Cómo hacer más seguro un coche antiguo

Cómo hacer más seguro un coche antiguo

29/07/2016 - 14:26

Aplicaciones para el móvil y una correcta revisión de amortiguadores y neumáticos son las dos claves para hacer más seguro un coche antiguo. Ninguna de las dos medidas supone un desembolso elevado y pueden marcar la diferencia entre sufrir un accidente o llegar sin sorpresas desagradables a tu destino.

Vale que el de la foto que abre esta noticia puede resultar algo exagerado pero los tres trucos para hacer un coche antiguo más seguro le son perfectamente aplicables. 

Los expertos aseguran que el envejecimiento del parque automovilístico español es imparable. Las ventas de vehículos nuevos no son malas, sobre todo gracias a las ayudas gubernamentales como el Plan PIVE, pero aún así el efecto no es suficiente para evitar que la edad media de los coches que, a día de hoy, circulan por nuestras carreteras supere los 10 años.

Además de ser más contaminantes, los coches antiguos resultan más inseguros. Y no sólo porque sus piezas hayan sufrido un mayor desgaste y tengan más riesgo de deterioro o avería en el momento menos oportuno; sobre todo porque carecen de buena parte de los sistemas de seguridad activa y pasiva que montan los coches modernos.

Tomar como base un Renault Clio matriculado en el año 2005, por poner un ejemplo, y dotarlo de los sistemas de seguridad de última generación sería posible pero muy caro (tanto que saldría mucho más rentable comprar un coche nuevo), pero eso no significa que haya que resignarse y cruzar los dedos para que el paso del tiempo no nos muestre su peor cara. La forma de 'luchar' está en estos dos consejos para hacer de un coche antiguo un vehículo más seguro.

1. Aplicaciones móviles de ayuda al conductor

Tecnologías de detección de fatiga, alerta de salida involuntaria de carril o lector de las señales del pavimento son propias de coches de última factura.

Como hemos dicho antes, montar estos sistemas en un vehículo que ha cumplido los 10 años sería muy costoso, pero hay una alternativa mucho más barata y sencillas: recurrir a las 'apps' de ayuda al conductor.

iOnroad, por ejemplo, es una aplicación que muestra la distancia real que existe entre tu coche y el vehículo que te precede. La aplicación utiliza la cámara del teléfono y una serie de sensores para calcular a qué distancia se encuentran los otros vehículos y utiliza alertas sonoras cuando esta es menor de la recomendada.

2. Revisa neumáticos y amortiguadores

Por abundante y variada que sea la dotación tecnológica de un coche nada compensa la prudencia de un conductor precavido.

Por que no debes poner más presión a los neumáticos

En el espacio Vision Zero de Continental hemos hablado en numerosas ocasiones de lo importante que son los neumáticos como único punto de contacto del automóvil con la carretera, de ahí la importancia de tenerlos siempre en perfecto estado sea cual sea la edad del coche que los monta.

Como el amortiguador es el que hace que el neumático entre en contacto con la carretera, resulta igual de importante cuidar de que nada falla en el sistema de suspensión.

Un amotiguador gastado se traduce en una rueda que, en lugar de girar, bota sobre el asfalto.

Un neumático con presión incorrecta o menos dibujo del recomendado necesita más distanca para frenar, no evacúa el agua cuando llueve...

Más de VisionZero by Continental