Noticia

El nuevo Citroën AirCross se fabricará en Francia

Kike Ruiz

22/06/2016 - 10:25

El Citroën AirCross que ves en las imágenes empezó siendo un boceto hace ya dos años y medio. Después, el Centro de Diseño de París le dio forma y seis meses más tarde ya te pudimos presentar al que será el futuro SUV de la marca francesa. Es una evolución del lenguaje de estilo del Citroën Cactus y será una realidad en 2018. Además, Citroën acaba de anunciar que lo fabricará en Francia, en la planta de Rennes, que recibirá una inversión de 100 millones de euros por parte de PSA.

No te pierdas: Cazado por primera vez el Citroën C3 2017

Citroën se mete de lleno en la pelea por los SUV medios con su nuevo prototipo: el Citroën AirCross. Si la primera impresión es la buena, tengo que decir que han acertado con el diseño de este prototipo. Vestido de un intenso color naranja, sus musculosas formas provocan que sus 4,54 metros de longitud parezcan más. La anchura llega casi a los dos metros, mientras que la altura se queda en 1,80 metros. Con esas dimensiones entra de lleno en el segmento de los SUV medios donde juegan los Ford KugaMazda CX-5 y Honda CR-V

Está claro que en Citroën quieren darle un hermano mayor al C4 Aircross (mide 4,34 metros) y hacerlo sin ayuda de ningún partner. Este concept llega firmado exclusivamente por el Centro de Diseño que la marca tiene en la capital parisina y que está dirigido por Alexandre Malval. Según me cuentan es una evolución, un paso más en el lenguaje de diseño del Citroën C4 Cactus y muchos de los rasgos que ves aquí serán la base para los futuros desarrollos de Citroën en los diferentes segmentos de su gama. Es la constatación de que la separación con DS ya es total.

Pero, ¿cómo definir está nueva senda que han iniciado en la marca gala? La respuesta, como siempre, es muy ambigua y muy del gusto de los diseñadores. El nuevo estilo que va a marcar las creaciones futuras de Citroën viene definida por tres palabras: optimista, humana e inteligente. Una traducción un poco más clara vendría a decir que la identidad que Citroën quiere trasladar a sus futuros modelos vendrá dada por la sencillez en las formas exteriores (con un marcado impacto visual, eso sí) y unos interiores amplios, cómodos, pero a la vez muy tecnológicos. 

La correlación de todo eso lo tengo delante, con un AirCross Concept que se presenta a sí mismo con una prominente parrilla doble y unas entradas de aire inferiores igual de potentes. Lo cierto es que el impacto visual lo consiguen a la primera, aunque también hay que decir que estas formas me recuerdan ligeramente al Range Rover Evoque. Después de su frontal, lo que me llama rápidamente la atención son sus enormes ruedas.

No te pierdas: El Citroën Berlingo cumple 20 años

Firmadas por Continental y desarrolladas específicamente para este prototipo, van montadas sobre unas llantas de 22 pulgadas y cinco radios que ponen la guinda a una silueta que, en su parte trasera, huye de las tan de moda formas coupé y añade un guiño vintage: me refiero a las aletas traseras con esa ligera línea ascendente de los clásicos Citroën XM o la diminuta ventanilla trasera. Por detrás es tremendamente sencillo en sus formas, con unos pilotos ovalados en cuyo interior, su entramado en 3D, ponen el punto sofisticado al igual que lo hacen los escapes dobles. 

Toca meterse en el interior. ¡Y aquí viene la sorpresa! Las puertas, de apertura opuesta, prescinden del pilar B y eso hace que acceder a ambas filas de asientos sea más fácil. Dentro solo hay aforo para cuatro ocupantes, unos pasajeros que se ven envueltos en una atmósfera muy peculiar. Citroën ha conseguido mezclar materiales y formas para lograr un conjunto tan minimalista como tecnológico. De esto último se encargan las cuatro pantallas que hay repartidas por el habitáculo y que permiten interactuar al pasaje, incluso con el mundo exterior, gracias a Internet. Un detalle que refrenda esto último son las minúsculas cámaras que hay en los laterales y que permiten hacer fotografías del paisaje para después poder compartirlas a través de las redes sociales.

Me queda hablarte de lo que reside bajo el capó y, como no podía ser de otra forma, Citroën ha elegido un sistema de propulsión híbrido enchufable compuesto por un bloque de gasolina THP de 218 CV que va ayudado por otro motor eléctrico de 95 CV que solo actúa sobre el eje trasero. Así logra una tracción integral que casa perfectamente con la carrocería SUV de este concept.

Alexandre no me lo quiso decir, pero en su mirada noté que esté concept va a ser una realidad muy pronto. De hecho, la marca gala acaba de anunciar que será fabricado en su planta de Rennes ,que para la ocasión, recibirá una inversión de 100 millones de euros por parte de PSA. Este modelo sustuirá al actual Citroën C4 AirCross cuando salga a la venta, cosa que podría suceder en 2018.

Fuente: Automotive News

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Buscador de coches