Comparativa

Coches 4x4

Comparativa:Bentley Bentayga vs Mercedes GLS vs Range Rover

Versiones comparadas:

Luis Meyer

29/04/2016 - 08:30

¿Es el Bentley Bentayga el mejor SUV del planeta? Lo enfrentamos a dos duros rivales para comprobarlo. Comparativa:Bentley Bentayga vs Mercedes GLS vs Range Rover

Polivalentes, prácticos, todocaminos… Llevamos ya mucho tiempo escuchando estos adjetivos cuando se habla de un SUV. Pero estos no son unos SUV cualquiera. Juegan en otra liga que el resto de los mortales. Comparativa: Bentley Bentayga vs Mercedes GLS vs Range Rover.

¿Imaginas un Bentayga Coupé? Deja de imaginar...

No exageramos. Estos SUV lo tienen todo: rápidos como un deportivo, confortables y lujosos como las mejores berlinas, prácticos como un familiar y eficaces como un todoterreno fuera del asfalto. Llega la hora de comprobar si el recién llegado, el Bentley Bentayga, es capaz de llevar todo esto aún más allá. El nuevo motor de 608 CV del Bentley, que cuesta, como poco, 202.112 euros, debe medirse con otros dos bloques de altura: el 5.0 V8 de 550 CV del Range Rover Autobiography (161.000 euros) y los 455 CV del Mercedes GLS (desde 115.000 euros). Por desgracia no estaba disponible la versión AMG de 585 CV, que había sido más acorde a esta comparativa.

Ya desde su carrocería, lo cierto es que el Bentayga impone. Uno no piensa en ningún momento que comparte genes con el Touareg, el Audi Q7 y el Porsche Cayenne. El Range Rover no se queda atrás en estética. Esta versión presentada en 2015 con motor V8 turboalimentado y batalla larga demuestra qué aspecto debe tener un SUV de lujo, con toda su elegancia británica.

El Mercedes se ve algo más discreto, aunque sus medidas externas sean similares a las de sus rivales. Sobriedad alemana. Entramos primero en el Mercedes GLS. Todo respira perfección: el nivel de confort de los asientos, el espacio interior, el manejo de la instrumentación, los acabados… Todo está al nivel idóneo. Aun cuando partes de la consola central las hereda del Clase C, en el interior de este Mercedes nada desentona y todo está a la altura que espera de un coche de esta categoría.

Pasamos al Bentley. Me encuentro con el típico salpicadero terminado a mano, todo recubierto de cuero y madera nobles. Vale que las palancas del volante vienen del Audi Q7, pero eso no eclipsa el refinado ambiente Bentley que se respira en el interior.

Le toca al Range Rover. Aquí la primera palabra que me viene a la cabeza es: opulencia. Plazas traseras independientes con cuero grueso perforado, ventilado y calefactado, y una nevera en medio para champán. Delante, un salpicadero imponente con cuero por doquier. Lujo británico en estado puro. Arrancamos. Su motor de 550 CV les permite a sus 2,7 toneladas acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos… Siempre que vaya en línea recta.

Y es que su dirección, demasiado blanda y poco comunicativa, así como los pronunciados balanceos de la carrocería, anulan cualquier pretensión de conducción dinámica. También el Mercedes tiene limitada la diversión al volante a quienes les guste pisarle. En este caso, la dirección es directa y precisa y el controlador opcional de balanceo funcionan a la perfección, pero el ESP entra demasiado pronto y no permite muchas alegrías.

Una pena: porque su V8, que despierta del todo a partir de 1.750 vueltas con un sonido delicioso, combinado con el cambio automático de nueve relaciones, da para mucho más.

Hablando de mucho más: arrancamos en Bentley Bentayga. Más cilindros, más potencia, más contacto, más vida. El W12 empuja brutalmente ya casi desde el ralentí, y te incrusta inmediatamente contras su respaldo de cuero, dejando en un par de segundos a sus rivales en el espejo retrovisor. En solo 4,1 segundo ya voy a 100 km/h, y con una velocidad punta de 301 km/h, es nada menos que el SUV más veloz del planeta.

La ventaja aumenta aún más cuando llegan las primeras curvas. Donde el GLS se ve frenado por su ESP y los balanceos del Range Rover invitan a rebajar el ritmo, el Bentayga enlaza con sorprendente agilidad un giro tras otro. Se mantiene aplomado, y a pesar de sus 2,4 toneladas los balanceos brillan por su ausencia. El milagro lo obra su estabilizador de carrocería eléctrico.

¿Y fuera del asfalto? Aquí los tres rayan a gran nivel: gracias a sus suspensiones neumáticas, las carrocerías regulables en altura y el sinfín de asistentes electrónicos para casi cualquier tipo de terreno, en estos coches, lo de “llegar hasta el fin del mundo” no se queda en un mero eslogan. Pero claro, ¿quién está dispuesto a mancharlos por una pista de tierra? Por el momento, queda claro que el Bentley Bentayga supera a sus dos rivales y no sería arriesgado asegurar que es el mejor SUV del mercado. Tal ves su reinado dure poco: en 2019 llega el Rolls-Royce Cullinan. Estamos deseando que llegue esa lucha de titanes…

¿Buscas un SUV a tu medida? ¡Encuéntralo en nuestro recomendador!

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Bentley

Modelos de Bentley más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches