VW Golf GTE, a 130 km/h solo con electricidad

25/02/2014 - 07:15

<p>Dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico, mueven al nuevo VW Golf GTE. La fusión de ambos consigue unos valores casi idénticos a los del Golf GTD, pero es que propulsado sólo con electricidad puede recorrer 50 km y acelerar hasta 130 km/h.</p>

La versión enchufable del Golf, el VW Golf GTE será una de las novedades del Salón de Ginebra. Es un modelo híbrido enchufable que combina un motor de gasolina (1.4 TSI) y otro eléctrico. La fusión de ambas mecánicas le concede una potencia de 204 CV y unas prestaciones casi idénticas a las del Golf GTD (pasa de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 217 km/h). Mientras que, en modo puramente eléctrico, es capaz de recorrer 50 km y acelerar hasta 130 km/h.

Para conseguirlo, el motor eléctrico (que VW ha integrado en la carcasa de la caja de cambios) cuenta con dos baterías de ion-litio que se recargan con un enchufe convencional. La toma de carga del Golf GTE se encuentra en el frontal, bajo el logotipo de la marca y permite llenar las pilas por completo en tres horas y media (2,5 horas si la carga se realiza en un 'wallbox' o en una estación pública).

Con ambas baterías a tope de carga, puede recorrer 50 km/h sin que el motor de gasolina entre en funcionamiento (con él, la autonomía sube hasta 939 km).

El VW Golf GTE cuenta con tres modos de conducción que se seleccionan con solo tocar un botón. La tecla 'modo-E' lo convierte en un coche con cero emisiones, mientras que el 'modo GTE', activa su lado más deportivo. Cuenta también con una opción que permite programar el viaje de forma que, tras un trayecto largo por carretera, el coche active de manera automática la conducción eléctrica al entrar en ciudad.

Todo esto (y mucho más) se controla a través de la pantalla táctil de 6,5 pulgadas. Es la misma que montan el resto de modelos de la gama, solo que, en el VW Golf GTE, ofrece información adicional: autonomía, flujo de energía y estadística de emisiones.

Un último apunte para señalar que el Golf GTE se diferencia, a simple vista, de sus hermanos de gama. Aunque comparte con ellos todas las señas de identidad, en la versión eléctrica los detalles tradicionalmente rojos pasan a ser azules (el color de la electromovilidad).

Más de E-mobility de Volkswagen