Así son los neumáticos de verano

Así son los neumáticos de verano

02/08/2016 - 10:00

Si tú no usas el mismo calzado en invierno que en verano, ¿por qué dejas que tu coche lo haga? Del mismo modo que se recomienda montar neumáticos de invierno cuando el mercurio baja de siete grados, es aconsejable poner unos de verano cuando sube la temperatura. Si sigues leyendo entenderás por qué.

Los neumáticos de verano están fabricadas con un caucho más duro, que persigue una mayor adherencia y control para adaptarse a temperaturas más altas. 

Antes de explicarte por qué es recomendable usarlos cuando el mercurio empieza a ascender, vamos a repasar los tipos de neumáticos que encontrarás en el mercado:

- De verano: se utilizan siempre que las temperaturas no bajen de los 7ºC, que es cuando su rendimiento se degrada de manera notable. Estas gomas, fabricadas están optimizadas para condiciones no extremas, pues lo que buscan es una mayor adherencia y control, y adaptarse a temperaturas más altas. La legislación española establece que la profundidad mínima del dibujo, o testigo de desgaste, ha de ser de 1,6 milímetros.

- De invierno: recomendados por debajo de los 7ºC, persiguen mejorar el agarre ante circunstancias extremas de lluvia, hielo o nieve. Los fabricantes de ruedas emplean un mayor porcentaje de caucho natural, más blando, de tal forma que se endurezcan con dificultad y mejoren su agarre a bajas temperaturas. Además, los surcos de las gomas son más pronunciados, sobrepasan los 5 milímetros, con el objetivo de que la lluvia o la nieve se deslicen entre esas hendiduras y el neumático no pierda adherencia. Por encima de los 7ºC su degradación es muy notable.

- Neumáticos mixtos: tal y como su nombre indica, se trata de unas gomas intermedias, que pueden utilizarse todo el año siempre que las temperaturas no sean extremas, aunque su desgaste es mayor que el de los neumáticos específicos de cada estación.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos de verano

Los fabricantes recomiendan contar con un juego distinto de gomas para cada estación, que deberá intercambiarse en el momento oportuno, pues, de esta forma, se optimiza el rendimiento, se reduce la degradación y el consumo. Las ruedas específicas para verano tienen una serie de ventajas respecto al resto de neumáticos durante los meses más cálidos, aunque también presentan inconvenientes.

Ventajas

- Mayor agarre: redunda en la seguridad, además de reducir el tiempo de frenada.

- Más superficie de contacto: suelen ser más anchos, lo que repercute en su agarre, pero aumenta asimismo su riesgo en caso de lluvia, cuando son más proclives a perder tracción o a patinar (aquaplaning).

- Maniobrabilidad óptima en condiciones no extremas.

- Reducción del ruido y del consumo, gracias a una menor resistencia a la rodadura.

Inconvenientes

- Menor agarre en climas fríos.

- No son adecuadas para hielo y nieve, aunque evacúan mejor el agua gracias a los dibujos.

- Más superficie de contacto: pese a ser una ventaja en seguridad por su mayor agarre en condiciones de seco, calzar gomas más anchas implica un aumento en el consumo de combustible. El motor tiene que mover neumáticos con un mayor diámetro y para ello necesita más fuerza de propulsión.

Más de VisionZero by Continental