Comparativa

Duelo de superberlinas: Audi S4/Jaguar XE S/Mercedes-AMG C

Versiones comparadas:

Luis Meyer

21/12/2016 - 09:50

Tres litros y seis cilindros es, hoy por hoy, la configuración habitual de los turismos deportivos de la clase media. En este duelo de superberlinas enfrentamos al Audi S4 contra el Jaguar XE S y Mercedes-AMG C 43 o, lo que es lo mismo. Juntamos a lo más granado de la categoría.

Audi usa para su berlina deportiva un turbo, Mercedes sube la apuesta a dos, Jaguar confía en el compresor Roots. ¿Cómo responden en estos vehículos con pretensiones familiares y deportivas a partes iguales? Duelo de superberlinas: Audi S4/Jaguar XE S/Mercedes-AMG C 43.

Lo cierto es que el V6 del Jaguar XE S es el que tiene una reacción más espontánea al acelerador, construye su par motor de forma lineal y al mismo tiempo sube de vueltas con garra. Es un motor deportivo con todas las de la ley, con un sonido que deleita tus oídos a cada golpe de gas. Su entrega homogénea de potencia, y que su par máximo no lo entregue hasta llegar a las 4.500 vueltas, es motivo de alborozo, pero no lo hacen el más adecuado para los trayectos del día a día. Se notan sobremanera, eso sí, hasta el último de sus 340 CV y 450 Nm cada vez que pisas a fondo en carretera abierta, y las prestaciones que hemos medido son para quitarse el sombrero: cubre el 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, a menos de 12 ya va a 160 km/h, y su punta está limitada a 250 km/h, pero la real llegaría a bastante más.

Aquí tienes el Audi S4 Avant en acción:

Claro que los dos rivales que tiene enfrente no se lo van a poner fácil. Los turbos del Audi S4 y el Mercedes-AMG C 43 solo conocen eso del "agujero" de oídas. Especialmente sorprende en el Audi, que con un compresor especialmente grande logra subir más rápido de vueltas que las dos turbinas del Mercedes. El de Ingolstadt rinde 354 CV y 500 Nm de par máximo (desde solo 1.370 rpm) y el de Stuttgart 367 CV y 520 Nm, pero sus prestaciones son muy parejas: el S4 acelera de 0 a 100 km/h, según nuestras mediciones, en solo 4,6 segundos; su rival alemán lo hace un segundo antes.

El Jaguar XE S tiene enfoque deportivo sin contemplaciones, pero no por ello recurre a un chasis de tarado excesivamente duro; más bien al contrario, el confort de marcha está entre sus virtudes. Una prueba de comodidad y dinamismo no tienen por qué estar reñidos. Mucho más rígido se presenta el AMG de Mercedes, si bien en modo Confort es una berlina bastante complaciente y cuidadosa con sus ocupantes. Siempre que realices una conducción relajada, baja en revoluciones y ahorradora, dejando que el convertidor de nueve relaciones vaya insertando cada velocidad sin aspavientos. Sabes que su increíble potencia está ahí, en alguna parte, pero no la sientes demasiado. 

Esto cambia cuando lo pones en los modos Sport y Sport Plus, claro: el cambio automático despierta, también el motor, el chasis y la dirección se vuelven más puntiagudos. Especialmente la dirección: precisa, directa y muy comunicativa, es una delicia y permite una guiado ágil. El V6 biturbo suena de tal manera que, en el apartado acústico, podemos decir sin lugar a dudas que el Mercedes es el más deportivo de esta comparativa. Nuestra unidad de pruebas llevaba una configuración de neumáticos mixta, 225/40 – 255/35 R 19, y creemos que, si llevara las cuatro iguales de serie, su comportamiento sería un poco más neutral. Y es que nos ha parecido, para su concepto y potencia, más subvirador de lo que debería. 

No es caso del Audi: lleva cuatro Hankook idénticas, con 18 pulgadas y 245 milímetros de ancho. Tal vez no queden tan bien estéticamente, pero a la hora de conducirlo, resultan mucho más eficaces. Gracias a su tracción integral con reparto al 60:40 y el diferencial deportivo activo en el eje trasero (opcional), el S4 no sabe de subvirajes. Los giros, gracias a su dirección dinámica (también opcional), son extremadamente precisos, pasa por as curvas con increíble aplomo y agilidad, e incluso permite jugar levemente con el deslizamiento de la zaga.

Superberlinas

En definitiva: es endiabladamente veloz y, con su tracción a los dos ejes, muy estable, incluso sobre asfalto mojado. El chasis del Jaguar tiene una respuesta menos predecible (es el único de propulsión, frente la tracción integral de sus rivales), y tal vez por eso su tacto sea algo más deportivo. Pero llevándolos al límite, el Audi aporta más reservas de seguridad.

¿Ya te has decidido por una? Si no es así, encuentra tu berlina ideal en nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches