¿Por qué asusta que se rompa la correa de distribución?

¿Por qué asusta que se rompa la correa de distribución?

07/12/2015 - 09:18

La correa de distribución sincroniza el funcionamiento del motor; es la encargada de coordinar el trabajo de los pistones, las válvulas, el árbol de levas, los piñones… Se trata, por tanto, de un elemento fundamental en los motores (aunque no todos la llevan) y, por eso, es una de las averías más temidas por los conductores (y con razón).

Antigüamente sí, pero ya no todos los motores que circulan por nuestras carreteras tienen correa de distribución; ahora bien, los que la llevan no pueden vivir sin ella. La correa de distribución se encarga de sincronizar el funcionamiento del motor, pues coordina el trabajo de pistones, válvulas, árbol de levas, piñones… 

Que se rompa la correa de distribución es uno de los peores temores de los conductores ¡y con razón! Por eso la mejor forma de evitar pasar un mal en el trago en taller es prevenir.

La red de reparación EuroTaller explica que el primer paso es estar informado acerca de si nuestro coche monta correa de distribución. Hay muchos conductores que ignoran ese detalle, pensando que no les afecta demasiado. Si la respuesta es afirmativa, hay que ser conscientes de tres detalles:

1. El fabricante del vehículo habrá hecho una recomendación de con cuántos kilómetros conviene reponer la correa. Esta recomendación estará en el libro de mantenimiento del coche. En función de la marca y modelo de nuestro coche, el cambio estará recomendado entre los 80.00 y los 150.000 kilómetros, pero, insistimos, en cada caso concreto el kilometraje es diferente.

2. Aunque no hayamos llegado al kilometraje marcado por el fabricante, deberemos igualmente sustituir la correa de distribución. Este componente está realizado a base de material neumático y, al igual que sucede con las ruedas, pasado un tiempo se degrada y su integridad se ve comprometida. En general, se suele recomendar cambiar la correa a los 5 años, si no se hace antes en base al kilometraje.

3. Es muy conveniente hacer revisar una vez al año la correa en el taller. De esta forma, un mecánico podría advertir síntomas de que quizás sea necesario cambiar la correa. Es una tarea que debe dejarse en manos de profesionales, como los de tu EuroTaller de confianza, ya que un automovilista no detectaría las señales de peligro.

¿Y qué pasa si no cambio la correa de distribución cuando me aconseja el fabricante o mi taller de confianza?

El hacer caso omiso de estos intervalos pone en grave riesgo la salud de tu motor. Las consecuencias de no realizar esta operación de mantenimiento preventivo pueden ser desastrosas, tanto para tu coche como para tu bolsillo. La correa podría acabar por romperse y si esto sucede el motor sufrirá daños irreversibles; se pueden romper las válvulas, los pistones, el árbol de levas puede quedar dañado…

Más de Espacio Toyota