El Tour de Francia que se corre sobre cuatro ruedas

El Tour de Francia que se corre sobre cuatro ruedas

30/01/2014 - 07:19

Hablar del Tour de Francia y asociarlo, de manera automática, con la bicicleta es inevitable. Sin embargo, por las carreteras francesas se celebra, desde hace más de un siglo, otro tour. Es el de los automóviles, una preciosa carrera en la que vehículos históricos compiten tanto en regularidad como en velocidad.

El Tour de France Automobile se celebra desde 1899. El periódico Le Matin fue quien organizó la primera edición, aunque, desde entonces, su historia está plagada de idas y venidas. Tras su estreno, no volvió a celebrarse hasta 1908; sufrió un nuevo parón hasta 1951 y resurgió desde entonces y hasta 1964, para volver, cinco años después, y seguir activo hasta 1986.

La historia actual del Tour de Francia para automóviles se remonta a 1992. Desde entonces, se conoce como Tour Auto y acoge a vehículos históricos que compiten tanto en regularidad como en velocidad. La prueba se reparte en cinco días, en los que los pilotos recorren más de 2.500 kilómetros de carreteras, cuatro o cinco de circuitos y entre seis y ocho de montaña.

Según la organización, cada año toman parte en el Tour de Francia más de 300 pilotos. Jean Berchon (protagonista de esta 'Road Story' de MICHELIN) es uno de ellos. Según cuenta, lleva más de 15 años participando en el Tour Auto, siempre al volante de su precioso Mustang 289.

Berchon reconoce que tan importante como el coche y casi más que la del piloto es el trabajo del copiloto. Alaba así la labor de su fiel acompañante, Aleth, gracias a quien consigue estar "en el sitio adecuado, en el momento justo".

Más de Especial Michelin