Comparativa

Coches 4x4

Subaru XV, Hyundai ix35, Kia Sportage y VW Tiguan: 100% SUV

Versiones comparadas:

Emilio Salmoral

19/05/2012 - 12:20

Superventas SUV en acción: el Volkswagen Tiguan, Kia Sportage y Hyundai ix35 se ven las caras y dan la bienvenida a un nuevo miembro a la categoría, el Subaru XV. El japonés no lo tendrá fácil para imponerse, pero llega con su eficaz tracción AWD y un potente motor bóxer.

Tracción integral y motor diésel de unos 140 CV. Así se presentan Volkswagen Tiguan, Kia Sportage, Hyundai ix35 y Subaru XV. El modelo japonés llega con la vitola de ser la gran atracción. Y, para no defraudar a su posible clientela, aparece con la interesante tracción integral permanente (en el resto es automática) y un motor bóxer con más caballos que ninguno. ¿Cuál gana?

Pues para empezar, el recién llegado: el Subaru XV destaca en dos aspectos: su motor bóxer y su tracción 4x4. Es, sin duda, lo mejor del coche, porque en el resto de apartados flojea hasta el punto de ocupar el último lugar de esta comparativa, aunque tampoco se queda muy lejos de los dos coreanos. 

En general, el XV es un todocamino al que le falta dar un paso más en calidad interior, un mejor aislamiento del motor y un habitáculo algo más amplio. Sus asientos no sujetan bien la espalda y se echa en falta un maletero más grande, ya que los 380 litros de volumen son superados ampliamente por sus rivales. 

Al probarlo, me doy cuenta que su conducción es la más parecida a la de un turismo, y en asfalto su respuesta es bastante satisfactoria. En campo, la seca suspensión y un control de estabilidad que no se desconecta al 100% le restan algo de eficacia, aunque en términos generales su capacidad de tracción y su buena altura al suelo (22 cm) te permiten salir más o menos airoso de las superficies resbaladizas. Por último: su precio no es alto, aunque en este acabado Sport (no corresponde a las imágenes) echo en falta más opciones.

Continúo con el Kia Sportage. No suelo hablar sobre la estética de un coche, pero hay que reconocer que es de esos a los que, cuando pasan, te quedas mirando. ¿Su mayor valor? Que es tremendamente agradable de conducir. Claro que tiene sus debilidades, pero en general es cómodo, suficientemente amplio y polivalente. Si a eso le unes un precio interesante, ya tienes el cocktail perfecto para lograr el éxito. Pero, entonces... ¿Por qué no gana? Principalmente porque le falla la dirección, imprecisa y absolutamente carente de feeling, el chasis no es tampoco la panacea (se le atragantan los cambios de peso y fíjate en las distancias de frenada) y su motor, aunque es un virtuoso del silencio y la suavidad, traga más que el resto. 

Del Hyundai ix35 las cifras hablan por sí solas. De los cuatro SUV que he reunido aquí es el que más vende. Y lo hace por una combinación aparentemente sencilla: un precio razonable y un producto bien rematado. Su diseño exterior puede que no resulte tan atractivo como el del Sportage, pero también se ve moderno. En el interior pasa lo mismo. No ofrece la calidad del Tiguan, pero convence por su buen nivel de equipamiento y la sensación de robustez de sus materiales. En marcha podría hablar de las mismas debilidades y fortalezas que el Kia: es tan suave y confortable como anodino a la hora de exprimir su chasis subiendo un puerto de montaña.

Me queda hablar del ganador, el Volkswagen Tiguan. El alemán parte con un lastre respecto a sus rivales: el precio. Cuesta 32.000 euros, 6.000 más que el Sportage, lo que es mucha tela. Por eso, el alemán debe dar lo mejor de sí mismo en el resto de apartados. Sabe que solo así podrá compensar la pérdida de puntos en nuestra tabla de valoración. ¡Y vaya si lo ha hecho! 

Para empezar, el interior no es tan vistoso como el de sus rivales coreanos, pero está claro que aporta una mayor calidad de materiales y ofrece una atmósfera más distinguida. Aunque esa distinción se hace más evidente aún cuando te pones al volante y das vida a su motor TDI. Todo funciona tal y como te lo esperas: con suavidad, pero sin perder precisión ni eficacia. No es el más rápido contra el cronómetro (sus más de 1.700 kilos le pasan factura); tampoco el que menos gasta, pero sus valores convencen y el resultado final es satisfactorio. Sobre todo porque en asfalto, este chasis es el que rueda con más finura y el que te permite sentir mejor la carretera (la dirección y el cambio no ofrecen tacha). Su tracción 4x4 no es tan eficaz como la del Subaru, pero sus ángulos offroad  te permitirán superar caminos y desniveles fácilmente.  

Ya te he hablado de su calidad interior. En cuanto a habitabilidad, el Tiguan tampoco anda cojo: no destaca sobre el Kia o el Hyundai, pero cumple y además puedes disfrutar de unas salidas de aire individuales, algo que ninguno de sus rivales ofrece. En cuanto al maletero, el Volkswagen Tiguan sabe también responder con una zona de carga más amplia y mejor terminada que los coreanos (por ejemplo, no se ven los pasos de rueda y sus formas son más regulares). 

Por si todo esto fuera poco, la cantidad de elementos con los que puedes personalizar el Tiguan es bastante más generosa que la de sus rivales. ¿Puntos flacos? Aparte del precio superior, la garantía no está a la altura de los siete años que ofrece su rival de Kia.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Volkswagen Tiguan Tiguan

Buscador de coches