Noticia

Competición

Valencia y la F1. ¿Quién engañó a quién?

Rodrigo Fersainz

09/03/2014 - 12:58

Por segundo año, no habrá GP de Europa de F1. La última edición se disputó en Valencia, escenario de lo que hoy es un agujero de casi 300 millones de euros... que todavía pueden ir a más.

No iba a costar "un euro", decía en 2007 el entonces presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps. Y sin embargo, la 'broma' de celebrar el GP de Europa en Valencia desde 2008 ha 2012 ha acabado saliendo por casi 300 millones. Por si fuera poco, el chorreo de dinero (público) parece no tener fin, porque lejos de quedar, al menos, unas buenas infraestructuras para los deportes de motor en la ciudad, lo cierto es que el Valencia Street (antes Urban) Circuit, al ser un trazado de quita y pon, no ha dejado hoy más que un agujero económico y grandes desperfectos en el casco urbano. Difícil matrimonio el de la F1 y Valencia. Pero, ¿quién engañó a quién?

Gráfico del GP de Europa de F1 que se celebraba en Valencia

Antes del estallido de la 'burbuja' inmobiliaria, la crisis económica, la trama Gürtel y el asunto de los trajes -del que Camps sería declarado "no culpable"-, Valencia se embarcaba, en 2007, sobre las mismas aguas de la Copa del América de vela (celebrada allí ese año y en 2010), en un faraónico plan de proyección internacional del que, bajo la hoy ruinosa cúpula de Calatrava que coronaba la también ya moribunda Ciudad de las Artes y las Ciencias. Y para vertebrar todo aquello, el proyecto estrella sería ni más ni menos que otro elemento abocado al naufragio: el GP de Europa de Fórmula 1, en Valencia

El 'chantaje' de Bernie

También a 2007 pertenece la foto que ves arriba, así como ese discurso exultante (si no insultante) en el que Bernie Ecclestone, además de anunciar el preacuerdo con el propio Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, puntualizaba que solo habría F1 allí hasta 2015 "si Camps seguía al frente de la Comunidad". 

El patrón de la Fórmula 1 volvía a olfatear de lejos un buen negocio bajo la denominación GP de Europa, aquel invento con el que, desde 1983, ofrecía al mejor postor la posibilidad de celebrar una carrera a, aunque ya hubiera un GP oficial del país. ¿El precio? Más de 18 millones de euros en concepto de canon por temporada (casi 28 millones, en 2012), más los 22 millones en derechos de retransmisión para televisión (que daría la autonómica Canal 9 -cerrada en 2013- y no en exclusiva), más la publicidad del circuito... Y todo, como siempre, a beneficio de la empresa Formula One Management (FOM), del magnate británico que gestiona 'El Gran Circo'.

¿Y por qué no Cheste?

Mientras se siguieran disputando carreras en Spa-Francorchamps y Montecarlo, no parecía muy creíble tampoco en 2007 el argumento oficial de que el moderno Circuito de Cheste no reunía las condiciones para albergar la F1. La razón era que Ecclestone, en el enésimo intento por resucitar el 'show', quería introducir en el calendario de 2008 una prueba nocturna (Singapur) y otra completamente urbana -ambas iniciativas fueron criticadas por algunos pilotos como Fernando Alonso, por anteponer el espectáculo a la seguridad-. Así que de no haberse conseguido un recorrido por la ciudad, Valencia habría sido completamente descartada. 

Pero, ¿y si algo fallaba? Una vez más, Ecclestone se había cubierto bien las espaldas, porque, al parecer, una cláusula del acuerdo le permitiría cobrar dos veces el canon si Valencia tiraba la toalla. Por tanto, a posteriori, no parece descabellado pensar que, ante semejantes pérdidas, si los últimos años se disputaron carreras allí fue porque la plana mayor del PP local, obnubilada por hacer un nuevo Montecarlo, prefirió disimular las pérdidas a incumplir el contrato... y tener que reconocer públicamente el fracaso del proyecto.

Ni siquiera Fernando

En el plano estrictamente deportivo, no ayudó que en aquel esperado 2008 el Valencia Street Circuit se revelara como un trazado soso, poco televisivo, con apenas posibilidad de adelantamientos cuerpo a cuerpo (situación que mejoró con la introducción del DRS en 2010), que desde algunas gradas mal puestas no se viera la pista... y que Alonso fuera embestido por Nakajima en la primera vuelta y mucha gente apagara automáticamente la televisión.

En 2009, Fernando seguía peleándose con su Renault (fue sexto), al tiempo que la Generalitat esperaba seguir recaudando, al menos, los 10 millones de euros en taquilla con los que soñaba desde siempre. Pero las deudas del circuito crecían.

Tras un 2010 en el que el asturiano solo había podido ser quinto, en 2011 sí logró hacer su primer podio allí (fue segundo) antes de la gran remontada de 2012, en la que Alonso escribió una página verdaderamente gloriosa entre tanto glamour de cartón piedra: pasó del 11 ¡al primero! 

El principio ¿del fin?

Pero el circuito ya estaba condenado. Tal y como se acordó el año anterior, la Generalitat se hizo en 2012 con el 100% de Valmor Sports, de los derechos del Street Circuit que explotaba y, cómo no, de su deuda. Hace unos meses, el sustituto de Camps, Alberto Fabra, reconocía que su Comunidad no puede volver a la F1... salvo que, con ayuda privada, se alternara con Cataluña como sede del GP de España, como sucede en la actualidad en Nürburgring y Hockenheim con el Gran Premio de Alemania.


Sin cifras claras en este último punto, parece que lo que se negocia en realidad es que Ecclestone perdone la multa de 54 millones a Valencia por incumplimiento de contrato a cambio de material que pueda reutilizarse para otros circuitos.

Desde la Generalitat de Valencia, en boca de un portavoz de la Consejería de Economía, no se han querido hacer a AUTOBILD.ES nuevas declaraciones al respecto de un tema que consideran "viejo". Según las mismas fuentes, "no se va a pagar sanción alguna" y "solo falta firmar el contrato". 


¿Quién defendía entonces el circuito?

Desde que se empezó a hablar del asunto, los hosteleros valencianos vieron con buenos ojos que el GP de Europa llegara a Valencia, por el aumento de la ocupación hotelera que iba a suponer. Sin embargo, algunos pronto criticaron que la carrera se disputara en agosto y junio, meses especialmente turísticos para una ciudad que se iba a ver colapsada desde 2008 a 2012 y durante varias semanas, antes, durante y después de la prueba.

300 millones dilapidados. Cronología del GP de Europa en Valencia 

- 2007: Firma del Convenio con Ecclestone

Si Camps gana, Valencia tendrá F1 en 2008. Se estima un canon de 18 millones pagado por Valmor Sports.

- 2008: Primera carrera, vence Massa

Se calcula que el montaje cuesta 89 millones de euros más otros 46 de graderío y reparaciones.

- 2009: Segunda carrera, gana Barrichello

El canon aumenta y las pérdidas, también. Canal 9 sigue teniendo los derechos de TV, pero no en exclusiva.

- 2010: Tercera carrera, Vettel se impone

Se especula con que el canon a la FOM supera los 27 millones de euros. La prueba sigue siendo deficitaria.

- 2011: Cuarta carrera, dominio de Vettel

El Gobierno autonómico rescata a Valmor con dinero público y asume una deuda de unos 41 millones.

- 2012: Última GP de Europa, Alonso brilla

A pesar de la espectacularidad de la carrera, Valencia ya ha invertido 110 millones en el canon desde 2009.

- 2013: Más perdidas... y sin F1

Tras el deterioro de las zonas afectadas, se habla de 25 millones más en pérdidas irrecuperables.

- 2014: Objetivo: no pagar más

Valencia espera ahora que Ecclestone le 'perdone' los 54 euros de la multa por ruptura de contrato.

Fotos: Sutton Motorsport, Graphic News, AUTOBILD.ES

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches