Cinco mujeres sin las que los coches no serían lo que son

Cinco mujeres sin las que los coches no serían lo que son

26/05/2017 - 13:30

Debemos estar agradecidos a estas ocho mujeres porque sin ellas los coches no serían lo que son. Son cinco féminas que han hecho historia sobre ruedas y a las que con este reportaje rendimos homenaje.

No es 8 de marzo, pero cualquier día es bueno para rendir homenaje a estas cinco mujeres sin las que los coches no serían lo que son.

Bertha Benz, la primera mujer conductora

Bertha Benz era la mujer de Karl Benz, el inventor del automóvil.

Cuenta la historia que un buen día les dijo a sus hijos "vamos a ver a la abuela" y como la abuela vivía a 106 kms decidió tomar prestado el coche que había inventado su marido para hacer más llevadero el viaje.

Con todo y con eso, recorrer 106 kms en 1888 era una largo camino. Les llevó varios días en los que se tuvieron que enfrentar a todo tipo de dificultades: primero se quedaron sin combustible, después se les estropeó una de las cadenas que movían el tricilo y antes de llegar a su destino, Bertha cambió por sí misma los forros del freno, reparó una tubería de combustible que se había obstruido… En definitiva, que pasó a la historia como la primera mujer conductora y mecánica de coches.

Mary Anderson, inventora del primer limpiaparabrisas

Hacemos un viaje al pasado hasta 1905. Ese año, una mujer llamada Mary Anderson ideó el que pasaría a la historia como el primer limpiaparabrisas.

En realidad, a Mary se le encendió la bombillita mientras viajaba en tren al ver las dificultades de los conductores para avanzar bajo la lluvia, pues incluso tenían que detenerse de vez en cuando para limpiar los cristales. Dicen que tomando como base un diagrama de un dispositivo de barrido elemental, diseñó una lámina de goma resistente y la unió a un brazo metálico por medio de resortes. Ingenió una conexión para poder accionarlo desde el interior mediante una palanca.

El resto de la historia está en la Wikipedia. 

“Después de hacer varios diseños preliminares, ella misma lo probó, pero no en un automóvil sino en un tranvía. Le llevó casi dos años convencerse de registrar esta idea mientras seguía con sus pruebas en los vehículos. Sobre todo cuando se vio abrumada por las advertencias de sus allegados y los rechazos categóricos de supuestos especialistas de la incipiente industria automotriz, que profetizaban que el movimiento de los limpiaparabrisas distraerían con facilidad a los conductores y que provocarían accidentes”.

Pero como en aquella época las mujeres no podían inventar nada, al menos no de manera legal, todo el mérito se lo llevó Henry Ford.

Florence Lawrence, inventora de los intermitentes

Quizá su nombre te suene más por su faceta de actriz en la época del cine mudo, pero Florence Lawrence también era una apasionada de los automóviles de los que llegó a tener una gran colección. 

Estuvo casada durante más de 10 años con un importante vendedor de coches y fue con él con quien inventó los primeros intermitentes: un dispositivo conectado al guardabarros trasero del coche. Cuando el conductor pulsaba un botón, un brazo subía o bajaba una señal indicando la dirección de giro del coche.

Más tarde inventaría una señal de freno. Se trataba de un sistema con una señal en la que ponía STOP que se desplegaba cuando el conductor pisaba el pedal de freno.

Aunque las empresas de automoción aprovecharon sus inventos no hubo patente a nombre de Florence.

Alejandra Álvarez Rubio, la primera mujer taxista de España

Natural de León, a Alejandra la conocían por 'La Peñina'.

Su afición por los coches le llegó de su padre que regentaba un taller mecánico. Se convirtió en la primera mujer taxista de España en la década de los 30 del siglo pasado.

Dicen que cuando llevaba más de 10 años conduciendo su taxi leyó en un periódico local la historia de otra mujer a la que dan el título de primera taxista de España. Alejandra cogió su licencia de taxi y se personó en la redacción para decir "eso es mentira, la primera mujer taxista de España soy yo".

Heidi Hetzer, la primera mujer que recorrió el mundo en un clásico

En 2014, Heidi Hetzer, de 78 años, decidió cumplir uno de sus sueños y dar la vuelta al mundo en su Hudson Great Eight de 1930.

De origen alemán, Hetzer ha sido propietaria de un concesionario de automóviles, conductora de rally, además de coleccionista de coches clásico.

Para cumplir su sueño se lanzó a un viaje que comenzaría en Brandenburgo (Berlín) y con el que se proponía recorrer los cinco continentes a bordo de su Hudson.

En su plan de viaje se propuso recorrer 56 países por los que pasar acompañada de un amigo mecánico y miles de aventuras que ha tenido que superar con más de un gran contratiempo. En Perú le encontraron un cáncer del cual fue operada. Su fortaleza consiguió que continuara su reto. 

En Argentina le robaron el bolso con su preciado cuaderno de bitácora que todavía sigue buscando.

Más de Espacio Toyota