Hyundai Ioniq, bienvenido a la movilidad del futuro

25/10/2016 - 20:32

La movilidad del futuro se llama Hyundai Ioniq y tiene tres caras: una híbrida, otra plug-in y una tercera eléctrica 100%. A pesar de ser altamente eficiente y apenas contaminante, no renuncia a la deportividad y entiende que el coche se disfruta tanto en ciudad como en carretera abierta. ¡Bienvenidos a la movilidad del futuro!

Con Hyundai Ioniq damos la bienvenida a la movilidad del futuro. Un futuro que ya es presente y se bifurca en tres caminos. 

Dicho de otro modo. Lo de los coches que levitan (no circulan) sobre carreteras que se superponen y que en cuestión de minutos pueden recorrer miles de kilómetros siguen siendo terreno vedado para películas de ciencia ficción. La movilidad del futuro que nosotros queremos es la que se mueve por las ciudades y carreteras tal y como las conocemos; la que se basa en coches altamente eficientes, poco contaminantes y que no por ser ambas cosas renuncian a la deportividad o a una estética bonita.

Te preguntarás: ¿esto existe? Y te responderemos: sí, se llama Hyundai Ioniq.

Hyundai Ioniq: un coche, tres variantes

La filosofía de Hyundai dice: "todo coche eficiente debe contar con unas prestaciones de conducción dinámica para seguir disfrutando del placer de conducir".  A esto, añadimos de nuestra cosecha "sean cuales sean sus necesidades".

Y es que, con el Ioniq, Hyundai ha hecho lo que nadie hasta ahora había conseguido: desarrollar tres tecnologías eléctricas que se asientan sobre una única plataforma que además tiene un diseño elegante, moderno y funcional.

Las tres variantes del Hyundai Ioniq son:

- Híbrida

- Híbrida enchufable (Plug In)

- Eléctrica 100%

Hyundai Ioniq Híbrido

Esta versión combina un eficiente motor de gasolina con un motor eléctrico y una transmisión de doble embrague para una conducción económica a la vez que divertida.

El Hyundai Ioniq híbrido utiliza un motor de combustión interna 1.6 GDi que entrega 105 CV y que trabaja de forma conjunta con un motor eléctrico de 170 Nm de par máximo y 32 kW de potencia.

La potencia combinada de ambos propulsores es de 140 CV que se gestionan con una caja automática de doble embrague y seis velocidades; mientras que el consumo combinado queda por debajo de los 3,9 l/100 km y las emisiones no superan los 92 gr/km.

La versión híbrida del Ioniq ofrece dos modos de conducción: Normal y Sport. En ambos casos el conductor está al tanto del funcionamiento del vehículo gracias a la pantalla digital en color que preside el salpicadero y desde la que también se controlan sistemas como Apple CarPlay, Android Auto y el navegador con software de TomTom.

La movilidad del futuro que representa el Hyundai Ioniq apuesta firmemente por la seguridad con una dotación tecnológica de altísimo nivel que incluye alerta de cambio involuntario de carril, detección de ángulo muerto, alerta de tráfico trasero, frenada autónoma de emergencia y control de crucero inteligente.

Hyundai Ioniq eléctrico

Equipado con un motor eléctrico de alto par propulsado por una batería de gran capacidad de polímero de iones de litio (se vende con garantía de ocho años o 200.000 km), la versión eléctrica 100% del Hyundai Ioniq puede recorrer hasta 280 kms sin tener que parar a recargar.

El motor eléctrico tiene 120 CV y un par máximo de 295 Nm que se entregan desde el arranque, lo que unido a los elementos de bajo peso que se han utilizado en la carrocería (aluminio ligero y acero) y su coeficiente de resistencia de tan sólo 0,24 Cx le permiten una conducción ágil y agradable.

El Hyundai Ioniq eléctrico se puede conducir en tres modos: Normal, Eco (aprovecha al máximo la eficiencia energética) y Deportivo (añade 30 Nm adicionales para llegar al máximo de 295 Nm).

Hyundai Ioniq Plug In

Se incorporará a mediados de 2017 con todas las ventajas del Ioniq híbrido y hasta 50 km de conducción eléctrica sin emisiones. Con la posibilidad de cargarlo desde una fuente de alimentación externa.

Al igual que la variante híbrida, el Ioniq híbrido-enchufable se mueve gracias a la combinación del motor de inyección directa y el eléctrico. 

La gran ventaja de esta versión es que ofrece una autonomía de conducción totalmente eléctrica de unos 50 kms gracias a la potente batería de polímero de iones de litio.

A nivel estético, se diferenciará de sus hermanos por los faros LED y las llantas de 16” de diseño especial. Y aunque compartirá con el Ioniq híbrido la mayor parte de los detalles exteriores, como la parrilla hexagonal y las luces de día LED verticales con forma de “C”, el Plug-in dispondrá de una tapa adicional para la toma de carga en la aleta delantera izquierda.

Al volante del Ioniq Plug-In, el conductor podrá seleccionar dos modos de conducción: Sport y Eco.

La primera emplea marchas cortas durante más tiempo y combina la potencia del motor de combustión y el motor eléctrico para disponer de un rendimiento maximizado. Durante su uso, el gráfico del panel de instrumentos digital se transforma en un velocímetro giratorio, rodeado de un tacómetro de estilo analógico, mostrando los rpm del motor en un fondo de color rojo.

En el modo Eco, el cambio automático de seis velocidades optimiza la selección de marchas para economizar combustible, pasando en menos tiempo a marchas más largas, mientras que el panel de información TFT simula la familiar aguja del velocímetro.

La movilidad del futuro está a la vuelta de la esquina. Y Hyundai, de la mano del Ioniq, lleva ventaja.