Toyopet Crown Delux, el primer coche de rallys Toyota

Toyopet Crown Delux, el primer coche de rallys Toyota

17/05/2017 - 15:24

¿Conoces el Toyota Crown Delux? Es el primer coche de rallys de Toyota, un modelo con una bonita historia que contar...

Este año y tras 18 de inactividad, Toyota volvió al Mundial de Rallys. El suyo ha sido un regreso por la puerta grande, pero a quienes conocen algo de su historia seguro que los éxitos del equipo japonés no le han sorprendido.

¿Qué por qué hablamos ahora del regreso de Toyota a la competición? Simplemente porque nos da el capotazo perfecto para introducir el tema que realmente nos interesa y que es resucitar al que fuera el primer coche de rallys de Toyota, el Toyopet Crown Delux.

Así se llamaba el automóvil con el que Toyota participó en el Round Australia Trial, un modelo que convirtió a la marca en el primer fabricante japonés que participaba en el automovilismo internacional.

Viajando en el tiempo hasta 1957

En las efemerides de Toyota, agosto de 1957 figura como el año en que introdujo el modelo Crown en el mercado estadounidense; pero también como la fecha en la que participó por primera vez en que la marca tomaba parte en una competición internacional, concretamente en el Round Australia Trial.

La entrada de Toyota en el Mundial de Rallyes era el colofón al anuncio hecho por Kiichiro Toyoda, fundador de Toyota y presidente de la marca entre 1941 y 1950. "Los fabricantes deben participar en las carreras para probar la durabilidad y mostrar su máximo rendimiento. Con la competencia viene el progreso, así como la emoción entre los seguidores del automovilismo. El objetivo de las carreras no es solo satisfacer nuestra curiosidad, sino también permitir el desarrollo de la industria japonesa de vehículos de pasajeros", señalaba entonces Toyoda.

Desafortunadamente, Kiichiro Toyoda murió antes de ver sus ideas convertidas en realidad bajo la dirección de su primo, y sucesor, Eiji Toyoda.

El nuevo director también entendía el automovilismo como una gran herramienta promocional y de desarrollo técnico, pero necesitó del impulso de Shotaro Kamiya, entonces presidente de la división de ventas, para decidir tomar parte en el Round Australia Trial. "No habrá progreso si temes fracasar" fue la frase de Kamiya que convenció a Toyoda.

En busca del Toyota perfecto para competir

Toyota realizó un estudio para decidir qué modelo era el adecuado para participar en el rally.

Tras muchas pruebas, decidieron que el Toyota Crown era la opción más apropiada, ya que estaba preparado para hacer frente a la mayoría de carreteras de Japón que, en aquel momento, no estaban asfaltadas.

El Round Australia Trial era un circuito realmente brutal: 19 días de duración y 16.000 kilómetros de los cuales solo un cinco por ciento se realizaba sobre asfalto suave. Hablamos del que fuera conocido entonces como el rally más duro del mundo.

Elegido el modelo, quedaba la segunda parte: preparar al equipo

Para enfrentarse a la crudeza del Rally de Australia, los responsables de competición de Toyota tuvieron que modificar ligeramente un Toyota Crown y equiparlo con todos los repuestos necesarios, además cargar suficiente agua y combustible.

La marca creó entonces una división dentro de Toyota Technocraft (el departamento de carrocería) dedicada al automovilismo (podríamos decir que fueron las raíces del actual Toyota Gazoo Racing). En un principio se llamó Toyota Sports Corner, aunque con el tiempo fue creciendo y se rebautizó como Toyota Racing Development.

El equipo participante solo estaba formado por tres personas: los mecánicos Kunio Kaminomura y Koujiro Kondo; y el piloto australiano Lindsay Hedley. Los tres valientes fueron enviados a competir sin equipo de apoyo ni vehículos de respaldo, por lo que cualquier problema tenía que ser resuelto por ellos.

Puede parecer una experiencia desalentadora, sin embargo, las fotos que han llegado hasta nosotros de aquella mítica carrera muestran claramente cuánto disfrutó el equipo al volante del Toyota Crown.

Solo 52 de los 86 coches que compitieron llegaron al final del Round Australia Trial. El Toyota Crown estaba entre ellos, cruzó la meta sin grandes problemas mecánicos. El único contratiempo surgió de un pequeño daño en una válvula de admisión del motor, pero no fue lo suficientemente grave como para detenerlo.

Acabó la carrera en el puesto 47, y en tercer lugar entre los participantes extranjeros. Así fue cómo Toyota se hizo un hueco en la historia de los rallyes, al ser el primer fabricante japonés en formar parte del automovilismo internacional.

Más de Espacio Toyota