La pasión por conducir no está reñida con la seguridad

La pasión por conducir no está reñida con la seguridad

18/07/2014 - 17:40

Te has comprado un 'cochazo', porque tú lo vales y porque tú lo mereces. Pero también vales y también mereces conducirlo con seguridad. Que los neumáticos sean de calidad, acordes a la estación del año y que estén en buen estado es fundamental para sacar el máximo partido a tu flamante coche nuevo. MICHELIN te da 10 consejos para mantenerlos a punto.

Llámese BMW, Audi, Mercedes o, por qué no, Citroën. Hay coches que son apasionantes de conducir. Pero, para que esa afición no se convierta en un peligro hay que mantener la cabeza fría y recordar que la pasión nunca debe estar reñida con la seguridad.

Turismo o deportivo, todoterreno o compacto, superdeportivo o utilitario, de 100.000 o 30.000 euros, no importa, en todos los coches, los neumáticos son el único punto de contacto con la carretera, de ahí la importancia de mantenerlos en buen estado.

Llevarlos 'a punto' no supone tanto trabajo, basta con que tengas en cuenta los 10 consejos básicos que da MICHELIN:

1. Elige el neumático adecuado. Los de invierno son perfectos para el frío, pero no dan la seguridad esperada en verano. Si no puedes cambiarlos según la estación, opta por unos mixtos.

2. Dibujo. Comprueba de manera regular el desgaste del dibujo. Si es inferior a 1,6 mm (suelen llevar indicadores de desgaste), ha llegado el momento de cambiarlos.

3. Presión. Llevar la cantidad de aire correcta reduce el riesgo de perder el control del vehículo, a la vez que eleva el consumo de carburante.

4. Equilibrado. Siempre que cambies los neumáticos debes hacer un equilibrado. Esta sencilla operación previene el desgaste prematuro y elimina las vibraciones. Además, protege la transmisión, la dirección y la suspensión del vehículo.

5. Alineación. Se conoce comúnmente como 'paralelo'. Por un golpe (bordillazo, por ejemplo), el coche puede perder la alineación entre ejes y afectar a la dirección.

6. Rotación de neumáticos. Si sólo vas a cambiar las 'gomas' de un eje, pasa los delanteros a la parte trasera y monta los nuevos delante.

7. Válvulas. Son de goma y las altas velocidades terminan por deteriorarlas, por eso, debes cambiarlas a la vez que los neumáticos.

8. Almacenamiento. Si usas neumáticos estacionales (de verano e invierno), guarda los que no utilices en un lugar seco, ventilado y templado, alejados del sol y la lluvia. Tampoco deben estar cerca de productos químicos ni objetos puntiagudos.

9. Reparación. En ocasiones, ante un pinchazo no es necesario cambiar el neumático y basta con repararlo. La decisión final, déjala en manos del experto.

10. Hora del cambio. Es imposible predecir la vida útil de un neumático, pues depende de muchas circunstancias (modo de conducción, kilómetros recorridos, temperatura...). Una inspección visual periódica es la mejor manera de saber cuándo hay que buscar unos nuevos.

Más de Especial Michelin