haga en un 3,5.

En lo que al sector del automóvil se refiere, Rusia disfruta de una tendencia alcista desde 2010, cuando las ventas de turismos crecieron un 30%, y en 2011 se incrementaron otro 39%. La buena salud del sector se debe en gran parte a la política de renovación del parque automovilístico con planes de achatarramiento –¡a ver si aprenden los gerifaltes de la UE!– y la entrada de pleno derecho de Rusia como miembro de la Organización Mundial de Comercio, lo que derriba las medidas proteccionistas.

En 2012 se prevé que las ventas de coches en Rusia se contraigan un poco, pero aun así, serán unas cifras magníficas sobre todo si se tiene en cuenta que en 2011 se comercializaron ¡2,65 millones de coches nuevos!, lo que ha convertido a Rusia en el segundo mejor mercado de Europa, por detrás de Alemania (casi 3,2). Y según las previsiones de entidades auditoras como Ernst & Young, para 2017 Rusia podría convertirse en el mercado número uno de Europa. Ahí es nada... Actualmente, entre las marcas más vendidas están Chevrolet, Hyundai y Renault, aunque las premium suben muchos enteros.

Turismos nuevos vendidos en Rusia

 

ventas coches nuevos rusia

Previsión de ventas de turismos en Rusia

 

prevision ventas turismos rusia

Más de 100 multimillonarios

Todo este ambiente de crecimiento económico imparable también se palpa en la calle, en

especial en Moscú, la que podría calificarse sin lugar a la duda como la nueva capital del capitalismo y donde reside, según la revista Forbes, la mayor comunidad de multimillonarios del mundo (101 en total, en 2011). No es de extrañar que la capital moscovita se haya convertido, además, en la cuarta ciudad más cara del mundo. Como no podías ser de otra forma, los coches de lujo en Moscú reinan por doquier.

El mes de agosto pasado estuve unos días en la megaurbe rusa y me quedé literalmente

asustado ante la exhibición de poderío financiero que destila Moscú. Si el movimiento se demuestra andando, en Moscú el éxito económico lo demuestran los miles de BMW (la marca preferida por los rusos; incluso la Policía secreta viaja en potentes BMW Serie 5 como pude comprobar), Audi, Mercedes, Lexus e Infiniti –amén de Ferrari y Lambo, y modelos topes de gama que ni siquiera se comercializan en España– que puedes encontrarte allá donde mires, allá donde te encuentres en Moscú. En este sentido, hay que destacar que a los moscovitas les fascinan las marcas –cuanto más caras y lujosas, mejor–, un extremo al que parece que tampoco es ajeno el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, el nuevo zar de todas las Rusias.

 

coche policia rusia

Un coche de la Policía moscovita junto a la Catedral del Cristo Redentor.

Lada, Gaz, Equus, QX...

A pesar de la pasión de los moscovitas por los coches de lujo de las marcas ‘premium’ –y, sobre todo, en color negro–, aún hay mucha ‘mugre’ de la era soviética circulando por sus calles. Sobre todo, los entrañables Lada 1500 (o 2107, la versión rusa del Seat 1430), el gran icono automovilístico ruso, que destacaban humildemente frente a los cochazos alemanes.

Detrás de la Plaza Roja me encontré con este Gaz Volga Siber, es decir, la interpretación

rusa del Chrysler Sebring. Otros encuentros sorprendentes –y desconocidos en España-fueron, por ejemplo, el elegante Hyundai Equus, que desde lejos me parecía un Mercedes Clase S (¿copia o inspiración?), el imponente Infiniti QX o el enorme Mazda CX-9, una vuelta de tuerca del CX-7. Pero no solo marcas ‘premium’ y modelos soviéticos pueblan las calles de Moscú: la firma china Brilliance empieza a hacerse sitio...

 

Gaz Volga Siber

El Gaz Volga Siber es la versión rusa del Chrysler Sebring.

Moscú es una ciudad fascinante, que cautiva al visitante con su espléndido patrimonio arquitectónico y que acongoja incluso al más urbanita por sus enormes avenidas de hasta ocho carriles por sentido –vestigio de la época soviética– en donde los moscovitas le dan cera a sus potentes automóviles como si de un GP de F1 se tratara. No existen apenas pasos de cebra precisamente por este motivo –la mayoría de las grandes avenidas cuentan con pasos subterráneos para seguridad del peatón–, y el consumo de combustible tampoco es un problema pues al ser productores de petróleo, la gasolina está muy barata (sin plomo 95 a 0,62 euros/litro; igualito que en España…).

Pero, ¿de dónde proviene tanto poderío económico, mal repartido, por otra parte –en Rusia hay unos 20 millones de personas, un 28% de la población total, que vive por debajo del umbral de pobreza–? Principalmente por recursos naturales, pues Rusia posee las mayores reservas de gas natural del mundo, las segundas mayores de carbón y las octavas mayores de petróleo.

O quizá se deba al famoso Oro de Moscú, 510 toneladas de ese metal en monedas –el 72,6% de las reservas de oro del Banco de España, con un valor actual de unos 12.200 millones de euros– que fueron trasladadas hacia la Unión Soviética al inicio de la Guerra Civil española, y que parece que se quedaron allí para los restos...

Medalla de oro = Audi A8

Lograr una medalla en los JJOO de Londres tiene premio adicional, al menos en Rusia. Y es que los 129 deportistas rusos que consiguieron una presea fueron gratificados con Audi negros (en la imagen, en la Plaza Roja) donados por una fundación de millonarios, entre los que se halla Abramovich. Eso sí, dependiendo del metal se obtenía un modelo u otro. Con una medalla de oro se gratificaba con un Audi A8; con plata, un A6; y con bronce, un A4.

 

medallistas rusos premiados audi

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez

Gabriel Jiménez

Director del Área de Motor de Axel Springer España

Soy Piscis, sufridor del Atleti y me gusta juntar letras, a poder ser relacionadas con cualquier artefacto que lleve del punto A al punto B

Buscador de coches