Comparativa

Nuevo Ford Focus, Opel Astra y Volkswagen Golf: los compactos están de fiesta

Versiones comparadas:

Luis Guisado

03/03/2011 - 10:46

El nuevo Ford Focus ha llegado con ganas de ser el mejor compacto del mercado. El VW Golf y el Opel Astra intentarán evitarlo. Los enfrentamos en el circuito de Bridgestone para buscar al vencedor.

Tres de los compactos más exitosos de Europa reeditarán a partir de la segunda quincena de marzo, cuando se lanzará el Ford Focus, una nueva edición de su eterna lucha. La marca del óvalo ha lanzado a la arena su motor Ecoboost de 1,6 litros y 150 CV. Como su equipamiento es el Trend (con radio CD y aire acondicionado incluido), sale por 20.200 euros.

A primera vista parece demasiado dinero, pues la verdad es que tienes un Astra 1.4 Turbo de 140 CV por 20.075 euros. Por ese precio, el VW Golf ofrece 122 CV. El 1.4 TSI, que cuesta 20.710 euros. El Focus consigue así tomar las curvas con facilidad y precisión. Para mi gusto, la dirección muestra demasiada suavidad y la carrocería balancea más que la de sus antecesores. Su convencional chasis es capaz de enfrentarse a los peores obstáculos en los firmes más terribles (así lo hemos probado en el circuito de pruebas de Bridgestone). Los amortiguadores se tragan sin problemas los defectos del asfalto.

A pesar de su sistema de suspensión adaptativo (FlexRide, 850 euros), el Opel Astra no consigue ponerse a la cabeza. En Tour el vehículo transmite a los ocupantes el estado de la carretera y, además, el coche balancea demasiado cuando hay que tomar una curva muy pronunciada. Por su parte, el VW Golf también va sobre un chasis que adapta su dureza a las circunstancias (DCC, 880 euros). En cualquier caso, la electrónica del Volkswagen trabaja con mayor rapidez y efectividad que la del Opel Astra.

En el apartado de motor, la gente de Ford le ha metido mucha caña a su nuevo Focus. Tras el bonito nombre de EcoBoost, se esconde un ágil turbo de 1,6 litros. El, en cuanto sube de revoluciones, empieza a funcionar de maravilla. Alcanza los 100 km/h en menos de nueve segundos y logra una velocidad máxima de 210 km/h: solo un chulo despreciaría unas cifras así. El Opel, con su turbo de 1,4 litros, tiene 10 CV menos y tarda casi diez segundos en ponerse a 100 km/h.

En cuanto se repone y deja atrás el vacío del turbo, se lanza a por todas y me lleva como una bala al destino que yo quiero. El Golf saca 122 CV del 1.4 TSI. No es ningún cohete, pero tiene potencia de sobra para llevarte sin complejos. Al igual que el Astra, en una pista de aeropuerto puede ponerse a una velocidad máxima de 200 km/h... incluso puede que a un poco más. La gente de Wolfsburgo promete 9,5 segundos para llegar a los 100 km/h.

El Focus es el único que es capaz de batir al Golf a la hora de acelerar. Todavía queda por saber cómo andan de espacio. El Focus hace las cosas a lo grande. Incluso las tallas más grandes se pueden acoplar con toda la tranquilidad y comodidad. Al Astra y al Golf les faltan un par de centímetros para que mis piernas puedan ir con total comodidad, pero representa un gran problema. Con el puesto de conducción ocurre lo mismo.

En el Focus los botones se dispersan por todas partes del salpicadero y le hacen un flaco favor a la funcionalidad. El Astra no lo hace mejor y el Golf destaca por la sencillez y comodidad de su puesto de conducción. La exitosa entrada en escena del Focus no ha cambiado nada: Ford regresa para darle emoción a esta épica batalla a tres bandas. Sin embargo, no podemos olvidar que la guerra compacta no acaba aquí... fuera del circuito de pruebas de Bridgestone, a muy pocos kilómetros de Roma, esperan otros rivales sedientos de gloria. Seguro que sabes cuáles son: Seat León, Renault Mégane, Citroën C4, Alfa Giulietta o Peugeot 308.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches