Comparativa

Comparativa radical: Honda NSX vs McLaren 570 GT

Versiones comparadas:

Luis Meyer

12/09/2016 - 12:00

Enfrentamos a dos de los deportivos más apasionantes del mercado. En este duelo radical en las alturas del Honda NSX vs McLaren 570 GT queda claro que el primero es un laboratorio tecnológico rodante, y el segundo sabe proporcionar confort y deportividad a partes iguales. Y los dos son extremadamente divertidos al volante.

Este duelo tiene tradición: entre 1988 y 1991 McLaren-Honda celebró títulos de Formula 1 con Ayrton Senna y Alain Prost. Después, británicos y japoneses separaron sus caminos. Hoy volvemos a juntarlos, pero enfrentados. Duelo radical en las alturas: Honda NSX vs McLaren 570 GT.

Hay que decir que hace dos años, resucitó en competición entre los dos. Pero en carretera, los dos fabricantes son rivales. El nuevo Honda NSX supone el regreso de un mito, y lo enfrentamos al McLaren 570 GT. El primero con 581 CV: el segundo, con 570.

Si hablamos de tecnología aplicada a la carrocería, hay que decir que los dos echan en resto en aerodinámica y construcción ligera. Con todo, el Honda NSX pesa 300 kilos más que el McLaren 570 GT. Y es que, a la hora de pasar por la báscula, cuenta con el hándicap de llevar un sistema híbrido en su interior. 

Así se mueve el McLaren 570 GT

Al recién desarrollado V6 turbo de 3,5 litros, 507 CV y 550 Nm, no solo añade otro motor eléctrico de 35 kW para compensar el agujero del turbo. Además, cuenta con dos motores eléctricos, que trasladan, cada uno, 27 kW a las ruedas delanteras. En total, son 581 CV y 698 Nm de par. A pesar de acumular 1.763 kilos en total, Nick Robinson, responsable de dinámica en este modelo, nos dice eufórico: "El rendimiento está al nivel de un Audi R8, un Porsche 911 y un Ferrari 488". Las cifras dan fe de ello: solo necesita 3,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, y llega a una punta de 308 km/h.

¿Y cómo es el envoltorio? Pies lo cierto es que su afiladísima carrocería pintada en "Curva Red" y si agresivo frontal podrían haber salido perfectamente del pincel de un carrocero italiano. Pero no es solo estética: cada una de las múltiples entradas y salidas de aire tiene su función específica. De este modo, el japonés logra en la zaga un agarre al asfalto tres veces superior al del eje delantero. Los agarradores que se sumergen en las puertas y las pequeñas ranuras de aire sobre los pilotos traseros dan también algunos indicios sobre lo que se han aplicado los japoneses en la aerodinámica.

El McLaren 570 GT también tiene un aspecto para caerse de espaldas, por lo cierto es que junto al NSX parece un poco más civilizado. Y es que, con su nueva serie 5, lo británicos no se han obsesionado tanto con el circuito. Dentro, por ejemplo, uno encuentra unos niveles de desahogo y confort inesperados en un coche así. El techo de cristal y el portón trasero de apertura lateral marcan las diferencias con el diseño de los modelos S. La zona de equipaje situada sobre el motor cubica unos nada despreciables 220 litros.

Algunas florituras estéticas: las llantas específicas de 15 radios, o un alerón más grande de los normal. La desmultiplicación de la dirección del 570 GT ha reducido su desmultiplicación en un 2% y genera más estabilidad a elevadas velocidades. Unos tarados de las suspensiones modificados también aportan al aplomo. Y hay que decir que tecnológicamente, menos en el caso de la aerodinámica activa, es idéntico al 650 S.

Eso puede decirse también del motor, un 3,8 litros V8 biturbo de 570 CV que catapulta a su chasis de carbono de 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos. Y la velocidad máxima llega hasta los 328 km/h.

¡Honda NSX en acción!

Los tiempos de cambio de la transmisión de siete velocidades con doble embrague son algo más relajados que en el modelo S, y el escape es más silencioso. Pero nuestra unidad de pruebas llevaba el escape deportivo, que aportaba algo de picante al aspecto sonoro. 

Al igual que el japonés, los británicos se han empleado a fondo con la aerodinámica. Así, los pilares C apenas ofrecen resistencia al aire, que además se reconduce hacia el motor para refrigerarlo, al tiempo que ejerce efecto agarre. En su carrocería de aluminio encontramos ranuras y canales, por los que también circula el aire, siempre con una función. Las puertas de alas de gaviota en formato V redondean el conjunto. Y el tamaño de ruedas y frenos es similar a los del NSX.

La postura en el cockpit del Honda es netamente deportiva. Da igual tu constitución. Siempre sienta como un guante. Aprieto el botón de arranque, y se ilumina la instrumentación, que siempre da información clara. En modo "Quiet" puedo circular unos metros en modo totalmente eléctrico. 

Pero lo pongo en modo Sport Plus, y entro de lleno en la serpentina del circuito. A las 6.000 vueltas el sonido es estremecedor, y a 7.500 se me erizan todos los pelos del cuerpo. Y no hay ni rastro del agujero del turbo. Paso a modo "Track", el chasis se endurece aún más, sin que en ningún momento llegue a rebotar sobre las irregularidades del asfalto. El nivel de grip es enorme.

¿Buscas un punto de vista diferente? Mira la prueba del Honda NSX de nuestros amigos de Top Gear.

Da igual lo rápido que vaya dentro de una curva, siempre puedo seguir pisando el acelerador porque la tracción integral de sus motores eléctricos mantienen siempre el coche en su sitio. EL NSX no sabe de subvirajes ni sobrevirajes. Los frenos cerámicos me dan un control extraordinario, detienen con contundencia y son muy dosificables.

El McLaren deja claro que, aunque sea más práctico para el uso diario, también tiene facultades para circuito. También por carretera de montaña sorprende este británico ultraligero. 

Entrar es muy cómodo a través de sus puertas de alas de gaviota, los asientos de cuero tienen múltiples regulaciones, el uso del cambio es muy intuitivo. Pero en marcha es cuando realmente sorprende: se mueve con el relajo de una potente berlina, y al mismo tiempo es ágil y controlable. En modo Sport y Track, el chasis saca  su cara netamente deportiva. 

Conclusión:

Es difícil decantarse por un uno. El Honda NSX es una máquina del futuro, con un comportamiento apoyado en la tecnología que marca nuevos parámetros en cuando a neutralidad. El McLaren 570 GT logra la cuadratura del círculo: es confortable para el día a día, pero sabe sacar su lado extremo. Tal vez le falte algo del salvajismo del japonés, pero eso ya es cuestión de gustos...

¿Buscas un deportivo? Entra en nuestro recomendador y encontrarás el tuyo rápidamente.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Honda

Buscador de coches