Comparativa

Duelo ayer y hoy: Audi TT RS vs Audi Sport quattro

Versiones comparadas:

Luis Meyer

16/10/2016 - 12:56

Donde empieza la perfección, termina la emoción. ¿No crees? O mejor, preguntémosle a Audi. Los de Ingolstadt y fabrican coches que se acercan tanto a la perfección que a veces son casi aburridos. Aunque, si hablamos de un duelo ayer y hoy, del Audi TT RS vs Audi Sport quattro, no podemos hablar precisamente de aburrimiento: estamos enfrentando a dos modelos a los que les separan 30 años.

Audi ha traído algo realmente apetecible al segmento de los deportivos compactos. Hablo del TT RS. Ya sabéis que las siglas RS son para los modelos más deportivos de la marca, igual que en este caso: lleva por supuesto tracción integral y, por supuesto, cinco cilindros bajo el capó, con unos poderosos 400 CV. Toda una declaración de guerra. Un deportivo con todas las letras. Y hemos traído a un viejo conocido entre los deportivos de raza: año de fabricación 1984, 306 CV, también con tracción y, por supuesto, también con cinco cilindros. Los hemos juntado en circuito para ver cómo se comportan y, sobre todo, para ver cómo ha sido la evolución de la marca en todos estos años. Duelo ayer y hoy: Audi TT RS vs Audi Sport quattro.

Vídeo: Audi TT RS contra Audi Sport quattro

El Audi TT RS es todo deportivo poderoso. El control de estabilidad es de serie, pero permite desactivarse. De modo que ESP fuera, el cambio de doble embrague en posición primera y arrancamos. Después de 3,7 segundos ya vamos a 100 km/h, y esta bestia no para hasta los 280 km/h. Todo esto ocurre a un ritmo endiablado y sin desmelenarse. 

Aquí te presentamos al TT RS en vivo y en directo:

El cinco cilindros no solo tiene un sonido cautivador en la mejor tradición de estos motores. También empuja de forma increíble a cualquier régimen, sube de vueltas con furia, como los cinco cilindros turbo de antes, pero sin la pega que tenían: aquí desaparece el agujero del turbo. Además es increíblemente divertido de conducir en circuito. La dirección es muy directa, el cambio inserta con rapidez... Y el mayor problema que suele tener Audi, el deslizamiento sobre las ruedas delanteras, aquí está muy mitigado. No hay fuertes subvirajes que se coman las ruedas delanteras, sino que tienen mucho grip y mantiene estoicas la trayectoria, redondeando bien las curvas. La primera impresión es que es un deportivo compacto y homogéneo, con un ajuste muy equilibrado, y eso se traduce en muchísima diversión en circuito. Y todo subrayado con su impresionante sonido. Tengo que decir que el TT RS no encontrará muchos rivales en su categoría que estén a su altura. 

Hablando de competencia: sus rivales directos son el Porsche 718 Cayman, el BMW M2 o el Mercedes CLA AMG. Estamos deseando hacer esa comparativa. De momento, miremos la hoja de datos: el Audi TT RS tiene 2.480 cc, y una potencia de 400 CV. Pasa de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, y la velocidad está limitada a 250 km/h, aunque puede alcanzar los 280. Y si quieres aún más emoción, hay una versión Roadster a cielo aboerto.

Ya sabemos que las diferencias con el Sport quattro son enormes. Los separan tres décadas. Pero también es un coche capaz de impresionar. Como solo pesa 1,3 toneladas, el 1,2 litros turbo no tiene que realizar muchos esfuerzos. En cuanto insertamos primera, el motor resopla y las ruedas chirrían pero enseguida se agarran al asfalto con uñas y dientes. 

Este Audi Sport quattro es uno de los 214 ejemplares que se fabricaron. Y está claro que no vamos a exprimir esta pieza de colección en circuito, por mucho que Audi nos dé su beneplácito. No, vamos a llevarlo con el cuidado que se merece. La punta es de 250 km/h y pasa de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, pero lo que queda claro es que el cambio no es tan preciso ni la dirección tan directa como en el TT, y el agujero del turbo es notable. Pero con todo, este coche fascina a cada metro y a cada segundo. Ya solo por este sonido desenfrenado e irrepetible de su cinco cilindros. Un coche fabricado en 1984, aunque Audi ya contaba con motores de cinco cilindros desde 1976. Estos motores son, sencillamente, algo celestial.

Motores

Suenan increíble, empujan con fuerza, aportan mucha diversión al volante y el conductor no puede reprimir una sonrisa. A su lado, los motores de cuatro cilindros turbo tal vez eran algo más fiables y hacían bien su trabajo, pero sencillamente no se podían comparar. Y es un privilegio poder estar conduciendo por circuito una pieza de colección como esta. Es una experiencia única. 

De entrada hay que dejar claro que estos coches no admiten una comparación directa, pero sirve para sacar a relucir las bondades del Audi TT RS: la marca ha creado un auténtico proyectil para el circuito. Ronde 400 CV que no dejan de empujar en ningún momento, no hay ningún agujero del turbo ni resuello a la hora de subir de vueltas y gracias a su tracción total perfeccionada se pega a la carretera. Se dirige excepcionalmente, siempre allí donde quiero y sin problemas. Y su cinco cilindros siempre me imprime una  sonrisa en la cara de disfrute cada vez que piso el acelerador o reduzco. Con el TT RS, la fiesta está asegurada. 

Zagas

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Audi TT TT RS Coupe

Acabados de Audi TT RS Coupe 2017 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Audi TT

Buscador de coches