Vigila tus neumáticos, antes y después de comprarlos

Vigila tus neumáticos, antes y después de comprarlos

02/10/2014 - 10:02

Antes y después de comprar unas ruedas conviene tener una serie de factores en cuenta. Vigilar tus neumáticos no solo mejorará tu confort y seguridad al volante, también tu economía.



Vigilar tus neumáticos es una de las operaciones de mantenimiento del vehículo más importantes, quizá la más, porque incide directamente tanto en la seguridad como en la economía de uso de tu automóvil. En el vídeo de abajo puedes encontrar los consejos principales al respecto, desde dónde buscar los números de referencia que debes tener en cuenta para comprar las ruedas adecuadas a tu coche, hasta cómo revisar la banda de rodadura.

No te pierdas: "De 0 a 300 km/h en 21,19 segundos, las claves de un récord"

Si vas a comprar ruedas nuevas para tu coche, lo primero que debes tener en cuenta es que coincidan con las medidas que necesitas. Parece una fallo tonto, pero a este que te escribe una vez le pasó. Para encontrar estas medidas, no tienes más que fijarte en el flanco de los neumáticos de tu coche, donde vas a encontrar una serie de números. El primero muestra la anchura en milímetros, el segundo indica la relación altura/anchura, tras la R va el diámetro de la llanta en pulgadas y, al final, aparecen el índice de carga y el código de velocidad, que se muestra con una letra. Es fundamental que coincidan todos ellos. Ten en cuenta, si conduces un coche de tracción trasera de cierta potencia, que lo normal es llevar medidas diferentes en cada eje.


A la hora de elegir neumáticos nuevos, hay un número fundamental, el código DOT de las ruedas, cuyas últimas cuatro cifras indican la fecha de fabricación del neumático. Las dos primeras son para la semana del año en que se terminó y las dos últimas son el año. No compres nunca unos neumático de más de tres años de antigüedad, porque a partir del quinto empiezan a cristalizarse. 

Cuando te vayan a instalar los neumáticos nuevos, en el taller te los tienen que equilibrar, una operación que arregla las irregularidades internas de la goma. Seguramente, en tu taller de neumáticos te preguntarán si quieres que hagan el alineado o paralelo, por el que te cobrarán un poco más. Aunque esta operación no tiene que ver directamente con los neumáticos es totalmente recomendable, ya que corrige las desviaciones entre ejes del coche.

¿Y a partir de ahí? ¿Te olvidas? Porque para asegurar su rendimiento es conveniente observar escrupulosamente el mantenimiento de los neumáticos. Una vez al mes, tienes que comprobar que su presión sea siempre la recomendada por el fabricante, que es un poco mayor si el coche va a ir muy cargado. También hay que vigilar que el desgaste de la banda de rodadura sea homogéneo y, por supuesto, la profundidad del dibujo. Si esta se acerca al testigo de desgaste o a los 1,6 mm que marca la ley, tus ruedas están para cambiar.

Más de Especial Michelin