Comparativa

Comparativa: Mazda6 Wagon vs Skoda Superb Combi

Versiones comparadas:

Ignacio de Haro

21/01/2017 - 08:46

Aquí tienes una comparativa entre el Mazda6 Wagon y el Skoda Superb Combi, dos de los familiares más interesantes del mercado con maleteros gigantes, mucha habitabilidad, motores diésel con más de 170 CV y tracción a las cuatro ruedas. Si buscas un compañero de viaje ideal, aquí tienes dos candidatos sorprendentes.

Comparativa: Citroën C3 vs Hyundai i20

Si buscas un automóvil con carrocería familiar, motor diésel y tracción a las cuatro ruedas, atento a esta comparativa entre el Mazda6 Wagon y el Skoda Superb Combi. Seguro que este año tienes interesantes proyectos y puede que uno de ellos sea elegir qué coche comprar. El segmento de moda es el de los SUV pero tú ya estás cansado de verlos por la calle. Todo el mundo quiere un todocamino para nunca utilizarlo por las pistas de tierra y la única ventaja que suelen aprovechar es la mayor practicidad de su habitáculo, gracias a sus carrocerías más voluminosas.

Así que, en la búsqueda de tu nuevo coche te acuerdas de las versiones familiares, que en casi toda Europa se venden más que las tradicionales berlinas de tres volúmenes. Buscas espacio, pero sin renunciar a un consumo medio lo más reducido posible. Pero también quieres dinamismo, prestaciones y seguridad. Permíteme que te presente a dos candidatos a ser tu compañero de viaje ideal: el Mazda6 Wagon AWD y el Superb Combi 4x4. Misma fórmula para un resultado final completamente diferente.

Mazda6 2017: mucho más placentero al volante

Al igual que sucede en BMW, todos los productos de Mazda ofrecen un gran dinamismo. Cuando te pones a los mandos de cualquier coche de esta marca japonesa notas cómo a sus ingenieros les gusta conducir. Y este Mazda6 Wagon 2.2 SkyActiv-D AWD Automático es una buena prueba de ello.

El Mazda6 en su versión Wagon es un interesante familiar de corte deportivo que después de varios años en el mercado se ha puesto al día. Te adelanto que te va a costar mucho encontrar las diferencias, su diseño original era muy auténtico y solo han cambiado los retrovisores. También se ha actualizado con nuevas tecnologías de ayuda a la conducción y ofrece un sistema de frenado automático que detecta a los peatones hasta a una velocidad de 80 km/h. Pero una de las tecnologías que más me ha llamado la atención es la G-Vectoring Control, que ajusta el par en función del movimiento del motor. Este elemento incrementa la estabilidad y el control del vehículo en cualquier situación y, por cierto, no se puede desconectar.

En la práctica, el Mazda6 Wagon es un coche que ofrece una conducción impecable, cuya dirección tiene un tacto perfecto y, para nada, es un vehículo incómodo. La puesta a punto de su amortiguación es perfecta.

Además, me ha sorprendido el buen estado de forma en el que se encontraba el motor diésel de 2,2 litros con tecnología SkyActiv-D. Tiene una potencia de 175 CV, está asociado a una caja de cambios automática que debería tener un funcionamiento más rápido y ha conseguido acelerar de 0 a 100 km/h en  8,4 segundos. Es decir, ha sido siete décimas más rápido que la cifra oficial (9,1 segundos). En la pista de pruebas y frente al cronómetro, el Superb Combi con su motor TDI de 190 CV no tiene nada que hacer y siempre resulta más lento que su rival en todas las mediciones.

El Skoda Superb tiene otras virtudes y una de ellas es un espacio interior que resulta impresionante, y más en el caso del familiar, el Skoda Superb Combi. El hueco para las piernas en las plazas traseras es insultante y ofrece más centímetros que todo un Mercedes Clase S. ¡Ojo! Hay que tener en cuenta que el coche checo mide 4,8 metros y que el alemán se dispara hasta los 5,1 m. El Mazda6 también mide lo mismo que el Skoda pero solo puede soñar con tener la habitabilidad de su rival. Además de espacio para los pasajeros, el Superb se desmarca con un maletero de 660 litros, que se puede ampliar hasta los 1.950 si abates los respaldos traseros. El Mazda se conforma con 522 litros, que se pueden aumentar hasta los 1.648.

Así se hace el nuevo Skoda Superb Black Crystal al detalle

El carácter del Superb Combi es más tranquilo y relajado que el de su rival. No estoy diciendo que sea un coche burgués con un comportamiento aburrido, es más, con los años este Skoda ha ido ganando en dinamismo. Sobre todo si equipas el chasis DCC (935 euros), que te permite seleccionar entre cinco tipos de set up que afectan a la suspensión, el motor y la dirección. No obstante, ni el modo más deportivo ofrece el equilibrio que manifiesta el Mazda desde el momento que inicias la marcha. Eso sí, ambos aportan un plus de agarre y seguridad gracias a sus sistemas de tracción integral. Donde sí ha sacado pecho el Skoda Superb ha sido en el consumo medio: 6,1 l/100 km frente a los 6,3 litros del Mazda6.

Llega el momento de hablar de dinero. Como ya hemos comentado, el Mazda solo está disponible con el motor diésel de 175 CV en el acabado más lujoso (Luxury) asociado a una caja de cambios automática. Su equipamiento de serie es muy completo pero su precio es más elevado: 41.795 euros frente a los 40.930 euros que cuesta la versión Style del Superb con el motor TDI de 190 CV y el cambio automático de doble embrague.

Pero hay que elegir uno. El exigente protocolo de AUTOBILD.ES ha dictaminado que el ganador es el Superb Combi. Es comprensible, nuestras fórmulas son muy objetivas y, al final, gana el producto más sensato. Pero yo prefiero al Mazda6: me gusta el diseño, su comportamiento y aunque tenga menos espacio interior que el Skoda, con el del japonés ya tengo suficiente.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches