Comparativa

Probamos lo último en motores de tres cilindros

Versiones comparadas:

Noelia López

05/09/2015 - 11:49

Los motores triclíndricos son modernos, rinden bien y además son fiables. Pero el mercado parece reacio a prescindir de un cilindro... Comprobamos su funcionamiento con tres de sus máximos representantes: Ford Focus 1.0 Ecoboost, Peugeot 308 Puretech y VW golf BlueMotion.

No se puede negar que los coches cambian. Cada vez deben ser más seguros, más rápidos, más bonitos... y también ahorradores: la Unión Europea cada vez es más estricta con normas como la Euro6, por lo que es hacia donde deben orientarse las marcas. Y eso ya se empieza a notar: los motores reducen su tamaño para poder llegar a cifras que un par de años atrás se consideraban imposibles. Hace poco nos sorprendíamos al ver los BMW de tres cilindros. Pero empieza a ser de lo más normal, tanto en las versiones atmosféricas (ahí tienes por ejemplo los 208 o C4 Cactus) como las turboalimentadas: ahí están los nuevos Mini. Ha llegado la hora d eponer a prueba los motores de tres cilindros con tres de sus máximos referentes: el Ford Focus Ecoboost, el Peugeot 308 PureTech y el VW Golf BlueMotion.

El tricilíndrico de un litro ya funciona bajo el capó del Focus desde la anterior generación; también hace ya unos meses del estreno de estos motores en el grupo PSA, Opel o Renault. Y ahora le toca a Volkswagen con el 1.0 TSI que es, además, el primer gasolina BlueMotion. En esta ocasión lo enfrentamos a sus dos rivales más solventes y competitivos: el Ford Focus Ecoboost en su versión de 125 CV (tiene una variante de 100) y el Peugeot 308 PureTech con 110 (hay una de 130).

Esto es lo que ofrecen los motores de tres cilindros

Si no fuera por las franjas azules en la calandra, apenas reconocerías a un Golf BlueMotion, una versión de bajo consumo, pero no austera. De hecho, es el único con sistema de recuperación de energía. El Focus lleva ya desde 2012 con su tres cilindros. El sólido (y pesado) Ford llega aquí con la versión Titanium, que incluye llantas de 17". Eso sí, lo tienes desde el acabado Trend+ por algo más de 20.000 euros.

En el 308 podríamos decir que los cuatro cilindros de gasolina han muerto (con excepción de los GT y GTI). Combina una carrocería atractiva con unas plaza traseras escasas y una consola central dominada por una pantalla táctil a partir de la versión Active (17.600 euros).

El bloque Ford gana el premio “Motor del año” desde 2012. Y fue el primero en desterrar los prejuicios hacia este tipo de mecánicas. Un litro y mucho empuje ya desde las 1.500 vueltas, con 170 Nm muy aprovechados y un rodar silencioso a 120 km/h. Los 125 CV aportan un buen temperamento, mayor del que puede esperarse de solo un litro, y su cambio de buen tacto, así como su chasis de tarado firme, lo convierten en un coche que te permite disfrutar de la conducción. 

Por su parte, el joven 308 demuestra lo mucho que se puede evolucionar. Tiene más cubicaje (1,2 litros), más poderío con sus 205 Nm y sobre todo, suena más sofisticado. El Focus delata a sus tres cilindros a bajas vueltas, mientras que el 308 suena imponente desde el principio. Su hermano más potente, de 130 CV, ya ha pasado por estas página en forma de test individual y hasta en comparativa, donde quedó muy bien colocado: el mejor de los tres en línea del momento.

Pero este de 110 CV debe lidiar con un cambio de cinco velocidades algo desfasado que cuenta con una  selección de desarrollos que obliga a subirlo de vueltas y penaliza su consumo: los 6,0 litros de media lo perjudican más en nuestras puntuaciones que su dirección algo difusa y el poco confortable rodar de las llantas de 18 pulgadas de esta versión Allure, que es la que puedes ver en las fotos.

¿Y en qué lugar queda el Golf? Arranca discretamente y gira más silencioso y alegre que sus rivales hasta las 6.500 vueltas. ¿Y el sonido? Muy conseguido. Solo al arrancar en frío es más ruidoso que un cuatro cilindros. Los resultados de nuestras mediciones son sorprendentes: con 115 CV no es el más potente, pero sí el que mejor acelera de los tres. Y alcanza los 204 km/h sin problemas... aunque esa no sea una actitud muy ahorradora, claro. Pero no deja de ser un valor excepcional.

Respecto a los test de consumo, hay que matizar. En conducción relajada, el Golf incluso reduce una décima la cifra oficial de 4,3 litros. En el circuito donde medimos el consumo medio marcó 5,3 litros: sigue haciéndolo mejor que sus rivales. Y emite 125 gramos por kilómetro, lo cual, aunque también queda por encima de la cifra oficial, lo sigue situando por delante de sus dos rivales. Aún hay más: en nuestra lista de coches que menos consumen, el Golf 1.0 TSI se coloca como el gasolina que menos gasta del segmento compacto. El único en un océano de modelos diésel e híbridos. 

Los precios

El Golf solo se ofrece con acabado BlueMotion y cuesta 2.600 euros menos que el exitoso 1.4 TSI de 125 CV. Tiene, por tanto, papeletas para ser uno de los preferidos de la gama... cuando nos acostumbremos realmente a los tres cilindros, claro.

En cuanto a los otros dos modelos, están disponibles con una amplia paleta de acabados. El Peugeot 308 se lleva la palma con el precio, ya que te llevas uno por 15.950 euros sin descuento... Bueno, y sin demasiado equipamiento.

Por su parte, el Ford se lleva la palma: ya el acabado básico (Trend+) añade un par de packs promocionales: Diseño y City Premium que incluyen desde el asistente de aparcamiento hasta las llantas de aleación de 16 pulgadas.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches