Comparativa

Comparativa: Mercedes Clase E Estate 2016 contra todos

Versiones comparadas:

Luis Meyer

18/10/2016 - 19:47

El nuevo Mercedes Clase E Estate 2016 acaba de llegar al mercado. Lo enfrentamos al Serie 5 Touring y el Audi A6 Avant, que ya llevan casi un lustro. En esta comparativa de tres familiares de lujo demostramos que también se puede viajar en familia en modo 'premium'

¿Tienes familia y has subido de estatus? ¿Tienes familia y han crecido tu estatus... Y tu familia? En definitiva: ¿Buscas más espacio sin renunciar al refinamiento? Entonces, estos tres modelos están dirigidos a ti. Hablamos del nuevo Mercedes Clase E Estate, el BMW Serie 5 Touring y el Audi A6 Avant, que hoy enfrentamos. Comparativa: tres familiares de lujo.

Primera pregunta: ¿Cuál admite más equipaje? El Mercedes suele liderar este apartado, pero su última generación tiene un techo más afilado ¿Seguirá siendo el más capaz? Y es que hablar de un familiar es hablar de cuánto puede cargar. Y en el Audi A6 Avant  tenemos un maletero que parte de los 565 litros. Si plegamos las plazas traseras, llega a los 1.680. Por desgracia, la superficie de carga no es totalmente plana. Pero lo que queremos ver es cuántas cajas de botellas de agua podemos meter. Y hemos llegado a las 25.

¡Te adelantamos el Clase E All Terrain 2017!

En el BMW Serie 5 Touring es algo distinto. Tiene un maletero un poco más pequeño de 560 litros, y con los respaldos abatidos alcanza los 1.670, esto es, 10 menos que el Audi. Tampoco aquí tenemos una superficie totalmente plana pero, aun así, ¡Entran más cajas de botellas de agua! En concreto, 28, tres más. Y llegamos al Mercedes. El modelo modelo anterior cubicaba hasta 1.950 litros, sin duda era el rey de la capacidad. Esta generación reduce su maletero, hasta 1.820 litros. Y con los asientos sin plegar, cubica 640 litros. Aquí, eso sí, la superficie es casi plana y es el modelo en el que entran más cajas de botellas: 31 en total. Así que gana este apartado de largo, nunca mejor dicho. 

    

Aunque el Audi quede por detrás en capacidad de maletero, no significa que carezca de virtudes para tener oportunidades en esta comparativa. El 2.0 TDI tiene una respuesta excelente. Sube de vueltas con ganas, y aunque el cambio automático de siete velocidades y doble embrague se lo piensa unas fracciones de segundo al acelerar, tiene empuje de sobra a cualquier régimen. El Audi Avant 2.0 TDI rinde 190 CV, y hemos medido 8,6 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. Alcanza los 226 km/h de punta. Lo único que nos duele un poco es el consumo: los siete litros que hemos ha dado de media en nuestro recorrido solo le dan el tercer puesto. 

Audi A6 Avant en acción

Veamos cómo se comporta. El Audi A6 Avant tiene una singularidad en esta comparativa: es el único que lleva tracción delantera. Por eso la dirección se ve algo más condicionada por el tren delantero, y tiene una tendencia levemente superior a apuntar al exterior de la curva que sus rivales de propulsión trasera. Otra cosa que me llama la atención: es el único de los tres que lleva velocímetro y cuentavueltas analógicos. Los de sus oponentes son digitales pero, todo hay que decirlo, pagando un extra. Otro detalle en el que se le nota algo por detrás: el monitor. Desplegarlo eléctricamente es todo un espectáculo, pero es algo más pequeño y grueso que en sus rivales. Especialmente, respecto al del Mercedes. En comportamiento, está entre medias del BMW y el Clase E. No tan deportivo como el primero, ni tan confortable como el segundo. Pero toma algo de cada uno, y eso, para muchos, pude ser una ventaja. 

Igual que el Audi A6 Avant, el BMW Serie 5 Touring lleva ya tiempo en el mercado. Eso implica algo de veteranía, pero para nada se ve desfasado. Empecemos con las cifras: la potencia del 520d Touring es de 190 CV, como el Audi, así como la velocidad máxima. Pero acelera un poco antes de 0 a 100 km/h, en 8,4 segundos, dos menos que el A6. Sobre todo, consume bastante menos: 6,3 litros de media en nuestro recorrido. En una comparativa a este nivel, esto puede marcar la diferencia. Y además de refinamiento, este familiar de BMW ofrece sensaciones al volante.

El Serie 5 es el que más tiempo lleva en el mercado, pero en 2017 llegará su sucesor. En cualquier caso, este es un gran coche. Por un lado, el motor es más silencioso que el Mercedes. Y por otro, ninguno logra una combinación tan acertada de deportividad y confort. En modo Confort +, de hecho, es casi tan cómodo como el de Stuttgart. Pero si lo pongo en Sport y Sport +, entonces despierta la esencia BMW. La dirección se vuelve más directa y algo más nerviosa, pero también más divertida. No puedo decir que sea la berlina perfecta para viajar en familia, porque le faltan algunos detalles prácticos. Por ejemplo, si quiero guardar una botella grande de agua, en el Mercedes no habría problema. Aquí, no encuentra su hueco. Esto, por cierto, también es "muy BMW". 

Mientras el BMW Serie 5 se presentó en 2010 y el Audi A6 en 2011, la nueva Clase E de Mercedes se acaba de lanzar. La variante Estate sigue siendo la que más maletero tiene, pero Mercedes quiere liderar también en refinamiento y estilo. Esto significa que el techo es más bajo, y eso le cuesta espacio. Con todo, el Mercedes se pone por delante: rinde cuatro CV más y acelera de 0 a 100 km/h medio segundo antes que el BMW, con 9 km/h más de punta. Pero lo más sorprendente es que logra todo esto con menos consumo: en nuestro recorrido del test, solo 6 litros a los 100 kilómetros. El líder de la comparativa, sin duda. Por desgracia, también lo notaremos en nuestro bolsillo: es el más caro de los tres.

Lo primero que me sorprende al sentarme en este Mercedes es esta pantalla panorámica de cine que tengo ante mí. Dos enormes monitores que lo sitúan en una épica posterior a sus rivales. Pero para ello, hay que pagar un sobreprecio considerable. También me llama la atención su desahogado espacio: sobre todo en las plazas traseras, donde también los adultos van a sus anchas. En este apartado, puntúa más que sus rivales. A eso añade el maletero más grande y un comportamiento extremadamente confortable. Hay que decir, por tanto, que como familiar para viajar, no tiene rival en esta comparativa. 

Conclusión

En resumen, el Clase E lleva más tecnología, una porción extra de lujo y refinamiento y una nueva caja automática de nueve velocidades. Lo único en lo que se queda por detrás es en el precio del coche y los extras, pero esto ya es un clásico en la firma. Y no le impide acumular más puntos que sus rivales. Este BMW tiene virtudes de sobra para ganar, pero si nos ceñimos a los puntos, queda un poco por detrás del Audi. Eso sí: están tan cerca el uno del otro que al final, la decisión, es cuestión de gustos. Esta es una victoria clara para el Clase E Estate, que da un paso de gigante en esta categoría. Habrá que ver, eso sí, cómo responde ante las nuevas generaciones de sus rivales.

¿Buscas un familiar que se adapte a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomedador.    

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Mercedes Clase E Clase E Estate

Acabados de Mercedes Clase E Estate 2016 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

8

Todo sobre Mercedes Clase E

Buscador de coches