Comparativa

Coches 4x4

Comparativa: Mazda CX-5 2017 vs Hyundai Tucson

Versiones comparadas:

Luis Meyer

28/05/2017 - 08:10

Banzai! El nuevo Mazda CX-5 es más afilado y marcado, por mucho que mantenga su esencia original. El milagro, se llama diseño Kodo. En esta comparativa del Mazda CX-5 vs Hyundai Tucson, comprobamos de lo que es capaz la última generación.

Después de cinco años de presentación de este bestseller, Mazda acomete ahora un profundo lavado de cara. La pregunta es: ¿Basta esta cura de belleza sobre la carrocería para abatir al sólido Hyundai Tucson? Comparativa: Mazda CX-5 2017 vs Hyundai Tucson.

El Mazda CX-5 es uno de los SUV compactos de más éxito en Europa. Pero también es verdad que en este tiempo, han salido algunos nuevos modelos que lo han superado en algunos aspectos. Ese es el motivo, por ejemplo, de que el SUV de Hyundai lo haya superado en ventas en varios países durante 2016. Y por eso en Mazda han realizado una revisión a fondo sobre su exitoso modelo. 

El Mazda CX-5 no aumenta su longitud, pero con sus 4,55 metros, le saca ocho centímetros al Tucson. Dentro, apenas se nota. El espacio para las piernas detrás es similar, y tampoco se diferencian mucho en el maletero. En el CX-5 cubica de 506 a 1.620 litros. Una solución inteligente: la cortinilla va fijada a la luna trasera,  y se eleva cada vez que abres el portón. No es le único detalle en el que ha pensado Mazda.

VIDEO: ¡Aquí tienes la comparativa en vivo!

El nuevo Mazda CX-5 no solo es más bonito por fuera: también en el interior. Tiene superficies de mayor calidad, y está estructurado de forma clara. Así, la consola centras está ordenada con pocos botones, y solo tengo una crítica: la pantalla de siete pulgadas se queda algo pequeña. Pero sobre todo, queremos comprobar cómo se comporta el CX-5 en carretera.

El motor más querido del CX-5 es el turbodiésel de 150 CV. Mazda no lo ha revisado, porque su rendimiento ya era excelente. Pero sí han mejorado un par de puntos: la insonorización es ahora mejor, consume 5,5 litros y mantiene su generoso par. El 2.2 litros biturbo diésel, por supuesto, cumple con la norma Euro6, aunque no lleva sistema AdBlue, sino la tecnología Skyactive, exclusiva de Mazda, que no requiere un catalizador especial. Además, la marca ha potenciado la respuesta deportiva. Eso se nota sobre todo en las curvas, en las que ahora balancea menos y se siente más estable. Por contra, cuando el asfalto se vuelve irregular, se nota algo más seco, y se notan más los golpes en el interior. 

Así se comportan

Con los 150 CV de su 2,2 litros biturbo diésel, este Mazda CX-5 requiere 9,6 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. Es, por tanto, un segundo más rápido que el Hyundai. También lo supera en punta, que llega a los 199 km/h. El consumo medio es de 5,4 litros, algo más glotón que el Tucson.

El Hyundai Tucson no tiene una carrocería tan deportiva y moderna como el nuevo CX-5. Con 4,47 metros es algo más corto que el japonés, pero no por ello hay más estrecheces en las plazas traseras. El maletero, con un volumen de 513 a 1.503 litros es algo más pequeño con las plazas abatidas. El cockpit no es tan atractivo como el del Mazda. Muchas superficies y botones no desprenden la misma calidad al tacto, y la consola central se ve algo más desordenada. Pero, por supuesto, es cuestión de gustos, porque en funcionalidad y equipamiento raya a gran altura.El monitor integrado de ocho pulgadas, además, es más grande que el del Mazda y, su manejo, más intuitivo. La pregunta es: ¿Cómo responde en coreano en nuestro circuito?

En el Hyundai Tucson tenemos un dos litros turbodiésel con 136 CV, que responde muy bien y con mucho empuje y sin apenas receso del turbo: desde bajas vueltas ya gira con ganas. Pero es un poco más ruidoso y tosco en la respuesta. Sin embargo, tiene un tarado más confortable que el Mazda CX-5. Y eso se nota en un chasis más relajado cuando el asfalto se vuelve irregular, porque lo cierto es que filtra los baches realmente bien. A cambio, se siente tan ágil y aplomado en curvas como el Mazda. 

El cuatro cilindros turbodiésel de nuestra unidad de pruebas es algo menos potente que el del CX-5 con sus 136 CV. Acelera un poco mas tarde de 0 a 100 km/h, en 10,6 segundos, y corre un poco menos, con 186 km/h de punta. Pero también consume menos: solo 4,8 litros. Y puntúa en precio. Pero, ¿es suficiente para ganar al Mazda en esta comparativa? El Hyundai Tucson es un coche sólido, funcional y confortable. Pero en esta comparativa el Mazda CX-5 se pone un poco por delante con su diseño más elegante, su comportamiento ágil y sus mejores acabados. 

Conclusión

Un resultado ajustado, porque los dos SUV con productos muy redondos. Por eso, al final, decidirse por uno de los SUV ha sido más una cuestión de carácter que de potencia o precio. Por eso, solo nos queda decir de nuevo: Banzai!. 

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Mazda

Modelos de Mazda más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches