Comparativa

Coches 4x4

Comparativa SUV: BMW X3 'vs' Land Rover Discovery Sport

Versiones comparadas:

Redacción Auto Bild

15/08/2015 - 08:00

Estos dos SUV que estamos enfrentando en esta comparativa son de los más atractivos que puedes encontrar en el mercado. El BMW X3 y el Land Rover Discovery Sport ofrecen buena habitabilidad, motores eficientes, calidad y una imagen poderosa. ¿Podrá el clásico inglés con el deportivo alemán? Descúbrelo.

La moda por los SUV no va a ser algo pasajero. Este tipo de coches llegó a finales de la década de los 90 como una rareza y poco a poco se ha convertido en un segmento clave dentro del mercado del automóvil. Solo hay que analizar este dato: en lo que llevamos de 2015, se han vendido más Peugeot 2008 que Ford Fiesta: 6.399 unidades frente a 6.080. ¿Qué tendrán los SUV que tantas pasiones levantan? Vamos a descubrirlo en esta comparativa entre el BMW X3 y el Land Rover Discovery Sport.

No te lo pierdas: 7 SUV interesantes por 6.000 euros

Los ingleses acertaron de pleno con el Range Rover Evoque, pero se han dado cuenta de que es un coche pequeño para competir contra los mejores del segmento. Por ello, han reinventado el Freelander –que estaba en horas bajas– creado el Land Rover Discovery Sport, que ofrece justo lo que no tiene el Evoque. Es decir, ahora sí te encontrarás con un habitáculo amplio que podrás disfrutar con toda tu familia.

El Land Rover es el coche ideal si buscas un SUV para practicar deporte. Su maletero es enorme, con hasta 1.698 litros de capacidad, la boca de carga del mismo es muy amplia (0,94 metros de altura) y podrás transportar con facilidad elementos como bicicletas o esquís. Además, el Land Rover Discovery Sport te ofrece algo con lo que sueña el BMW X3 -y hasta hace muy poco el BMW X5- ya que por 1.370 euros más puedes escoger una versión de siete plazas. Sí, la tercera fila de asientos no ofrece mucho espacio, pero te puede servir para salir de un apuro.

Todos los detalles muy cuidados

Tanto Land Rover como BMW han prestado especial atención a la calidad de realización. Ambos fabricantes son conscientes de que están pidiendo un enorme puñado de euros por sus coches, así que han puesto toda la carne en el asador. Este hecho resulta más evidente en el caso del SUV alemán. El BMW X3 tiene un salpicadero que utiliza plásticos con muy buen tacto, los ajustes están realizados de forma milimétrica y todo encaja a la perfección. No escucharás ni un solo crujido aunque circules por una carretera repleta de baches. 

Además, los ingenieros de BMW han trabajado duro para que todo resulte muy sencillo de manejar. Los mandos de la climatización son muy sencillos de utilizar y hasta el Paquete de Seguridad, que cuesta 1.500 euros extra, es muy fácil de configurar. Solo hay que darle al botón con forma de escudo de protección y seleccionar si quieres activar el sistema de alerta de cambio de carril, el avisador del ángulo muerto o la advertencia de choque con función de frenado automático. La pantalla de ocho pulgadas no es táctil, pero todo se maneja con el mando del i-Drive de un modo sencillo e intuitivo. 

El Land Rover Discovery Sport apuesta por una pantalla táctil con las mismas pulgadas. Tengo que reconocer que su funcionamiento es más lento y, sobre todo, algo más complejo. El cambio entre los menús es más lento y siempre te toca esperar unas décimas que se hacen interminables. Es solo un pequeño detalle a mejorar, pero estoy seguro de que te resultará un incordio en el día a día.

Llega el momento de hablar de los motores. Me gustaría haber analizado el Discovery Sport con el nuevo motor Ingenium de 2,0 litros y 180 CV, que ya aparece en la lista de precios oficial de Land Rover Discovery Sport y cumple con la futura normativa Euro 6, aunque aún no estaba disponible para pruebas. Por eso, la versión que he conducido en este cara a cara es el 2,2 litros SD4 de 190 CV. Pese a todo, me parece un buen propulsor tanto por prestaciones como por consumo. Así que, si queda alguna unidad en el concesionario con este propulsor y te lo dejan bien de precio... ¡no lo dudes ni un momento porque acertarás! He obtenido un consumo medio de 7,9 l/100 km, que no está nada mal para un coche de casi 1,8 toneladas, tracción integral y cambio automático.

Es cierto que es una cifra muy interesante, pero queda eclipsada por la del BMW X3. Los bávaros saben hacer buenos motores y este dos litros diésel no podía ser una excepción: 190 CV con un consumo medio de tan solo 7,5 l/100 km. Además, este cuatro cilindros ofrece un empuje contundente desde la zona baja del cuentarrevoluciones y apenas presenta vibraciones.

Te interesa: Los SUV que menos consumen

Otro aspecto que se les da de maravilla a los ingenieros alemanes es poner a punto sus chasis. Junto con el Porsche Macan, el BMW X3 es el SUV que mejor dinamismo ofrece. Nadie puede hacerle sombra y esto quiere decir que el Discovery Sport se ve ensombrecido por un coche que es muy bueno en asfalto: deportivo a la par que cómodo. Eso sí, cuando lo abandona, el alemán tiene muy poco que hacer frente a la capacidad offroad del coche inglés. Un Land Rover circula con la cabeza muy alta en el campo y demuestra que es un aventurero nato.

Como suponía, el BMW resulta más costoso que el Land Rover. Para ser más precisos, 44.950 euros frente a 42.838. Y todavía tienes que añadir el cambio automático para igualar mínimamente el equipamiento. Precio final: 47.501 euros. Aun así, ha ganado por su cuidada calidad. 

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Volkswagen Tiguan CityScape. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más recomendable por su calidad-precio lo ofrece Mapfre, por 793 euros.
 
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Balumba. Cuesta 362 euros con franquicia de 290 euros.

Conclusión

Mi espalda todavía recuerda la primera generación del X3. Sobre todo si llevaba la suspensión deportiva. ¡Era un coche incomodísimo! En el actual ya no hay rastro de ese defecto: puede ser muy cómodo sin perder su dinamismo. Este hecho, junto con su cuidada mecánica, ha conseguido que gane contra el Discovery Sport. ¡Enhorabuena!

Si estás buscando tu coche ideal y todavía no lo tienes nada claro, estás de enhorabuena. Encuentra tu coche ideal con nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches