Noticia

Competición

Cinco curiosas anécdotas sobre el rally Dakar

Adrián Mancebo

07/01/2015 - 18:45

En las tres décadas de historia del Dakar hay muchas historias dignas de ser contadas una y otra vez. Aprovechando la disputa en estos días del raid más duro del mundo hemos decidido recordar cinco de ellas.

El Dakar da para mucho. Durante las tres semanas que dura la carrera en el desierto sudamericano (antes africano) puede suceder cualquier cosa. A lo largo de la historia hemos vivido muchas anécdotas sorprendentes. Desde el secuestro de un coche participante hasta la falta de combustible para competir. En este artículo te recordamos cinco de esas curiosas historias.

El inicio del Dakar

El punto de partida del Dakar ya es toda una curiosa anécdota. El francés Thierry Sabine, piloto de motos, competía en el rally Costa de Marfil-Costa Azul  de 1978. En una de las etapas se equivocó de ruta y, como consecuencia, estuvo dos días perdido en el desierto del Teneré, en Mali. Milagrosamente fue rescatado por la organización. Sabine consideró que la aventura vivida debía ser repetida por otros pilotos: así nació el Dakar que conocemos a día de hoy y se disputa desde 1979.

Sin combustible

Puede parecer sorprendente, pero sí, las reservas de combustible se agotaron en una ocasión. Fue en el Dakar de 1983 , cuando el Dakar había llegado a Illizi (Argelia). Thierry Sabine tuvo que enviar a Roger Kalmanovitz, de la organización,  a Agadez para que reuniera al menos con 50.000 litros de combustible. Los pilotos, mientras tanto, convocaron una huelga. El combustible llegó al Árbol del Teneré y allí los participantes tendrían que repostar, eso sí, pagando 400 francos, unos sesenta euros.

El secuestro del Peugeot de Ari Vatanen

Pensar en el Dakar de 1988 es pensar en Peugeot y en el curioso suceso que dejó a Ari Vatanen fuera de la lucha por la victoria. Cuando en una de las etapas, a la llegada de Bamaco, Vatanen fue a buscar su Peugeot 405 T16 se llevó una sorpresa: su coche había desaparecido del parque cerrado. El mítico bólido fue secuestrado y se llegó a pedir un rescate millonario... que no fue necesario, porque apareció horas más tarde a unos kilómetros del campamento. Los secuestradores no llegaron muy lejos con el coche, que apareció sin gasolina. Vatanen fue descalificado por salir dos horas tarde, luego fue readmitido y posteriormente descalificado definitivamente tras las protestas de los rivales. La victoria en aquella edición fue para su compañero Juha Kankkunen.

Una moneda decide el Dakar

Un año después del curioso secuestro del coche de Vatanen en el Dakar, Peugeot volvió a ser favorito y dominador del raid. Los 405 T16, con Vatanen y Jackie Ickx, llegaron líderes al final y, con el objetivo de impedir que se arruinaran la carrera el uno al otro, Jean Todt, patrón de Peugeot, tuvo la brillante idea de seleccionar a un piloto para llevarse la victoria, ¡con una moneda de diez francos! El francés lanzó la moneda al aire y cayó del lado de Vatanen.  A pesar de ello, la victoria del finlandés no estuvo fácil, pues en la penúltima etapa se perdió e Ickx aprovechó para colocarse líder con veinte segundos de diferencia. En la etapa final, Ickx dejó pasar a Vatanen, quien finalmente se alzó con el Dakar.

En 2008 el raid faltó a su cita

La trigésima edición del Dakar debía disputarse en 2008 entre Lisboa y Dakar, pasando por Portugal, España (Málaga), Marruecos, Mauritania y Senegal, pero una amenaza terrorista si el rally pasaba por Mauritania hizo que la seguridad se pusiera en entredicho y, después de que el ministro de exteriores francés desaconsejara la disputa de la prueba, se canceló. En 2009 el Dakar volvió, pero en tierras sudamericana, con principio y fin en Buenos Aires, Argentina, al igual que en esta edición de 2015.

 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Adrián Mancebo

Adrián Mancebo

Colaborador Motorsport

Amante del mundo de la competición. Disfruto trabajando en lo que más me gusta, siempre con un ojo puesto en cualquier carrera del mundo.

Buscador de coches