Noticia

Competición

El volante del Porsche 919 Hybrid de Le Mans

José Armando Gómez

17/10/2014 - 12:37

Te descubrimos cómo funciona el volante del Porsche 919 Hybrid. Los pilotos de las 24 horas de Le Mans tienen que manejar hasta 24 botones y seis palancas durante la carrera.

Si, has leído bien, el volante del Porsche 919 Hybrid es el más complejo que la marca jamás haya fabricado para competición. Los pilotos que compiten con él en las 24 horas de Le Mans o el Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC) controlan un total de 24 botones en la parte delantera y seis palancas en la trasera.

¿Por qué tiene esa forma?

El volante está hecho de carbono, y las asas de agarre están cubiertas de goma antideslizante. Su forma rectangular ayuda a conseguir el máximo espacio para las piernas de los pilotos, tanto a la hora de conseguir la mejor posición de conducción como, sobre todo, en los cambios de pilotos que se realizan durante las carreras de resistencia. Hombres altos como Mark Webber o Brendon Hartley, tienen más fácil realizar esta operación gracias a la forma de este volante. Por otro lado, los colores de todos los interruptores son fluorescentes y reaccionan a una lámpara de luz negra que va situada encima del casco del piloto.

Una pantalla lo muestra todo

En el centro destaca la pantalla LCD en la que se muestra la mayor parte de la información de servicio: velocidad, marcha introducida, el mapa motor seleccionado, nivel de carga de la batería, etcétera. Pero lo que de verdad asusta en el volante del Porsche 919 Hybrid es el mosaico de botones que los pilotos llevan entre las manos. La ubicación de todos ellos ha sido elegida siempre atendiendo a las recomendaciones de los pilotos. Por ejemplo, los más utilizados van colocados en la parte superior exterior, para que se puedan alcanzar fácil y rápidamente con los pulgares. Los diferentes menús de la pantalla se seleccionan con el que hay en la parte superior izquierda, mientras que el del lado derecho ajusta el brillo de la pantalla. Un mando idéntico en el lado izquierdo permite variar el volumen de la radio mientras que la ruleta de la parte superior derecha varía el tiempo de intervalo del limpiaparabrisas.

Los botones más utilizados

El botón azul en la parte superior derecha activa las ráfagas de luces, y es utilizado casi contínuamente por los pilotos de los prototipos más rápidos para advertir a los coches más lentos en los adelantamientos. Cuando se pulsa una vez, hace que los faros emitan tres destellos consecutivos. Aunque parezca extraño, se usa mucho más durante el día, ya que la luz de los faros es más difícil de ver en ese momento y deben insistir para asegurarse de el piloto de delante ha entendido la señal de dejarse adelantar. El botón rojo activa la función "boost" con la que se aprovecha la máxima potencia disponible de las baterías y el motor eléctrico sobre el eje delantero. Aunque los pilotos tampoco deben abusar de él para no sobrepasar los límites de energía por vuelta que permite el reglamento (6Mj para el Porsche LMP1). En el interior (a ambos lados) encontramos los interruptores para ajustar el control de tracción delantero y trasero, y el reparto de frenada entre ambos ejes. Estos (amarillo, azul y rosa) no se manipual tan a menudo. El piloto puede beber aguar pulsando el botón de color naranja de la parte inferior izquierda, mientras que el equivalente del lado derecho conecta el punto muerto de la transmisión. El botón rojo en la parte inferior izquierda es para el lavaparabrisas, mientras que el rojo en el lado derecho activa el limitador de la velocidad para circular por el pit lane.

Control sobre el motor

En la parte superior central, están los botones verdes para la comunicación por radio (a la izquierda), así como el botón de confirmación 'OK' en la derecha, que sirve para que el piloto informe al muro de que ha conectado correctamente la configuración mecánica a través de los dos interruptores giratorios llamados 'Multi'. El de la izquierda gestiona las letras ABC mientras que en el derecho van los números. Con ellos se activan los mapas motor o la gestión del combustible mediante combinaciones como A2 o B3, la dificultad de su manejo (hay que soltar una mano del volante para manipularlos) hace que solo se toquen en los tramos rectos. Para facilitar estas maniobras de configuración hay tres interruptores giratorios que permiten tener una preconfiguración del reparto de frenada y del ajuste del control de tracción, así como la configuración híbrida del Porsche 919.

Las palancas traseras

En la parte trasera se pueden tocar seis palancas con las puntas de los dedos. La caja de cambios se controla con las centrales (la derecha sube velocidades tirando de ella y la izquierda reduce). El embrague se maneja desde las palancas inferiores (las dos son iguales y permiten activarlo con ambas manos). La palanca de la parte superior izquierda activa el tiene la misma función que el botón "boost", para que el piloto pueda hacer uso de cualquiera de ellos indistintamente. Por último, la palanca de la parte superior derecha controla el sistema de recuperación manual de energía.

Desde luego, controlar esta cantidad de botones, palancas y parámetros mientras se conduce a 300 km/h rodeado de coches en la noche de Le Mans no debe ser nada fácil.

Te puede interesar:

- La tecnología del Porsche 919 Hybrid

- 10 momentos míticos de Porsche en Le Mans

Lecturas recomendadas

Buscador de coches