¿Por qué pierde aceite un coche?

¿Por qué pierde aceite un coche?

08/04/2016 - 12:13

Vas a recoger el coche que dejaste anoche aparcado y descubres un charco brillante bajo el motor. El diagnóstico es claro: tu coche está perdiendo aceite, pero ¿por qué?

En ocasiones anteriores hemos hablado de cuándo cambiar el lubricante e, incluso, hasta dónde podría llegar un vehículo sin este elemento. Hoy, vamos a resolver otra cuestión que seguro se han planteado muchos conductores en algún momento: ¿por qué pierde aceite un coche?

El momento al que nos referimos suele ser cuando, tras uno o varios días estacionado, vuelves y encuentras que bajo el motor se ha formado un charco de un líquido negro, viscoso, brillante y de un olor característico.

En efecto, lo que se ha acumulado bajo el coche es un charco de aceite caído directamente del motor. Ante esta situación hay cuatro posibles motivos:

1. Problema en el tornillo del cárter.

El cárter es el lugar donde se acumula el aceite, si el tornillo que lo cierra se ha roto, movido o aflojado el lubricante no queda retenido en su interior. Si esta es la razón por la que tu coche pierde aceite estás de enhorabuena porque aunque te toque cambiar el cárter completo, es barato.

2. Holguras en alguna junta.

Si al abrir la tapa del motor lo encuentras todo cubierto de aceite, lo más probable es que haya holguras en alguna junta o manguito. La visión te puede poner los pelos de punta pero no es tan grave como parece; la reparación no es demasiado costosa, siempre y cuando el coche no se haya quedado sin aceite.

3. El turbo.

Aquí la cosa se pone más fea. Uno de los motivos por los que el coche pierde aceite está en el turbocompresor. Este elemento necesita una lubricación especial que se puede perder porque, al final de su vida útil los retenes no pueden cumplir bien su función. Si no detectas el fallo a tiempo y se rompe el turbo, la factura será de tres ceros.

4. La junta de la culata.

Solo decir el nombre produce miedo en muchos conductores. Esta pieza se encarga de que el líquido refrigerante entre en contacto con el aceite y ambos se mezclen en la combustión. Que se rompa la junta de la culata (la tienes en la imagen por si te cuesta reconocerla) es una de las peores averías que puede sufrir un coche ya que es muy laboriosa y, por tanto, costosa.

Te puede interesar:

Impresionante baile de un helicóptero y un Toyota GT86

Así sueñan los niños los coches del futuro

Sobre vacío, el útilo timo en la venta de coches

Cómo pagar una multa por Internet en cinco pasos

La mayor prueba de coches jamás contada

Más de Espacio Toyota