Qué es y cómo funciona un coche autónomo

Qué es y cómo funciona un coche autónomo

10/08/2015 - 10:30

Por sus avances, sus accidentes y sus anécdotas, Google ha puesto de moda los coches sin conductor. El del gigante informático no es ni el primero, ni el único, pero ¿sabes qué es y cómo funciona un coche autónomo?

Llevamos semanas hablando de los coches que se mueven sin necesidad de conductor. Una idea que hasta hace no mucho parecía de ciencia ficción y cada vez está más cerca de convertirse en realidad. Pero, ¿sabes realmente qué es un coche autónomo y cómo funciona?

Por definición, un vehículo autónomo es un automóvil capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control, percibiendo el medio que le rodea y desplazándose en consecuencia. Es decir, un coche en el que el 'conductor' (que ya no es tal) solo tiene que introducir la dirección de destino y despreocuparse de todo lo demás.

El origen de los coches autónomos es mucho más remoto de lo que se suele pensar. Desde los años 40 se han estado haciendo pruebas de guiado de vehículos embebiendo dentro del asfalto materiales que podían ser detectados y seguidos. De ahí se ha pasado a la detección de obstáculos vía radar en los años 80 y en la actualidad la tecnología es un complejo conjunto de tecnologías que incluyen el reconocimiento de movimiento por cámaras y los sistemas de detección láser. 

Así funciona el coche de Google

Hoy en día, uno de los vehículos más avanzados y referente en este tipo de mercado es el coche de Google. El gigante informático pretende que en 2020 sea corriente ver vehículos completamente autónomos circulando por las carreteras. Para ello, valora la posibilidad de asociarse con productores automovilísticos u ofrecer licencias de su sistema para que sean esas empresas las que los implementen en los vehículos. 

El coche Google está programado actualmente para alcanzar una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora; acumula más de un millón de millas (1'61 millones de kilómetros) de experiencia de conducción autónoma; y aunque ya lleva varias experiencias piloto, faltan muchos detalles por aclarar. 

Los primeros prototipos iniciales carecían de volante y pedales de freno y acelerador, pero han tenido que ser incluidos por razones de seguridad que exige el gobierno de California. Parece lógico, ya que si bien se produjeron durante la etapa de desarrollo, hay que decir que los coches de Google se han visto involucrados en 11 accidentes menores en los que el coche no fue responsable. Esto podrá ser evitado en un futuro, cuando la mayoría de la flota de coches posea un sistema de comunicación general. 

Sobre el papel, una de las promesas que nos deja una futura ciudad con el coche autónomo como protagonista es precisamente que no habrá incidentes entre coches, ya que la comunicación entre ellos será total. 

Mientras todo esto se convierte 100 por 100 en realidad, te dejo un vídeo para que veas cómo se mueve un coche autónomo:

Más de Espacio Toyota