KTM, nacidos por y para competir

08/01/2014 - 06:30

Cuando por las venas no corre sangre sino gasolina, decir que lo del automovilismo se lleva en los genes queda corto. Esto es lo que le sucede a los fundadores de KTM y a toda su familia, que no contentos con crear uno de los coches más divertidos del momento, han dado vida también a una competición.

Con un padre piloto y un tío piloto y, además, fundador de una de las marcas más reconocidas, el destino de Hubert Trunkenpolz estaba escrito. Por eso, ochenta años después de que su tío fundara KTM, ejerce como orgulloso director general de la compañía.

Corría el año 1934 cuando Hans Trunkenpolz creó, junto a dos socios, KTM. Por aquél entonces, nació como una empresa dedicada a fabricar motos, especialmente motos off road. Pero, poco a poco, la compañía fue creciendo hasta que, en 2007, cobró vida el primer KTM de cuatro ruedas: el KTM X-Bow.

Para Hubert Trunkenpolz, el X-Bow une lo mejor de dos mundos: el del motociclismo, por un lado, y el de los superdeportivos, por otro. Es un coche divertido, seguro (el chasis es monocasco de fibra de carbono), con una excelente relación entre peso y potencia y un consumo de combustible muy contenido. Además, está homologado para circular fuera de circuito.

El éxito del KTM X-Bow fue tal que, rápidamente, evolucionó y, como resultado, llegó el X-Bow GT. Pero, no contentos con esto, la saga Trunkenpolz creó su propia competición: la KTM X-Bow Battle.

Y es aquí, donde entra en juego MICHELIN. "La mejor experiencia en las carreras de coches es cuando te encuentras con los demás pilotos, llega el momeno de frenar en una curva y sientes la emoción de quién frenará el primero y quién el último, y después tomas la curva a máxima velocidad", relata Hubert. Pero para que la emoción no se convierta en miedo, hay que contar con un juego de neumáticos que se agarre bien a la pista. Gracias a los de MICHELIN, los KTM van seguros y consiguen bajar entre tres y cuatro segundos por vuelta. Y eso, en plena competición, es mucho.

Más de Especial Michelin