Noticia

Competición

Alonso por fin gana, pero Vettel manda más

Carlos Flores

11/07/2011 - 09:00

El español Fernando Alonso (Ferrari) ha hecho grande el Gran Premio de Gran Bretaña, ya que se ha llevado la victoria -primera de la temporada- tras batir a los Red Bull justo cuando su escudería celebraba los sesenta años desde que Ferrari ganó su primera carrera de Fórmula 1, precisamente en Silverstone.

Fernando Alonso también se ha hecho grande porque ha demostrado que se trata de un piloto excepcional, que en igualdad de condiciones es capaz de lo imposible, como ha sido acabar con la dictadura ya cansina de los Red Bull, los cuales, hasta Gran Bretaña, habían sido victoriosos en todas las carreras, y también porque suma 27 victorias, igualando a otro de los grandes de la F1, el británico Jackie Stewart, Campeón del Mundo tres veces.

Pero el día que más lució Alonso, al ganar en la novena prueba del mundial de F1, el líder de la clasificación, y vigente Campeón del Mundo, el alemán Sebastian Vettel (Red Bull), amplió un poco más la ventaja en la general, situándose ahora con 80 puntos respecto al segundo, su compañero Mark Webber, después de llegar a Inglaterra con 77 de ventaja.

La victoria de Alonso no se explica, también, sin el punto de suerte que le acompañó, no solo el que se encontró en la vuelta 27 cuando un mecánico echó al traste con el récord del mejor equipo cambiando ruedas, en la parada de Vettel, sino por la lluvia que ha estado jugando contra los equipos a la ruleta rusa todo el fin de semana. En el equipo Ferrari tenían pánico a las gomas duras (Pirelli seleccionó blandas y duras), las cuales fueron funestas en la carrera de Barcelona (los dos Ferrari acabaron doblados). Apareció la inesperada lluvia justo antes de la carrera y en la escudería italiana debieron de aparecer sonrisas de oreja a oreja, ya que al salir todos los coches con neumáticos intermedios no estaban obligados a montar los dos que escogió el suministrador. Los blandos iban a ser los elegidos, tras los intermedios.

Con esta puesta en escena, todos los monoplazas arrancaron con neumáticos intermedios en una pista mojada pero ya sin lluvia. Mark Webber perdió el primer puesto en beneficio de su compañero de equipo, Sebastian Vettel, quien tras la primera curva tiró del grupo, mientras que Alonso, que arrancó tercero, mantuvo esta posición. En las primeras vueltas se temió lo peor, pero en beneficio del los Red Bull; los dos monoplazas líderes del mundial comandaban la carrera y a cada paso por meta aumentaban la ventaja, como en tantas otras ocasiones se ha visto este año.

Lewis Hamilton, que el sábado había hecho una clasificación para olvidar, al acabar décimo, lanzó un endemoniado ataque, marca de la casa, y ya era quinto en la tercera vuelta, aunque se salió de la pista por un momento. En la vuelta diez, una antes de que empezase el desfile hacia los garajes para cambiar los neumáticos, Vettel ya aventajaba en 7.8 a Webber y a casi diez segundos a Alonso. Vettel entró en la vuelta 13, igual que Massa, y Alonso, Hamilton y Webber, una vuelta antes. Se había cumplido el primer stint y todo apuntaba a un nuevo recital de los dos Red Bull, aunque con neumáticos blandos.

Alonso empezó a ir más rápido, pero también Hamilton, que lo superó en la vuelta 15. Por detrás, un toque en la vuelta 17 entre Sebastien Buemi y Paul de Resta acabó con el primero sin goma en una de las ruedas traseras y con la llanta al aire, cuando el español Jaime Alguersuari ya hacía vueltas que circulaba delante de él. A partir de la vuelta 24, empezó la segunda ventana para entrar en boxes y cambiar los neumáticos. Primero lo hizo Hamilton (en la vuelta 24) y le siguieron Webber, Button y Massa (26), y Vettel y Alonso (27). Llegó entonces lo inesperado.

Alonso, tras una detención perfecta, pasó por delante de Vettel, que seguía detenido en su posición y no dando crédito a un error en el cambio de ruedas, precisamente de los mecánicos más rápidos del mundial en este arte. El español ya era primero, con un Vettel desesperado por detrás, aunque en tercera posición, pues Hamilton se había colado entre ambos. El español aguantó una mínima presión del inglés, pero dos vueltas después ya le aventajaba en dos segundos, tres a Vettel, 4.4 a Webber y, un poco más alejados, Button y Felipe Massa.

El de Ferrari empezó a marcar vueltas rápidas incesantemente, hasta alcanzar cómodas ventajas de más de casi quince segundos respecto a Vettel, que pasó a ser segundo gracias al tercer y último cambio de ruedas, donde salió por delante de Hamilton. Fernando Alonso cambió las gomas en la vuelta 39, igual que Button, quien se quedó clavado a la salida del pitlane porque no le atornillaron bien la rueda delantera derecha. Otra vez en la pista, el español volvió a marcar vueltas rápidas hasta llegar a los veinte segundos de ventaja, con los que vivió con holgura antes de pasar primero por la línea de meta.

Detrás del español, en las dos últimas vueltas, se vivieron dos escenarios de máximo interés y tensión. El primero, el que protagonizaron los dos Red Bull, batalla en la que Vettel aguantó la segunda posición (previas órdenes de equipo a Webber para que mantuviera las distancias), mientras que algo más atrás, Hamilton realizó una maniobra con toque a Massa, le arrebató la cuarta posición y en la línea de meta el brasileño acabó, incluso, fuera de la pista. Los comisarios no apreciaron nada ilegal.

Con esta victoria, Alonso salta a la tercera posición en la general, ahora con 112 puntos, aunque Vettel sigue comandando la clasificación con 204 puntos, por delante de Webber (124). Button, que no puntuó, cae al sexto puesto, con 109 puntos, los mismos que Hamilton. El también español Jaime Alguersuari (Toro Rosso) volvió a completar una carrera en los puntos. Acabó décimo (sumó un punto), después de los dos octavos lugares en Canadá y Valencia. Este punto en Silverstone le permite superar a su compañero Sebastien Buemi en la general.

Más excitante fue la carrera del mexicano Sergio Pérez (Sauber), que se batió en la lucha con cuantos pilotos se le plantaron delante, aunque finalmente no pudo superar al alemán Nico Rosberg (Mercedes) y acabó con un meritorio séptimo lugar, en la segunda carrera en que puntúa (la primera fue Barcelona). El venezolano Pastor Maldonado (Williams) sumó una semana más sin puntuar, al acabar en la decimocuarta posición; no obstante, es la mejor desde que debutó en el Mundial. Respecto a la escudería española Hispania, sus dos pilotos, Vitantonio Liuzzi y el debutante Daniel Ricciardo, acabaron la carrera, pero lo hicieron de nuevo en los últimos puestos.

Fuente: Agencia EFE.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches