Comparativa

Duelo radical: Porsche Macan S vs. BMW X4 xDrive 35i

Versiones comparadas:

Luis Meyer

23/05/2015 - 08:00

¿Dos SUV compactos o dos deportivos? No, no nos hemos vuelto locos. El Porsche Macan S y el BMW X4 xDrive 35i animan a conducir muy, muy rápido. ¿Cuál es más radical de los dos?

Vaya esto por delante: el Porsche Macan S cuesta más dinero que su oponente (68.759 euros), pero a cambio le aventaja en potencia y practicidad diaria. Aunque eso no es suficiete para ganar una comparativa. El BMW X4 xDrive35i es más barato(61.939 euros), y sus formas coupé en ningún momento resultan excesivas: es un coche con mucha presencia, silueta musculada y al tiempo con un halo de elegancia. Su motor de seis cilindros en línea rinde 306 CV, y aunque tiene un déficit de 34 CV y 60 Nm respecto a su oponente, lo cierto es que no se desenvuelve nada mal. Tiene un rodar muy vivo, y gracias a las inserciones fulminantes de su cambio automático, el empuje no cesa en ningún momento, con una querencia extenuante por subir de vueltas. A todo esto hay que añadir que debe lidiar con 68 kilos menos que su rival.

Todo esto está muy bien, pero no es suficiente. Pierde tres décimas en la medición del 0 a 100 km/h respecto al Porsche, que se convierten en seis al llegar a 180 km/h. La velocidad punta del Macan es de 254 km/h, mientras el BMW se conforma con 247.

Los ornamentos lacados y el aluminio presiden un interior con una consola muy sobria. Los asientos agarran bien pero, ojo: en versión cuero resultan algo resbaladizos. 

Más viajero que deportivo

Al volante, afloran las diferencias. El X4 tiene más vocación de ser un SUV potente para rodar muy rápido por autovía, pero en terrenos con muchas curvas sus debilidades, sobre todo si lo comparamos con su rival, se perciben enseguida. Aun con una dirección electrohidráulica muy precisa, tiende demasiado al subviraje, y eso que su tracción integra da prioridad al eje trasero, pero no es suficiente. Su reparto de par electrónico tampoco logra mitigar este efecto cuando rodamos rápido. Por eso, si optamos por una conducción decidida, debemos poner mucha atención y aferrar bien el volante.

Por dentro, los ajustes y acabados están a muy buen nivel, y las plazas delanteras son desahogadas, pero los ocupantes traseros ven penalizada –y mucho- la altura respecto a la cabeza por culpa de su línea coupé. El maletero también es bastante escueto. Por eso se queda con el puesto 2, aunque hay que tener en cuenta una cosa: el BMW X4, que por cierto ha sido un éxito de ventas, no pretende ser ni el más práctico, ni el más espacioso ni el más eficaz en el asfalto. Es un coche poco lógico, pero con un diseño que lo hace único. Ahí reside su encanto. 

Deportivo, viajero y lo que quieras

El Macan deja en un segundo plano su condición de SUV en cuando apretamos el botón de encendido. Pasa por curva con una precisión asombrosa sin atisbo de balanceos, los potentísimos frenos me permiten además apurar al máximo antes de cada giro. En modo Sport Plus la firmeza de la suspensión y el volante es absoluta, los cambios de apoyo permiten jugar levemente con la zaga, pero la tracción integral se encarga de que todo esté en su sitio y de tirar con fuerza y decisión a la salida de cada curva, siempre con la trayectoria ideal. 

En el puesto de conducción me encuentro un volante con el estilo del 918 Spyder y.  cuentarrevoluciones central. Los asientos deportivos adaptativos ofrecen una ergonomía y agarre que rozan la perfección. 

El sonido que me llega del V6 biturbo es estremecedor y cautivador a partes iguales. Y la suspensión neumática opcional logra la cuadratura del círculo: el Macan es un coche increíblemente eficaz en circuito, y muy confortable para trayectos largos, en los que dos adultos irán cómodamente en las plazas traseras. Son tantas las virtudes que compensa su diferencia de precio. Por eso se hace con el primer puesto en nuestra tabla de puntuación. 

¿Cuánto cuesta asegurar el modelo ganador? En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Porsche Macan S. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Qualitas Auto, por 1.089 euros.
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Balumba: 

492 euros con franquicia de 290.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches