Comparativa

Coches 4x4

Prueba SUV híbridos: Outlander PHEV 'vs' RAV4 Hybrid AWD

Versiones comparadas:

Raúl Salinas

02/04/2016 - 09:08

Los dos SUV híbridos que te presento en esta comparativa representan muy bien este segmento en alza: el Mitsubishi Outlander PHEV y el Toyota RAV4 Hybrid AWD. Ofrecen espacio, buenos acabados, una imagen interesante y mecánicas que pueden resultar muy eficientes y efectivas. ¿Cuál de los dos será mejor SUV híbrido?

Los SUV híbridos no son para cualquiera, pero sí te aseguro que son interesantes para mucha gente. En esta prueba enfrento a dos pesos pesados de la categoría: el Mitsubishi Outlander PHEV y el Toyota RAV-4 Hybrid. Eso sí, no quiero hacértelo complicado: hablarte de distribución de energía, de circuitos eléctricos, sistemas de carga rápida o tecnología de iones de litio. Y aburrirte soberanamente. Por supuesto, no queremos eso, así que, sencillamente, te vamos a decir cuál de estos dos SUV híbridos es mejor. Y qué mejor para eso que ponerse al volante y contarlo. 

Te interesa: Prueba Toyota Yaris HSD: el híbrido en formato ideal

El Mitsubishi Outlander PHEV, a través de su tecnología plug-in hybrid, puede cargar su batería por medio de un enchufe. El Toyota RAV4 Hybrid carece de enchufe y adquiere un extra de energía en las deceleraciones y frenadas. Pero el Outlander y el RAV4 tienen algo en común: combinan un motor eléctrico y otro de combustión, con lo que reducen el consumo y las emisiones, y mantienen un buen comportamiento de marcha. Las preguntas son: ¿Cómo de caro te puede salir esto? ¿Merece la pena comprar un SUV híbrido?

Comparativa SUV híbridos: comportamiento relajado

Empecemos con la novedad, el Toyota RAV4 Hybrid AWD. Con sus 4,61 metros de largo, hay espacio de sobra para pasajeros y equipaje. El diseño, eso sí, es bastante discreto. Tal vez demasiado para alguien que adquiere un SUV, un coche que suele destacar entre el resto.

Por suerte, su comportamiento no es tan sobrio como su aspecto. En comparación con el Outlander PHEV, este Toyota es más manejable y ágil, ofrece más empuje y gira con mayor decisión. Eso sí: puede llegar a irritarte el abrupto cambio en la dureza de la dirección a partir de 80 km/h. Y es que, a poca velocidad, es excesivamente blanda. 

No pasa lo mismo con el motor eléctrico, por suerte: y es que apenas notarás su funcionamiento, con una respuesta suave y fluida. Es una pena que solo sea apto para recorridos muy cortos, así que la movilidad eléctrica es cosa del Mitsubishi. En cuanto forzamos la marcha  en el RAV4, la entrada en acción del motor es rotunda y las vibraciones cuando pisas a fondo no son dignas de un híbrido de esta categoría. Pero no es un coche pensado para acelerar a fondo. A velocidades constantes por autovía, este 2,5 litros es bastante suave. 

En cualquier caso, la tendencia a subir de vueltas de este motor demuestra la gran discrepancia entre los consumos oficiales (Toyota anuncia 5,1 litros) y su sed real en un uso diario. Nosotros hemos medido una media de 8,4 litros cada 100 kilómetros recorridos. Circulando a un ritmo muy alto (hay que recordar que esta prueba se ha realizado por autovías alemanas, muchas sin limitación), hemos alcanzado incluso los 14 litros. 

Comparativa SUV híbridos: consumos difíciles de conseguir

No te lo pierdas: Los diez coches eléctricos con más autonomía del mercado

El Mitsubishi Outlander lo hace mejor en este apartado. Lleva un paquete de baterías más generoso, que le permite realizar trayectos más largos solo en modo eléctrico. Pero también bebe, y desde luego la diferencia con el dato dado por el fabricante es descomunal: 7,4 litros frente a los 1,8  dados por el fabricante. Pero claro, es que el Outlander solo se mantiene tan austero cuando tira de las reservas de las baterías. Y eso solo sucede durante 40 kilómetros. Después, debe cargarse durante cinco horas, o bien recurrir al motor de combustión. En cualquier caso, gracias a un funcionamiento más relajado a menos vueltas que su rival, su respuesta es más suave y silenciosa. Eso sí: cuando el coche está frío y aún no ha llegado a su temperatura ideal, la respuesta del motor es más tosca de lo deseado en un coche de este nivel. Y especialmente desde parado, donde el Outlander PHEV se muestra especialmente indolente: la sensación tras su prueba es que solo entrega la mitad de los 211 CV de los que dispone, y en el tiempo en el que el motor de combustión y el eléctrico se ponen de acuerdo y suben de vueltas, el resto de los coches que estaban parados contigo en el semáforo ya están lejos. 

También se echa en falta un comportamiento más dinámico, pero claro, hablamos de un vehículo de 4,70 metros y 1,9 toneladas. Por eso mismo debería estar mejor cuidado el apartado de los amortiguadores. Y es que tiran a blandos, pero la respuesta general es seca, en parte por culpa de sus ruedas de 18 pulgadas. 

Y luego hay pequeños detalles no muy buenos: en línea recta la respuesta es algo nerviosa, los asientos no recogen bien el cuerpo (la banqueta es demasiado corta) y varios botones a la altura de las rodillas, que quedan demasiado lejos.

En el protocolo final no valoramos los descuentos. Estos le hubieran dado la vuelta a esta comparativa, ya que actualmente, con el Outlander, que está mejor equipado, te puedes ahorrar 13.425 euros, con lo que su precio final es de 34.270 euros. Y al precio oficial del Toyota RAV4, de 33.600 euros en la versión Advance, hay que descontar 710 euros, quedándose en 32.890 euros. Por eso, antes de decidirte, averigua los descuentos vigentes.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Toyota RAV4 Hybrid. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más recomendable por su calidad-precio lo ofrece Allianz, por 747 euros.
 
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Direct Seguros. Cuesta 283 euros con franquicia de 200 euros.

Comparativa SUV híbridos: Conclusión

Los protagonistas de esta prueba son tan diferentes como parecidos: Mitsubishi y Toyota introducen sus SUV híbridos en la era híbrida, aunque finalmente prometen más de lo que ofrecen. Por el momento, la mejor solución para ahorrar sigue siendo diésel: si todavía no tienes muy claro cuál es el vehículo que mejor se adapta a tus necesidades, visita nuestro recomendador de coches, seguro que será de gran utilidad.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches