Georges Blanc revela su pasión por los coches

02/12/2013 - 07:36

Georges Blanc es uno de los cocineros más reconocidos a nivel internacional. Su restaurante (llamado como él) ha sido galardonado con las tres estrellas MICHELIN. Lo que muchos no saben, es que Blanc tiene otra pasión además de la cocina: los coches.

Conocido por su buen hacer entre fogones, Georges Blanc es un apasionado de los coches. Ambas cosas le vienen de familia. Abrió su restaurante en 1960, en Vonnes (Francia), su localidad natal. Lo hizo inspirado por su bisabuela, dueña de una posada galardonada con un estrella MICHELIN en 1929, con dos estrellas MICHELIN en 1931 y con las tres estrellas 50 años después.

Georges Blanc no ha tenido que esperar tanto y, a principios de la década de los 80, consiguió las tres estrellas MICHELIN, el máximo galardón que ofrece el prestigioso y exigente jurado de las guías MICHELIN.

Su pasión por los coches también es heredada. Conserva todavía un Berliet que compró su abuelo en 1929 y un Renault Floride propiedad de su padre desde 1963. Su primer coche fue un Alfa Romeo Giulietta y hoy es orgulloso conductor de un BMW 640 Gran Coupé y un Mercedes 500 E.

Todo esto ha convertido a Georges Blanc en protagonista de una de las 'Road Stories' de MICHELIN. En el vídeo, el prestigioso chef recuerda la emoción que sintió cuando le invitaron a participar en 'Le volant des Chefs', un evento organizado por Porsche y en el que 20 cocineros rodaron en el circuito de Le Mans.

Afirma estar orgulloso de sus coches y también de formar parte de la 'familia MICHELIN'. "Para MICHELIN el mejor rendimiento es el más duradero y yo tengo la misma sensación en mi cocina", asegura.

Más de Especial Michelin