Noticia

F1

Los 5 motivos por los que Honda es el malo de la película

Los 5 motivos por los que Honda es el malo de la película

Rodrigo Fersainz

22/08/2016 - 11:21

A mitad de temporada, descubrimos los 5 motivos por los que Honda es el malo de la película en F1. ¿Pero hasta qué punto es justo pasarle la pelota al fabricante japonés en los malos resultados de McLaren? ¿Verán alguna vez la luz al final del túnel antes de que Fernando Alonso se jubile?

Su regreso a la Fórmula 1 fue celerbado a bombo y platillo por todos, especialmente, por un Fernando Alonso harto de estar lejos de los Mercedes de Hamilton y Rosberg y muy decepcionado con el poco potencial de Ferrari. Sin embargo, es difícil saber si el asturiano conocía el problema interno de gestión que tenía su nueva-vieja escudería, así como el escaso rendimiento que su monoplaza iba a demostrar en pista, muy por debajo de lo que esperaban los analistas más agoreros. Pero, es justo que todo el mundo cargue contra el fabricane de la hache en este caso? ¿Hasta dónde llega su responsabilidad? Estos son los 5 motivos por los que Honda es el malo de la película en la F1 actual.

Honda ampliará su fábrica en Inglaterra

Foto: Sutton Motorsport. 

 

1.- Presupuesto

Llegaron hace dos temporadas con la promesa de tener recursos para ser campeones del Mundo, y esos cantos de sirena habían sido también antaño el argumento principal para seducir al tantas veces considerado oficial y extraoficialmente el mejor piloto de la parrilla. Pero siendo el asturiano uno de los mejor pagados de la parrilla y conociendo su trayectoria deportiva, parece lógico pensar que lo que verdaderamente encandiló a Alonso no fue el hecho de engordar aún más su cuenta corriente, sino contar con un motorista lo suficientemente solvente como para hacer de McLaren un equipo ganador casi desde el principio, en una competición en la que el dinero lo es casi todo para que lleguen los resultados deportivos.  

2.- Guerra Civil en McLaren

Sin embargo, mientras que en Ferrari no daban con la tecla para dar a sus pilotos un coche ganador pero se repartían responsabilidades entre todos, la situación de McLaren era aún peor: un proyecto en su fase inicial -no con con los de Woking peleando por los puestos de cabeza, ni mucho menos- y una guerra interna entre la parte británica y la parte japonesa por el control del equipo tan absurda como poco rentable.

Arai-Dennis-Honda-McLaren

El entonces jefe de Honda Motorsport, Yasuhisa Arai, conversa con Ron Dennis, director ejecutivo de McLaren, tras la vuelta de los japoneses a la F1. Foto: Sutton Motorsport. 

Al final, parece que el entorno del incombustible Ron Dennis ha ganado la partida, como prueban los diferentes cambios en el 'staff' de Honda y el "nuevo rumbo" que prometen seguir los japoneses como 'culables reconocidos' de sus problemas en estos dos años.

3.- Falta de potencia

Es curioso que todos carguen ya casi en exclusiva contra el motor, cuando McLaren no sabe hacer un coche competitivo desde 2012, a pesar de haber contado con el bloque más deseado -Mercedes- hasta la llegada de Honda. Sin embargo, es cierto que los japoneses llegaron prometiendo la mayor potencia del paddock en el año de su regreso y que tampoco cumplieron con su parte en 2015, ni con una mínima fiabilidad que permitiera a Alonso y a Button contrarrestar esta carencia con valiosísimos puntos de cara al desarrollo de 2016. 

4.- Lentitud de reflejos

La filosofía japonesa de trabajo consistente en ir paso a paso de la que Honda ha hecho gala hasta ahora parece que tampoco ha sido la más adecuada para ponerse al día pronto en el desarrollo de sus bloques. Entre que el sistema de tolkens no ha sido demasiado benevolente con ellos y que han demostrado una falta de reflejos evidente para subsanar errores de diseño como el manifestado antes del GP de Montecarlo, las cuentas siguen sin salir. 

5.- Decisiones estratégicas

Fernando Alonso ha demostrado tener hasta ahora un gran espíritu de equipo y una paciencia con los suyos casi infinita. Pero todo tiene un límite y, lógicamente, al amor propio de un bicampeón del mundo como él no le sirven más excusas: lleva años centrando sus movimientos en la consecución de un tercer Mundial que no llega, y que en McLaren, tal y como están las cosas, parece que está más lejos que nunca, al menos, desde que dejó Renault en 2006. Y las fricciones internas que le acabarían por alejar de Ferrari por no acumular victorias suficientes para ganar títulos parece que vuelven a aflorar en una escudería que ni siquiera logra puntuar en todas las carreras y que no puede hacer gala, ni siquiera, de tomar las mejores decisiones en carrera ni tener el menor índice de 'errores no forzados' de esta temporada. 

Alonso-Button-McLaren-Honda.png

Alonso y Button, cuerpo a cuerpo, en el GP de Hungría 2016. Foto: Sutton Motorsport. 

Y por si fuera poco, aunque los resultados parciales sigan siendo mejores que los de Button en muchas ocasiones y llegara a McLaren en 2015 como teórico 'primer piloto', esa condición tácita ya no está tan clara respecto a su compañero -si es que alguna vez lo estuvo-. Y la última prueba de ello es que, ante semejante necesidad de resultados, a McLaren no le tiemble el pulso para tomar decisiones de equipo que perjudiquen a Fernando, como sucedió, sin ir más lejos, en el último GP de Alemania de 2016. 

Con ello, parece un poco aventurado añadir más motivos por los que Honda es el malo de la película, debido a estos dos años tan nefastos para McLaren. Eso sí, si los japoneses no hacen los deberes en cuanto a prestaciones y fiabilidad en sus bloques, sus pilotos tendrán las manos bastante atadas, incluso si el McLaren se revelara de pronto como un monoplaza puntero en aerodinámica, chasis y suspensiones, elementos en los que ha mejorado mucho... pero sin el suficiente éxito que debe acompañar de una vez a una escudería que, tras 50 años de historia y títulos, no puede excusarse más en los fallos de sus socios asiáticos. Ni permitirse sejante sangría de puntos y patrocinadores. 

La buena noticia es que parece que la paz interna -y la línea de trabajo de cara al exterior- progresan en la buena dirección. Al menos, eso es lo que aseguraba esta semana el director deportivo de McLaren, Eric Boullier, en declaraciones oficiales. "El nuevo enfoque de Honda con Hasegawa es muy diferente al que existía en 2015 con Yasuhisa Arai. Tengo una muy buena relación con él. Nos reunimos con mucha regularidad, cara a cara no solamente en la pista donde todo el mundo está ocupado y tiene sus propias funciones. Él es abierto, transparente, agresivo e inteligente. Estamos empezando a ser cooperativos, algo que se puede ver ya en algunos proyectos en los que McLaren forma parte de ellos. Está funcionando y esa es la clave", aseguraba en la web oficial de la F1. 

Además, te puede interesar: 

Alonso, sin vacaciones para dar un empujón a McLaren. 

Alonso: de McLaren a McLaren. Siete años en el infierno.

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches